Chrome OS, ¿para qué funciones es perfecto un Chromebook en mi día a día?

Aunque soy usuario habitual de Chrome OS con mi Acer Chromebook C720, en estos momentos estoy probando un portátil con el sistema operativo de Google, en concreto el ASUS Chromebook CS202SA, y durante estos días, lo estoy usando como mi equipo personal hasta donde pueda llegar. La cuestión es esa, ¿hasta dónde se puede llegar en el uso diario con un Chrome OS?. Intentaré contar las cosas que en mi día a día me resultan sencillas, las que son complicadas y citar unas cuantas que son completamente imposibles, de una manera rápida y sencilla, sin pararme mucho en otros detalles, ya que vamos a intentar hacer unos cuantos artículos sobre Chrome OS en los próximos días.

Lo que está claro que va de maravilla con esto de los Chromebook es el navegar por internet, con la firma de Chrome y Google, eso debería ser de 10, y lo es –ojo con este modelo concreto que es algo limitado en especificaciones y podemos tener ciertos tirones, pero no menos que en un ordenador portátil de 500 euros–. La verdad es que las webs se mueven bien, las transiciones con el pad están muy bien pensadas y todo funciona de maravilla –¡gracias HTML5! y ¡adiós Flash!–. Es un sistema operativo que seguramente en los dos próximos años aún se adapte más a las páginas web y que sin duda es una gran opción.

Chromebook

La siguiente función destacada es la de escritura y edición de textos, en ese sentido, el Chromebook funciona de maravilla, Chrome OS cuenta con las aplicaciones de Google destinadas a ello, y la verdad es que van fluidas, rápidas y funcionan muy bien, el problema, el de siempre, la conexión a internet. Por lo demás a nivel de visionado de vídeos on-line, Wuaki, Netflix, etc… todo de maravilla –eso sí, no intentéis ver nada de Yomvi que será imposible–. Ahora el tema de las aplicaciones de Android empieza a abrir una posibilidad con la futura instalación del Google Play Store.

En el caso de los difíciles está la edición de imágenes, muy complicada para casi todo, lo cierto es que existen aplicaciones que solventan detalles, pero casi que tienes que usar cada una para cada elemento complicado, en una escalar es difícil, en otra fusionar capas, en otra exportar… al final siempre hay alguna limitación que se hace salvable pero es muy difícil. En temas más complicados ya nos podemos olvidar, si queremos editar algo de vídeo, audio e incluso hacer trabajos más complicados de imagen, la verdad es que podemos decir adiós. Ya no es que los Chromebook más baratos no puedan, es que Chrome OS no está pensado para eso. En el próximo capítulo os contaremos para qué usos es recomendado un Chromebook.

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.