realme C3

Tenemos suerte de que estamos probando bastante terminales de realme. En este caso vamos a hablar del realme C3. Uno de los terminales más baratos de la firma, y seguramente una de las dos o tres mejores apuestas del mercado por debajo de los 150 euros. La verdad es que no tenía muchas noticias sobre él, ya que cuando se presentaron los realme 6, y realme 6i pasó algo desapercibido. Es el más económico de la familia, y eso se notará en varias cosas, o eso pensamos nosotros.

Cuando lo sacamos de la caja lo primero que nos gusta es su acabado trasero. Gran trabajo de diseño, un acabado con un rayado, y que además hace un efecto visual. Sin duda el realme C3 va orientado a un público joven que quiere un teléfono atractivo. Y eso lo tiene sin duda. Por lo demás, la pantalla impresiona por su tamaño. La gama baja antes era algo más pequeña, pero ahora eso todo ha quedado atrás. pese a eso, es un dispositivo muy estrecho y alargado, con lo que no se siente mal a la mano. Tampoco lo notamos pesado. Pero sí que hay dos detalles que no nos gustan al poco tiempo de verlo. El primero es el módulo de cámara, el cual sobresale mucho –algo demasiado habitual–.

realme C3
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

El segundo detalle, que a mí, personalmente me mata es el conector de carga. En el realme C3, tenemos MicroUSB de Tipo B. No es que sea un gran problema, y muchos terminales económicos lo tienen. Pero justo ahí, creo que realme se tenía que separar un poco de los errores de los demás.

Las demás características, llevo unas pocas horas con él y poco puedo decir. Solo comentar que la batería parece infinita. Lo cierto es que los 5.000 mAh que tiene, unido a un panel que no tiene mucha resolución, parece que nos dará muchas horas de autonomía. Veremos en el análisis que saldrá en unos días si esto finalmente sigue así o solo ha sido un espejismo.

Afrontar el análisis del realme C3

realme C3
Foto de Ruben Ulloa / The Groyne

Siempre me gusta acabar las primeras conclusiones con esta duda. La verdad es que no lo tengo claro. Hay detalles que me parecen interesantes. Y creo que para un dispositivo menos de 150 euros el análisis va a ser positivo. Pero quizás no va a ser un terminal tan fácil de recomendar como sus hermanos. Está claro que tiene el listón complicado, y que Xiaomi tiene una dura competencia en ese precio. Por ahora, no he visto nada muy grave más allá del conector del cargador –aunque para mí ya es suficiente–.