Razer Kishi, análisis

He probado una cosa que me apetecía mucho y que tenía algo diferente a lo visto muchas veces. En este caso se trata de un accesorio para smartphone, el mando Razer Kishi. No soy yo un gran jugón, tengo una XBOX One S, pero no soy yo de sentarme en el sofá a jugar horas, un día si estoy por allí, y me aburro, pues la enciendo, pero poco más. Pero lo cierto es que con este mando, algunas cosas son algo diferentes. Lleva a un punto extra la jugabilidad de los móviles, que a veces son incómodos para jugar de una manera sencilla, en especial en los shooters. Pero no me entretengo más y vamos con el análisis como tal.

La verdad es que a nivel de diseño entendemos el factor de forma como el más “evidente”. Es cómodo de usar. Está bien fabricado –nada que nos sorprende con Razer–. Y en general es cómodo de guardar, de colocar y los botones están perfectamente colocados. Solo comentar que por ejemplo con el Samsung Galaxy S21 Ultra y su gran módulo de cámara, el Razer Kishi, no encaja bien. Eso pasará en algunos de los modelos del mercado, pero en los otros 8 móviles que he probado durante este tiempo que he usado el mando, no he tenido problemas.

Razer Kishi

Dicho todo esto, hay una cosa que no me gusta nada. Me sorprende que funcione solamente a través de un puerto USB Tipo C –yo he probado el modelo para Android, hay más versiones–, sin batería, sin otras opciones de conexión. Esto te obliga a comprar un dispositivo para cada tipo de sistema operativo que uses. Si tengo un iPhone y cualquier otro dispositivo Android, tengo que decidir cuál de los dos quiero. Hoy tengo un Android, y mañana rompe y compro un iPhone, y no puedo usar el accesorio. Es algo muy habitual, pero es algo que no por habitual es bueno. Otro detalle es que si tienes una tableta, olvídate de usar este mando como un dispositivo plug-and-play. El detalle que más me gusta es que podemos tener el móvil cargando a través del mando, ya que cuenta con un puerto USB Tipo-C.

Hablando ya del uso como tal, aunque en el diseño, ya he dejado algo más o menos claro. El Razer Kishi es muy cómodo, creo que lo que se podía adaptar está adaptado al máximo, y ahí nada le podemos reprochar. Después para usarlo, tenemos la opción de configurar algunas cosas desde la propia aplicación Kishi, ahí podremos ver juegos compatibles, configurar el mando para que funcione perfectamente, todo muy fácil. Vamos, es descargar la aplicación y poco más, lo demás funciona de maravilla.

Razer Kishi

Tenemos todos los botones que podemos necesitar. Por un lado en la zona izquierda tenemos el pad con las cuatro direcciones, y tenemos un joystick. En la zona derecha, tenemos los cuatro botones de función y otro joystick. Además de botones como Home y esas cosas que nos encontramos siempre en estas zonas. Y para acabar, pero no menos importante, tenemos dos gatillos en la zona trasera. Bien situados. De buen tamaño y buen recorrido. Cómodos en general y con una presión, por decirlo de alguna manera, muy cómoda.

Ahora viene el otro punto crítico, y son los juegos compatibles. Está claro que esto no es solamente cosa de la propia marca Razer, tiene que haber un ida de vuelta por parte de los desarrolladores de juegos, y aquí, pues no parece que sea así. ¿Hay muchos juegos compatibles? Sí. ¿Están los más interesantes? Pues la verdad es que no. De hecho me atrevería a decir que los dos o tres shooters más conocidos y jugados de Android no están disponibles. Tenemos grandes juegos, pero quizás el top no está ahora mismo –abril del 2021, quizás lees esto en agosto y es otra cosa completamente diferente–.

Razer Kishi

Usándolo por alguien como yo, mal jugador con mando y penoso con pantalla, hay que reconocer que el Razer Kishi mejoró mi manera de jugar. He jugado más con este mando en un mes –más o menos es el tiempo que he tenido– que en el último año sin él. Todo es por lo sencillo que es de conectar, por lo fácil que se empieza a jugar y por lo bien que funciona con los juegos compatibles. La experiencia es 100% igual a la que tendríamos con un mando de una consola –o de un ordenador–. No hay que olvidar que Razer siempre crea periféricos de gran calidad.

Conclusiones

Razer Kishi

Y ahora sí, ¿vale la pena? Pues yo creo que sí, que sin ningún tipo de duda. Tienes que ser una persona a la que le guste jugar, y quiera explotar toda la potencia de su smartphone, porque ya se han convertido en una opción para jugar más que interesante. Dicho esto, hay que conocer estás limitaciones. Pero más allá de ellas, el Razer Kishi es un gran dispositivo.

Tiene un precio quizás algo alto, más o menos unos 80 euros. Pero por ejemplo el modelo para iPhone suele estar algo más caro, la versión para xCloud de XBOX cuesta muchas veces más de 100 euros. Y además, hay una versión que mejora ese problema incial que dije yo, el Razer Junglecat, pero ahí nos acercamos a los 150 euros. La respuesta sé que es, pero tienes opciones, y mi respuesta es, piensa en lo que cuesta un mando para consola y compara, es inalámbrico, se usa con batería, y cuesta lo mismo –o menos, incluso grandes mandos de la propia Razer–. Es un precio aceptable para jugones, pero que aleja a aquellos usuarios ocasionales como podría ser yo.

Razer Kishi

7.1

Diseño

8.0/10

Botones y funciones

8.5/10

Juegos compatibles

5.0/10

Uso

6.0/10

Aplicación y software

8.0/10

Pros

  • El diseño está muy bien, la correa trasera elástica, la situación de todo, perfecto
  • Fácil de usar y configurar, enchufar y a disfrutar

Contras

  • Si me compro el Android, solo me vale para Android... pero para móviles Android, un pequeño problema
  • Necesitamos más juegos compatibles de manera nativa ya

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.