Sigma Art 24-35 mm f/2, análisis con vídeo

Sigma Art 24-35 mm f/2

Si hace unos meses poníamos las manos en dos objetivos de la firma japonesa Sigma pensados para cámaras APS-C, ahora nos ha tocado poner las manos sobre dos bestias de la firma, seguramente dos de los objetivos más pensados para los fotógrafos más tradicionales, y que gustan a muchos de los que queremos aprender, aunque no se nos acabe dando muy bien. En este caso, después de probar el Sigma Art 18-35 mm f/1.8, nos toca el momento de analizar a su hermano mayor, el Sigma Art 24-35 mm f/2 DG HSM.

Ya nos vamos a meter en materia, y antes de nada hay que comentar un par de cosas, primero que es un objetivo zoom realmente muy interesante, con una apertura constante en f/2, la verdad es que es la única opción en angular que tenemos de este tipo, pero parece que algunos usuarios pueden llegar a quejarse por la distancia focal variable que cubre este modelo de Sigma. Para algunos un 24-35 puede parecer algo corto, pero la verdad es que si te paras a analizar bien lo que ofrece este objetivo, cubre tres de las distancias focales fijas más habituales en muchos objetivos de angular medio, tenemos cubiertos los objetivos fijos de 24 mm, 28 mm y 35 mm, muy habituales en la fotografía urbana y callejera.

Sigma Art 24-35 mm f/2

Poniendo un poco en situación ya el objetivo que analizamos, el cual por cierto de manera oficial se llama Sigma 24-35mm F2 DG HSM Art, nos toca empezar con el análisis de las partes más técnicas y fácilmente medibles, el tema de si te gusta la distancia focal que cubre, es un tema que daría para varios artículos. Empezando por el diseño, ya lo hemos dicho en otros artículos de la marca, el cambio respecto a generaciones anteriores es enorme, si habías conocido Sigma, esto no tiene nada que ver casi seguro. Materiales, acabados, detalles, todo está muy bien cuidado.

Parece que todo está en su sitio, que todo está bien puesto y los materiales son realmente envidiables, pero esto a veces lleva asociado otro tema que no gusta tanto, y es el peso del objetivo, el Sigma Art 24-35 mm f/2 es un objetivo pesado y bastante grande. La verdad es que analizando los datos, este objetivo pesa 940 gramos, ¿pesarán tres objetivos fijos de una apertura f/1.8 menos? El Nikon 24 mm f/1.8 pesa 355 gramos, el Nikon 28 mm f/1.8 pesa 330 gramos y el Nikon 35 mm f/1.8 –para Full Frame– pesa 305 gramos, y al final son 965 gramos, 25 gramos más que el 24-35 mm f/2 de Sigma, parece que pesa mucho, aunque quizás no tanto –ya hablaremos de la calidad–.

Sigma Art 24-35 mm f/2

En este caso el enfoque de este Sigma Art 24-35 mm f/2 sigue las directrices habituales de la firma nipona, con el enfoque HSM tenemos una experiencia correcta, lo que sí, no esperéis maravillas en ninguna de las situaciones. El enfoque es correcto y nada más, hay enfoques peores, y la verdad es que este es bastante preciso, no he perdido una foto por no tener el foco en su sitio. Por otro lado intentar usar el objetivo con enfoque continuo, dependerá mucho de la cámara, aunque no es un objetivo especialmente pensado para eso –aquellos que piensen en este objetivo como opción para vlogs, seguramente sea complicado–.

A nivel de construcción y otros apartados, pues hay que comentar algunos detalles, primero que el Sigma Art 24-35 mm f/2 está fabricado con 18 elementos en 13 grupos. El diafragma está formado por 9 palas curvas, lo que nos garantiza un bokeh suave y unas formas redondeadas. Respecto a los “problemas habituales”, tenemos que hablar bastante bien de este Sigma Art 24-35 mm f/2, no tenemos excesivos problemas, con los cristales FLD y SLD, tenemos las anacromías bien controladas. Por el lado de la difracción, ya es más habitual, y a partir de f/11 el objetivo se vuelve algo blando.

Sigma Art 24-35 mm f/2

La deformación del objetivo está bastante controlada, ayuda a esto que haya una variación de distancia focal tan corta, y se nota en algunos casos, pero la verdad es que nos tenemos que ir a elementos geométricos bastante marcados para verlo a simple vista. Lo que menos me ha gustado, aunque es lo más sencillo de corregir, ya sea en foto o en vídeo, es el viñeteo, más que evidente en las focales más abiertas y en 24 mm.

El gran punto fuerta de todos los objetivos Sigma Art, y en este Sigma Art 24-35 mm f/2 no iba a ser diferente, es la increíble calidad del objetivo desde las focales más abiertas, tenemos una calidad desde f/2 muy buena, una gran nitidez en casi cualquier situación, en general tenemos que hablar muy bien de todas las situaciones, en especial desde f/2.8 tenemos una nitidez espectacular para un objetivo zoom, y lo que más me gusta es que no notamos diferencias entre 24 mm y 35 mm, algo que suele suceder en algunos objetivos cuando nos vamos a los extremos de las distancias focales. Y no, a nivel de calidad no tiene mucho que envidiar a las focales fijas de f/1.8 de los principales fabricantes.

Conclusiones Sigma Art 24-35 mm f/2

¿Vale la pena comprar el Sigma Art 24-35 mm f/2? Pues claro que sí, si te lo estás planteando, ya estás tardando, con pareado y todo. La verdad es que es un grandísimo objetivo, mucha calidad en la construcción, una gran nitidez, un buen enfoque, y en general un rendimiento muy bueno. Las focales que cubre puede que no gusten a muchos, pero la verdad es que a mí me encanta, para ir de viaje, andar por la ciudad, cubre casi todo lo que podemos necesitar, si hay gente que va con un 35 mm fijo, yo puedo ir con un 24-35 mm.

Pero evidentemente no todo podía ser bueno, nunca lo es en ningún producto, lo primero que nos gusta menos, porque no gustar tampoco es correcto, es el peso del objetivo, la cuenta nos dice que no pesa tanto como 3 objetivos por separado, tampoco tiene la calidad seguramente, pero sí que es cierto que estamos hablando de casi 1 kg, bastante para llevar en la mano. Por otro lado, el precio tampoco ayuda, en algunos casos el modelo de Nikon de este Sigma Art 24-35 mm f/2 se acerca a los 1.000 euros.

Sigma Art 24-35 mm f/2

Sigma Art 24-35 mm f/2
8.1

Diseño

8.5 /10

Calidad de imagen

9.0 /10

Enfoque

8.0 /10

Ergonomía

8.0 /10

Precio

7.0 /10

Pros

  • Es una auténtica pasada en lo que se refiere a nitidez, seguramente no sea el mejor objetivo del mundo, pero hablando de un zoom, tener esa nitidez, es una gran noticia
  • La calidad de construcción de la gama Sigma Art, que no voy a descubrir hoy, es espectacular, vaya cambio con generaciones anteriores

Contras

  • Toda esta calidad de imagen y construcción lleva asociada unas condiciones de fabricación que hacen que los objetivos Sigma Art sean grandes y pesados
  • No es para todos los bolsillos, son casi 1.000 euros en algunos casos por un objetivo que cubre un rango focal bastante limitado

Deja un comentario