LG G8s ThinQ, análisis con vídeo

LG G8s ThinQ

Un dispositivo que me ha llamado la atención, la verdad es que me cuesta un poco a veces creer lo poco comentados que son los terminales a veces de algunos fabricantes pese a ser buenas apuestas. Está claro que este LG G8s ThinQ no ha sido un súperventas, nosotros podemos tener algunas ideas de cuál ha sido la razón, pero por otro lado, a veces cuesta pensar porqué algunos de estos dispositivos pasan sin pena ni gloria por las estanterías de las tiendas. Y por lo análisis de algunos de los grandes medios del sector. Seguramente no sea un dispositivo rompedor, más allá de un par de detalles, pero sí que al menos intenta en algunos momentos ofrecer una fórmula algo diferente a todos.

En muchas cosas no vamos a notar problemas con este LG G8s ThinQ, y en otros apartados, veremos que está por encima de los demás. Apostando todo a un sistema como el Air Control, alojado en su enorme notch, seguramente se merece más de lo que obtiene. Dicho esto, vamos ya a meternos de lleno con el análisis de un terminal que mereció más en el 2019.

Diseño

LG G8s ThinQ
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Sin duda quizás el punto donde más me gusta LG en este LG G8s ThinQ. Voy a ser sincero, leí otros análisis antes de hacer este, y la gente dice que no se siente una gran calidad porque el terminal pesa poco. En mi caso, nada más lejos de la realidad, está claro que el hecho de que pese entre un 20% y un 30% menos que otros terminales de gama alta de este año le quita un factor de sensación importante, pero la realidad, es que se nota ligero, que hablamos de 180 gramos. No hace falta ser un ladrillo para ofrecer una gran sensación a la mano, hay otros elementos, como la forma, los acabados y el diseño.

Grandes acabados pongas como te pongas

Si pasamos a todo lo demás. La forma es perfecta, un dispositivo más pequeño que la competencia, y eso se agradece en este mundo de locos. La verdad es que con funda entra bien en un bolsillo, algo que otros terminales no pueden decir. El LG G8s ThinQ es cómodo de usar, está claro que aquellos tiempos en los que usábamos el terminal con una mano han acabado, pero este está relativamente cerca. A esto ayuda, una trasera con algo de curva, yo creo que se podría pronunciar un poco más, pero estamos ante algo correcto y que ayuda mucho. Las traseras rectas en dispositivos grandes, son un auténtico desastre.

LG G8s ThinQ
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Los acabados son fantásticos. He leído análisis donde dicen que con ese peso parece plástico, y después cogen un teléfono de plástico que pesa como un ladrillo y dicen, que buen vidrio. Sin duda esto es vidrio, esos reflejos en la curvatura, esa sensación a la mano y esa temperatura superficial. Además de la dureza y el sonido. Un gran acabado. Además la unión de la trasera con los bordes metálicos, es perfecta, pocos terminales verás con este nivel de acabados por un precio de salida como ese, y mucho menos con el precio actual. El estándar de fabricación de LG con su gama G es desde hace unas cuantas generaciones espectacular. Lo podría poner en el podio por detalles que no se buscan, pero se notan con el uso.

Pero no todo podía ser bueno, aunque me gusta la forma, los acabados, hasta el módulo de la cámara está bien, hay una serie de detalles mejorables. El botón de desbloqueo está fatal situado. Pero cuando digo fatal, es horriblemente mal. De no haber cogido el smartphone cuando era una maqueta. Los botones tampoco es que sean muy agradable de pulsar. Y el conjunto de marcos de la pantalla con el notch son algo más grandes de lo que nos gustaría. No es que sea horrible, repito, ese precio no puede llevar al extremo a un dispositivo, pero quizás sí que podríamos esperar un paso más en el marco inferior, simetría por favor.

Pantalla y sonido

LG G8s ThinQ
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Aquí ya empiezan las malas noticias para LG la verdad. A ver, no quiero decir que el LG G8s ThinQ tenga una mala pantalla, pero sí que está un paso por detrás de sus rivales. Y además, también está un paso por detrás, al menos en resolución, de muchas generaciones de gamas altas de LG. Es un paso, que quizás se entiende si buscas acortar un poco el precio, pero el recorte no fue tan grande como para entender, y LG no es Apple como para que el comprador acepte licencias solo por el nombre. Dicho esto, muy pocos peros se le pueden sacar al panel, aunque no es lo mejor del mercado en ningún punto, y LG siempre ha hecho paneles increíbles.

Paso atrás en la calidad del panel

Por un lado tenemos unos buenos ángulos de visión, unos colores bastante intensos y unos negros muy profundos con un panel P-OLED. Pero las buenas noticias se acaban ahí. La resolución Full HD+ es un poco decepcionante, muchas veces no se nota, pero en algunas ocasiones sí. Además, el brillo máximo está un poco por detrás de otros modelos. Es usable, pero no es tan fácil de usar en algunas condiciones. Sorprende esto, pero es la verdad. Dicho esto, la justificación de un precio inferior, ayuda a no criticar en exceso estos defectos.

El sonido me ha parecido realmente bueno, he visto grandes críticas a este apartado por parte de otros medios, y me sorprende. Quizás no suena tan alto como otros, pero eso no siempre es positivo, el sonido es bueno en casi cualquier situación y además contamos con una pequeña ayuda con el altavoz integrado en el auricular. No es una maravilla, pero esos detalles, siempre echan una mano a la experiencia global. ¿Dónde quedan aquellos dispositivos con dos altavoces frontales?

Cámaras

Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

La verdad es que tengo que reconocer que me gusta el trabajo que lleva haciendo LG en sus terminales, y en este LG G8s ThinQ, a nivel de concepto estoy encantando. Cuando hablamos del rendimiento, aunque creo que funciona bien, la verdad es que quizás deberían haber dado un paso al frente. La calidad global está un paso por detrás de sus rivales, y volvemos a decir lo mismo, si comparamos el precio se entiende, pero la realidad es que son muchos puntos a recortar por un precio, que es algo inferior, pero tampoco es mucho respecto a los más económicos de los gama alta del 2019 –Samsung Galaxy S10, iPhone 11 y compañía costaban casi lo mismo–.

LG G8s ThinQ / Gran angular
LG G8s ThinQ / Gran angular

Desde el punto de vista técnico contamos con 5 sensores. Aunque la realidad nos lo deja en cuatro. La cámara principal cuenta con un sensor de 12 megapíxeles con píxeles de 1,4 μm y una apertura f/1.8. Además de esto contamos con un sensor gran angular de 13 megapíxeles con f/2.4 y un ángulo de visión de 136º. Para acabar las cámaras traseras tendremos un teleobjetivo con apertura f/2.6 y 12 megapíxeles. En la cámara delantera tenemos 8 megapíxeles y un sensor ToF que ayudará a la cámara en el modo retrato y a otras funciones alojadas en el notch.

Hablando de la calidad de las cámaras traseras estamos encantados por todo lo que permite y contentos con los resultados que obtiene. Tenemos claro que hay cosas que son mejorables, y que se trata de interpretaciones del procesador, pero aquí no hay actualizaciones. Por un lado tenemos tres cámaras traseras que se complementan muy bien, que ofrecen variedad y que son muy buenas complementarias unas de otras.

Cuando hablamos de la calidad tendríamos que dividir las cámaras en dos partes, la cámara principal y las secundarias, ya que la diferencia de calidad es bastante grande. La cámara principal funciona bien en situaciones generales, aunque es cierto que tiene algunos problemas con algunas situaciones de contraluz, en especial si quitamos el HDR. No hay que olvidar que los sensores fotográficos tienen menos rango dinámico que el ojo, así que si no metemos software por el medio, esto va a ser evidente. Con el HDR –que recomiendo activar siempre con este smartphone— el LG G8s ThinQ se defiende bien en casi cualquier situación de día. En general las fotografías serán contrastadas y con bastante saturación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando vamos a fotografía nocturna, quizás perdemos algunas cosas, la verdad es que ahí el terminal se siente mejorable. No es que sea malo, pero lo cierto es que está un poco lejos de lo que nos gustaría. Las fotografías con poca luz tienen problemas de rango dinámico y un control de las altas luces bastante mejorable. La temperatura de color a veces ha estragos y en general, tienen bastante ruido. Se necesita una mejora en la interpretación y trabajo del software porque seguramente ese sensor con esa lente tengan algo más de calidad dentro. El modo “Vista nocturna” mejora algo esto, pero tampoco consigue hacer maravillas.

Las otras cámaras

El modo retrato es bueno en la cámara trasera, y permite además ajustar la cantidad de desenfoque, algo que no siempre tenemos con otros terminales y que nos suele gustar. La cámara delantera cuenta también con un gran modo retrato gracias al sensor ToF. Además de esto, tendremos muchas opciones de personalización en el modo estudio.

Hablando de las otras dos cámaras, hay que reconocer que estoy impresionado con la cámara angular, es muy extrema, y a diferencia de otros donde hay grandes recortes de megapíxeles, tamaño de píxeles o luminosidad aquí tenemos un hardware bastante bueno, manchado un poco por un software mejorable. Creo que el problema sigue un poco en la calidad del procesado, intentando dar nitidez a una fotografía falta de detalle, no sé si por la lente o porque, pero a veces notamos un exceso de nitidez en postproducción que no me acaba de gustar. La calidad en las esquinas es muy mejorable. Por lo demás en condiciones de buena luz, un desarrollo que será maravilloso para subir nuestras fotos a redes sociales, más de eso nada. Por la noche o en situaciones complicadas, la calidad baja mucho, y se aleja aún más del desarrollo de la cámara principal.

LG G8s ThinQ

El teleobjetivo es correcto, teniendo un desarrollo aceptable hasta los 10 aumentos. En general las fotografías de día son más que aceptables, pero aquí sí que hemos notado la falta de calidad del sensor. Tanto es así que incluso en los modos manuales no podremos usar este sensor. Está claro que esto que le pasa al LG G8s ThinQ es muy habitual, y los zoom suelen significar una pérdida de calidad evidente respecto a los otros sensores.

Una de las cosas que más me gusta de LG desde hace unas cuantas generaciones es su aplicación de cámara, quizás para algunos sea excesiva. Para mí, es perfecta. Tiene muchas funciones, más o menos fáciles de acceder a lo que necesitamos todos, y con muchas funciones extras interesantes para aquellos a los que nos guste investigar un poco más. Detalles como la fotografía manual o el vídeo manual son sello de LG en muchos smartphones y este LG G8s ThinQ no podía ser diferente.

Siempre me gusta pararme en los modos manuales por todo lo que permiten y en este caso LG tiene un modo de vídeo increíblemente completo, con selección de calidad, con diferentes modos de grabación, con HDR10, con sonido Hi-Fi, con control de micrófono. Una auténtica maravilla. Además de este modo, pararme en el modo steady y en cine vídeo, con diferentes estilos de color preinstalados para conseguir un efecto directamente desde la grabación.

Software y seguridad

LG G8s ThinQ

Aquí llega el gran palo para LG, en este LG G8s ThinQ, al menos para lo que yo pienso. La verdad es que este terminal tiene muchas cosas buenas, pero el software no es una de ellas ni de lejos. Primero, la capa de personalización de la compañía nunca ha sido una de mis favoritas. Tiene tantas opciones que a veces te pierdes, intenta aportar tanto sobre Android que a veces se vuelve confuso, y tiene bastantes aplicaciones instaladas que no siempre acaban de gustar que se convierte en un error.

En la fecha de publicación del análisis, marzo del 2020, aún teníamos Android 9

Además de esto, hay otros detalles que comentar, tenemos Android 9. No puede ser que un gama alta lanzado a principios de año del 2019, bueno más bien a mediados de año, a principios de año del 2020 tenga Android 9 y además una versión de seguridad del 1 de mayo del 2019. Es algo que no se puede permitir. Quizás en vez de sacar el LG V40, el LG G8, el LG G8s y el LG G8x, hay que sacar uno –o dos– y cuidar la experiencia después de la compra. Adaptar un buen software y ofrecer actualizaciones de manera más habitual. Modelos con tan poco tiempo de lanzamiento entre ellos, y presentados el mismo año tienen versiones poco actualizadas y que además no se parecen mucho entre ellas. Eso, simplemente es inadmisible en un gama alta.

LG G8s ThinQ

Sí que hay que admitir que el fabricante tiene muchísimas opciones de personalización. Podemos modificar la pantalla de inicio a nuestro gusto, los ajustes son personalizables, tenemos extras para configurar la pantalla, a nivel de color, la barra de notificaciones. En general muchísimas cosas, pero quizás demasiadas para un usuario estándar.

Hacer capas de personalización con tantos cambio siempre supone varios problemas. Por un lado, nos alejamos de la familiaridad que darían capas de personalización que retocaran un poco el aspecto de Android, pequeños detalles que permitieran cambiar de fabricantes sin grandes problemas de aprendizaje. Por otro lado, las experiencias en algunos casos suelen ser peores a nivel de fluidez y optimización. Y por último, pero no menos importante, la actualización por parte del fabricante siempre es más lenta. Simpleza, aportar poco, pero importante, y familiaridad, con eso sería perfecto.

LG G8s ThinQ
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Respecto a la seguridad, sí que estamos contentos. Aquí no tenemos lector en pantalla o lector en el botón de desbloqueo, pero sí que tenemos, lector de huellas en la zona trasera, desbloqueo facial y desbloqueo con la palma de la mano. El lector de huellas de la zona trasera está bien colocado, es rápido y cómodo, pero no siempre estará disponible si tienes el LG G8s ThinQ en una superficie lisa.

Para eso tenemos otras dos opciones. Por un lado del desbloqueo facial, en este caso parece bastante de fiar con sensor ToF y una configuración más exhaustiva que con otros modelos. Y para acabar de redondear la experiencia Hand ID, lectura de la palma de la mano. A veces no es todo lo cómodo de usar que nos gustaría, pero sí que tenemos que hablar bien del él en general.

Extras del LG G8s ThinQ

Foto de Ruben Ulloa / The Groyne
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Siempre que un terminal tiene algo diferente con el suficiente peso en su concepción como para que marque la diferencia nos gusta hablar en un apartado único. En este caso os vamos a hablar del Air Control del LG G8s ThinQ. Ese gran notch tenía que tener alguna justificación y así es. En este caso se trata de la opción de controlar algunas funciones del dispositivo con la palma de la mano sin tocarlo.

Sé que sobre el papel puede parecer extraño, quizás para algunos no es algo que vaya a usar, pero si es un añadido interesante, hay que mantenerlo. En este caso, se trata de una función que tiene límites de uso, al final se reduce al apartado multimedia. Controla música o películas, Play, Pausa, cambiar el volumen, y poco más. Esta función también es la que hace el Hand ID, una serie de detalles interesantes, que no justifican la compra del LG G8s ThinQ pero sí que le dan un extra en igualdad de condiciones.

Rendimiento y autonomía

LG G8s ThinQ
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Especificaciones

  • Pantalla de 6,21 pulgadas G-OLED, resolución Full HD+ (2248 x 1080) con una ocupación del 80,9%
  • Cámaras traseras: cámara principal de 12 megapíxeles f/1.8, lente gran angular 136º de 13 megapíxeles y teleobjetivo de 12 megapíxeles de 48º
  • Cámara delantera: 8 megapíxeles
  • Dimensiones: 155,3 x 76,6 x 7,99 mm, 181 gramos
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 855
  • Memoria: 6 GB GB de RAM
  • Almacenamiento: 128 GB ROM + microSD
  • Batería: 3.550 mAh con carga rápida y carga inalámbrica
  • Sistema operativo: Android 9.0 Pie
  • Conectividades: Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, NFC, Bluetooth 5.0 y Jack de 3,5 mm

A nivel de rendimiento la verdad es que como estáis viendo en las especificaciones poco se le puede criticar a este LG G8s ThinQ. Está claro que ahora hay cosas mejores, pero cuando salió, tenía todo lo que se le podía exigir a un gama alta, y seguramente fue de los terminales más económicos en lanzamiento con este procesador.

Sin duda el Snapdragon 855 y 6 GB de RAM eran suficientes para todo, y lo siguen siendo. Se trata de un dispositivo con potencia de sobra para casi todo lo que queramos. No hemos notado ni ralentizaciones en la capa de personalización, aunque a veces en los ajustes sí que parece que no va todo lo fino que debería, no es un problema, pero comparado quizás con otras experiencias, se nota algo de falta de fluidez. Son pequeños detalles, aunque no es nada grave.

LG G8s ThinQ
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Se ha acusado al dispositivo de problemas de temperatura, está claro que un chasis tan pequeño puede ser un problema, aunque nosotros no hemos percibido nada al respecto. Quizás el uso de la pantalla con el brillo máximo ayude a esos problemas. Nosotros no hemos notado nada.

Autonomía

La autonomía es una de esas cosas que aunque no está mal, me ha dejado algo frío. Parece que LG se ha olvidado de algunas cosas que hizo bien en el pasado en los últimos terminales, y en este LG G8s ThinQ no iba a ser diferente. Ofrecer una autonomía por encima de la media es muy importante. Aquí con 3.550 mAh nos encontramos lo que podíamos esperar. En general un desempeño suficiente para un día de uso, pero estaremos lejos de otras opciones, a no ser que uses poco el dispositivo, los dos días descartados. Algunos benchmark hablan de 8 horas de uso, como siempre, yo gran consumidor de baterías, me he quedado lejos de esos datos. En mi caso, 6 horas como límite. Suficiente para un día con bastante pantalla, y un uso de 7 de la mañana a 12 de la noche.

Conclusiones LG G8s ThinQ

Un dispositivo interesante, que ha bajado muchísimo de precio y que por unos 500 euros que se puede encontrar ahora es muy recomendable porque tiene muchas cosas que están por encima de terminales de ese precio. Visto con perspectiva no fue un mal lanzamiento, pero la realidad es que fue uno de varios gamas alta de la marca en el 2019, y eso se vuelve confuso. Unos tienen unas funciones, otros tienen otras, y al final, nunca acaba de quedar claro cuál es el mejor para qué.

Está claro que la alternativa del LG G8x apostaba todo a una doble pantalla. Los V apuestan a un diseño diferente. Este LG G8s ThinQ iba por su Air Control y las tres cámaras. Y para acabar el LG G8 intentaba ser el más estándar. La duda es, no estaría bien sacar uno que cumpla todo eso, venderlo al mismo precio que los demás y ver qué pasa, esta estrategia no está funcionando.

LG G8s ThinQ
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Hablando del dispositivo en sí, pues se podría resumir con, buenas cámaras, pero un paso por detrás. Buena pantalla, pero mejorable. Gran diseño, con un par de problemas serios. En definitiva, con ese precio y un par de detalles podía haber sido una bestia, y se quedó a medio camino.

LG G8s ThinQ

8.4

Diseño

9.5/10

Pantalla

8.0/10

Rendimiento y autonomía

8.5/10

Cámara

8.5/10

Software

7.5/10

Pros

  • Su diseño nos encanta, sin duda es uno de los grandes atractivos que tiene el terminal, buenos materiales y bien acabado
  • El precio ahora mismo es su principal atractivo, por debajo de los 500 euros, aunque ya casi lleve un año en el mercado, lo convierte en una auténtica bestia por un diseño y una potencia que siguen muy arriba
  • El equilibrio de las cámaras es interesante, tres sensores que se conjuntan bien y una gran aplicación de cámara

Contras

  • Que estemos a estas alturas del 2020 y este dispositivo aún no tenga Android 10 es un pecado. La capa de personalización es demasiado intrusiva, el fabricante debería apostar por la limpieza, parece que está en eso, pero tiene que ser ya
  • La pantalla está un paso por detrás de sus rivales, no es grave, pero se echan en falta algunas cosas
  • El botón de desbloqueo ahí arriba colocado es imperdonable

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.