Samsung Galaxy Note Edge

Una de las compañías más importante en el mundo de la tecnología es Samsung, la empresa coreana lleva años subiendo puestos en casi todos los sectores de la tecnología, ha llegado a ser la reina de Android, uno de los fabricantes de televisores más influyentes y también es muy importante en apartados tan diferentes como los electrodomésticos, las cámaras de fotos o los ordenadores. Tanto ha crecido que el año 2013 ha sido el mejor de la historia de la compañía asiática, pero todo tiene un final, ¿será este el fin de Samsung? ¡Yo creo que no!

Datos de ventas y beneficios adversos

En los últimos trimestres, la compañía no solo no ha conseguido vender tanto como otros años, con una reducción de los beneficios muy alta, sino que también ha bajado su ritmo de crecimiento, lo que quiere decir que ha perdido inversores y la compañía no es tan rentable para sus accionistas, pero pese a todo sigue creciendo a un ritmo muy lento. Este es el principal apartado para hacernos creer que se trata de una recesión y un momento difícil pero no un adiós. La crisis no afectó tanto a Samsung como a otras empresas de tecnología, en algún momento todos los cambios en la economía mundial le tienen que afectar.

Samsung Galaxy Note Edge

Una reducción de los beneficios de un 60% en el trimestre que ha terminado

Los datos de los últimos trimestres fiscales, casi todo el año 2014, han sido malos para Samsung. La empresa ya notó una pequeña recesión en algunos mercados a lo largo del año 2013 y este año 2014 lo ha confirmado, Samsung se ha visto frenada por diferentes factores. Este trimestre finalizado el día 30 de septiembre, el tercer trimestre del año, se prevé que Samsung baje sus beneficios en un 60% y sus ingresos en un 20%. Parece que Samsung vende menos, bastante menos, pero sobretodo que gana muchísimo menos, hay un cambio en los productos más vendidos hacía diseños menos rentables para la compañía coreana.

¿De dónde vienen esas pérdidas?

Uno de los primeros factores que podemos analizar es el hecho de no contar con el Samsung Galaxy Note 4 durante el tercer trimestre del año como sí sucedió durante otros años. Está claro que un solo dispositivo no va a cambiar esas diferentes, pero siempre puede ayudar un modelo de la gama Note a la hora de hablar de ventas y beneficios.

samsung-galaxy-note-4-lateral

Siguiendo con el mundo de los smartphones, fuente de crecimiento y “conocimiento” por parte del gran público, seguimos encontrados dificultades, para empezar el Samsung Galaxy S5 no ha sido lo que se esperaba de él. Sin ser un mal terminal se ha encontrado con más competencia que nunca, algunos gama alta de LG, Sony o alguna otra marca, ha comido gran parte del mercado de la familia S de Samsung y ha relegado al Samsung Galaxy S5 a un segundo plano. Además, la gama media y baja dominada también por las diferentes versiones de “Mini” y “Ace” ha sufrido un revés, y es que los nuevos dispositivos de la familia Moto de Motorola han sido los amos y señores de estas dos gamas en Android.

El resto de departamentos de Samsung parece que no tienen tantos problemas, es cierto que la inversión en fotografía ha sido alta y las ventas no acaban de despegar, algunos experimentos del sector, como las Galaxy Camera o algunas NX no son lo que se esperaba de ellas, pero la nueva hornada viene con más fuerza que nunca. Las televisiones y electrodomésticos de gran tamaño, sin tener unas ventas enormes y unos beneficios espectaculares, parece que siguen con valores bastante altos, quizás no a niveles del “magnífico” año 2013, pero con cifras que siguen una línea bastante aceptable para un compañía de ese tamaño, conociendo las dificultades del mercado actual, sea cual sea el producto que ofreces.

Samsung Galaxy Alpha

Otro sector que sí que no acaba de despegar es el de los portátiles, Samsung ha puesto cierto interés en la nueva rama de convertibles, con apuestas interesantes, aunque sin llegar al nivel de otros fabricantes, la empresa coreana ha ofrecido, portátiles ligeros y con gran capacidad para adaptarse a diferentes necesidades, eso sí, siempre a precios altos y que en muchos casos tenían un difícil mercado.

¿Y todo esto?

Si hay algo en lo que Samsung ha crecido y mucho en los últimos años es en popularidad. La empresa coreana ha pasado de ser una compañía conocida pero no “reconocida” por el usuario medio, a ser conocida por todos. Los más metidos en este mundo hace unos años conocían la marca, pero los menos podían tener un microondas Samsung y no tener ni idea de que esa marca hacía muchas más cosas, y casi todas bien.

Samsung NX1

Este crecimiento, y su posición en el mercado de smartphones y televisores inteligentes, ha hecho que exista un odio hacia la compañía similar al que podemos encontrar con Apple. La gente para bien o para mal es extrema, y tanto podemos oír que Samsung es maravillosa como que Samsung es una “mierda”. Lo que sí que hay que alabar es que hayan llegado a esos extremos, muy pocas compañías llegan hasta ahí y si ellos lo han conseguido es por algo.

Todo este amor-odio generado alrededor de Samsung los últimos años, hace que cualquier cosa buena sea maravilloso y cualquier síntoma de flaqueza sea un posible problema irreparable, todo es una bola que según va rondado se hace más y más grande.

¿Qué pasará?

Samsung Galaxy Alpha

Solo puedo decir que tenemos Samsung para rato y volverá más fuerte que nunca, algunos nuevos smartphones como el Samsung Galaxy Alpha, el Samsung Galaxy Note 4 o algún gama media con buen funcionamiento, hacen pensar que la compañía ha querido dar un pequeño giro. Otros dispositivos como la Samsung NX1, una de las mejores cámaras del momento, o las nuevas televisiones curvas con resolución 4K, nos hacen pensar que siguen más vivos que nunca.