La guerra comercial entre los Estados Unidos y China lleva meses ocupando todas las primeras planas y, parece que, por ahora, ha llegado a una tregua con el fin del veto a Huawei. Así se puede inferir luego de las declaraciones del primer mandatario norteamericano en el marco del G-20 que se está celebrando en Osaka.

“Tuve una reunión muy buena, diría que excelente, con el presidente Xi”, afirmó Trump luego de reunirse con su homólogo chino. “Enviaremos y venderemos a Huawei una tremenda cantidad de productos que emplean en las cosas que hacen. Y dije que ‘perfecto’. Seguiremos vendiéndoles estos productos“.

El veto a Huawei era mortífero

Recordemos que el pasado mayo, Trump firmó una orden ejecutiva en la que impedía a las empresas estadounidenses comerciar con compañías que puedan suponer “un riesgo para la seguridad nacional”, una lista en la que figuraba Huawei.

A raíz de entonces, Huawei ha sufrido pérdidas millonarias. Las ventas bajaron estrepitosamente, los usuarios perdieron la credibilidad, comprar un Smartphone Huawei suponía, más que un motivo de alegría, dar un salto al vacío. Nada más en España, hubo un retroceso en las ventas de aproximadamente 30% en los tres primeros días posteriores al anuncio.

Ahora, tras las intensas negociaciones llevadas a cabo en el G-20, Huawei se libera de un veto que amenazaba fuertemente contra la salud de la empresa. El veto era tan crítico, que no les permitía a los nuevos dispositivos de la marca emplear el sistema operativo Android, o servicios básicos como Chrome, Google Maps, entre otros.

¿Una lección aprendida?

Dada la evidente inestabilidad política que existe entre China y Estados Unidos, no sería extraño que, en cualquier momento, Huawei o cualquier otra compañía china se viera afectada nuevamente por un veto similar.

Por esta razón, es muy probable que la empresa siga desarrollando su propio sistema operativo. A pesar de que van a poder utilizar nuevamente Android, nadie les garantiza que sea de forma indefinida.