Amazon Fire HD 8

Durante los últimos años hemos visto un sinfín de productos realmente económicos en el mercado de las tabletas. Productos que tenían precios realmente interesantes. Productos que por menos de 100 euros son válidos para muchos usuarios que no necesitan nada especial. Un poco de navegación. Algunos vídeos de YouTube. Acceder al correo electrónico. Y en realidad nada más. Para eso, muchos productos de esa gama de precios, duran un par de años y en estos tiempos de consumo, los tratamos mal, se estropean, o nos cansamos de ellos y los tiramos. No es que yo lo haga, pero sí que lo he visto hacer a bastante gente.

Pero más allá de eso, hay productos algo más caros. Orientados a otro tipo de usuario. Usuarios que necesitan las tabletas para su uso diario. Bien porque la consideran un centro multimedia, bien porque quieren un lugar más grande que el smartphone para revisar el correo o escribir pequeños textos con fundas con teclado. Sea cual sea la razón, para eso llegaron las tabletas, para hacer de “mini-ordenador”. En todo ese tiempo hemos visto como las tabletas, tenían similitudes con los smartphones a nivel de uso y hardware, tanto es así, que hasta hubo una época que los fabricantes sacaban un smartphone y su correspondiente dispositivo grande, con casi las mismas características. Adaptando el diseño y ya está.

¿Qué pasa en el 2020 con el precio de las tabletas?

SPC Gravity Octacore

Si nos ponemos a hablar únicamente respecto al precio de las tabletas, mirando la cifra y nada más, tenemos cosas parecidas a las que encontramos en los smartphones. Procesadores parecidos, con muchas cosas similares, pero encontramos cosas en las que perdemos bastante. Es evidente que tenemos factores en los que ganamos, pero otros se pierde. Ganamos por ejemplo en tamaño de pantalla. Una tableta de 8 / 10 pulgadas, es muy habitual, ahí tenemos más tamaño que un smartphone y eso, nos lleva a un mejor consumo multimedia.

También tenemos a veces tabletas con mejores capacidades de batería, eso es muy bueno para dispositivos con usos esporádicos. Aquí cuento con el factor de pantalla más grande. Más batería y poco uso, aumentará la autonomía muchísimo. Pero la verdad es que las grandes “mejoras” se acaban ahí. Y ya vemos que tampoco son mejores, sino que están relacionadas directamente con el factor de forma. Es más fácil meter 6.000 mAh en una tableta de 150 euros y 10 pulgadas que en un smartphone de 150 euros y 6 pulgadas. Entonces, ¿porqué son tan caras? Y ahora vamos a lo que perdemos de verdad.

¿Qué perdemos con una tableta?

Tabletas

Aquí voy a explicar lo que yo no entiendo. Si yo cojo un smartphone de menos de 100 euros, o más, si no nos queremos limitar tanto. Pongamos hasta 250 euros. Encontramos modelos de smartphones de una cantidad de fabricantes increíble. Encontramos modelos con pantallas Full HD de 6,5 pulgadas, incluso encontramos tasas de refresco de 90 Hz. Además de procesadores más que decentes de Qualcomm. También encontramos baterías de 5.000 mAh. Tenemos diseños con unos marcos de pantalla de milímetros. De un par de milímetros. Y en las tabletas no encontramos nada de esto.

Las pantallas, rara vez son más que Full HD. El brillo de las mismas, suele ser inferior –no es tanto problema, pero ahí en realidad se ahorra–. Además de esto, encontramos muchos procesadores de MediaTeK, que suelen ser más baratos. Tenemos baterías que rara vez superan los 6.000 mAh. Y lo que sí que tenemos a montones son marcos gigantes. Lo que es realmente curioso, si una tableta tiene mucho más espacio para alojar otras cosas, porqué tiene esos marcos, si ese espacio no se necesitaría. Esto además tampoco aporta cosas, pues una de las ideas podría ser, pues para tener una buena cámara delantera o para tener altavoces frontales, pero eso no existe.

Además de todas estas evidencias. En las tabletas no tenemos módulos de cámaras traseras con varios sensores. Tenemos una cámara trasera y ya está. Siempre mucho peor que la de un smartphone. No solemos tener un motor de vibración tan bueno. No necesitamos recortar espacio para meter un conector Jack de 3,5 mm. No hay que forzar para encajar los sensores de luz ambiental. No hay que llevar al extremo el diseño. O habría que hacerlo, pero no se hace.

¿Cuál es la explicación que le encuentro?

Surface Go 2

Solo hay una. No interesan las tabletas. O al menos no las económicas. Y tampoco sé si las otras. Tabletas de 400 euros tienen marcos muy grandes, si las comparas con un smartphone. Es un sector que se está “muriendo”. Se pecó mucho de dispositivos económicos de calidades horribles, y ahora se está pagando. Además esta brecha de prestaciones y características, hace que nadie se decante por eso. Si me compro un smartphone de 150 euros que es mucho mejor en casi todo que una tableta de 200 euros, para qué la voy a comprar. Deja de tener sentido.

Al menos la tableta debería aportar en sonido, o en pantalla, o en autonomía. Pero la realidad es que no lo hace. Las pantallas de esos precios son mucho peores. Los altavoces no suenan más alto. Y la autonomía, con capacidades similares, procesadores peores y pantallas más grandes, siempre será peor. Las tabletas económicas no sé si están muertas. Lo que sí que sé, es que las están matando los fabricantes.