¿Dónde está el techo del precio de los smartphones?

Gamas media y media alta

Hace tiempo que vemos como está subiendo el precio de los smartphones hasta un punto realmente difícil de aceptar para algunos compradores. La subida ha sido constante, y parece que estamos en un punto en el cual esto es completamente imparable. Durante bastante tiempo nos acostumbramos a tener opciones que rondaban los 600 euros para la gama alta. Era más o menos sencillo, íbamos de 200 en 200 euros y se acababa. Gama baja de 0 a 200. Gama media de 200 a 400. Y para acabar, gama alta de 400 a 600 euros. Pero los precios no han parado de subir, y las gamas se siguen estratificando, más precios diferentes, más caros todos, y cada vez más complicado.

Desde hace tiempo vemos como es más complicado encontrar opciones asequibles dentro de un dispositivo que cumpla con los más exigentes. OnePlus era una de las pocas opciones, pero con sus últimos lanzamiento, OnePlus 8 Pro como máximo exponente, esto ha desaparecido para siempre. Pocas alternativas encontramos a precios económicos. Ya nos podemos olvidar de un gama alta de 600 euros, o un gama premium por 800 euros. Hoy en día, si quieres un teléfonos de los más completos, es difícil encontrar nada por debajo de los 1.000 euros. Y las grandes novedades están cerca de los 1.500 euros. No hablemos de plegables o versiones exclusivas.

Smartphones
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

La realidad es que sigue habiendo fabricantes que buscan ofrecer opciones económicas en el mercado de los smartphones. Todos recordamos el Pocophone F1 del 2018 o el realme X2 Pro, un gran procesador a un precio realmente económico. Está claro que tienen cosas muy interesantes. Que aportan cosas de gama alta, pero no ofrecen esa experiencia completa. No tenemos cámaras competentes a ese nivel, de hecho alternativas que están por debajo de los 800 euros aportan más calidad o versatilidad –o las dos–. En definitiva, hay alternativas para aquellos que no quieren o pueden dejarse 1.000 euros en un móvil, pero no están a la altura.

Dentro de todos estos precios, hubo un tiempo, seguramente fue la gama de smartphones que más se mantuvo en su rango, que por unos 400 euros o 500 euros, te ofrecía una alternativa a la gama alta. Opciones de HTC o de Samsung, ofrecían dispositivos con diseños de gama alta, pero con procesadores algo inferiores, quizás con un pequeño recorte en cámara y con un poco menos de tamaño. Eso ha desaparecido. O al menos en ese precio. Por contra encontramos, los Samsung Galaxy S20 o el iPhone 11, como alternativa “económica” de 800/1.000 euros –la gama alta– a los dispositivos premium o a los flagship, como quieras llamarlo.

Gamas: Parte 1

Lo bueno de todo esto es que aunque los precios suban, las calidades también. Está claro que para conseguir un gama alta o un gama premium hay que dejarse mucho dinero. Que la gama media con grandes acabados, está al precio de la gama alta de hace un par de años, pero la gama baja o media, ofrece más calidad. Es evidente que es una tendencia en tecnología. Todo avanza, y cada vez lo más barato es mejor. Pero en los smartphones el ritmo está siendo bestial. Tenemos alternativas por 300 euros que tienen muchísimas cosas, incluso terminales de menos de 150 euros, pueden satisfacer a algunos usuarios exigentes.

La gran duda de este artículo. ¿Dónde está el techo del precio de los smartphones? Pues no lo sé. La verdad es que veo complicado que esos 1.200 / 1.500 euros de máximo que rondan ahora se pueda seguir subiendo. Está claro que hay mercados donde ese precio es más aceptable, y en otros, donde es completamente inviable. Por ahora, nos quedaremos con la duda, pero si OnePlus o Xiaomi han llegado a los 1.000 euros en su gama alta, seguramente el precio seguirá subiendo poco a poco. ¿Llegaremos a 2.000 en el año 2025? Esa es más o menos la tendencia.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.