Philips P-line 4K, análisis

Philips P-line 4K

Hace mucho que no os hablamos de algún monitor, y la verdad es que es algo que vemos que poco a poco empieza a tomar cierta importancia en algunos sectores, trabajos relacionados con el diseño, juegos, ámbito profesional de cara a ofrecer una “imagen de marca”, y a nosotros nos gusta poder contar un poco todas estas cosas, es un sector algo desconocido, y creemos que puede resultar interesante para mucho usuarios.

Es un modelo más pequeño que los anteriores que hemos probado. Para poneros en situación este Philips P-line 4K, es un modelo muy orientado al uso profesional con muchas funciones y un monitor muy completo.

No es el primero que probamos de la marca, hace un año más o menos pudimos probar el Philips BDM3270, y a nivel de diseño hablamos de un dispositivo similar en este Philips P-line 4K, es cierto que la diferencia de tamaño es más que evidente, y creo que son dispositivos orientados a usos muy diferentes dentro de un mismo segmento, el profesional.

Philips P-line 4K

Cuando hablamos del diseño, la verdad es que tenemos puntos positivos y puntos negativos, como suele suceder casi siempre, pero todos dependen mucho del uso y del sector en el que lo estemos usando, no he visto nada que sea decisivo para todos los usuarios, incluida la comodidad que aporta un monitor como este Philips P-line 4K con todos sus movimientos. Tenemos muchas opciones de movimiento, como ya empieza a ser habitual, además de poder mover en vertical el monitor, tiene la posibilidad de modificar el ángulo respecto de la vertical, desde un poco más de 90º –la parte superior de la pantalla está más cerca del usuario que la parte inferior–, hasta más o menos unos 70º –la parte inferior de la pantalla está más cerca del usuario–.

También existe la posibilidad girar el monitor, desde el pie fijo, tenemos la opción de girar más de 90º la pantalla. En definitiva, si estamos usando el Philips P-line 4K en posición sentada, y queremos usarlo de pie para enseñarle algo a alguien, se puede levantar, girar en vertical y girar en horizontal para permitir que sea como se la situación en una posición normal, se pueda ver este monitor por parte de un grupo de usuarios, opciones cada vez más habituales, pero que son una gran noticia para las diferentes situaciones que se dan en una oficina profesional.

Philips P-line 4K

Por el lado negativo del diseño también hay que comentar algunas cosas, la primera es que es un monitor bastante tosco, el término feo quizás sea un poco excesivo, pero la realidad es que es los marcos, la base y casi todo en general está bastante poco “optimizado”. Como segundo punto, y pese a esto, en mi caso utilizándolo en la oficina, en la que compartimos una mesa grande 4 puestos de trabajo, la realidad es que el monitor se mueve bastante, mientras que los otros monitores que se usaban, no, monitores con los mismos movimientos –puede que algo más restringidos en algún punto, en especial en el desplazamiento en vertical, pero del mismo segmente– y con diseños bastante más “afinados”, bases más bajas y marcos más finos.

Toca ya empezar con lo serio, lo realmente importante de este Philips P-line 4K, tiene un tamaño de 24 pulgadas, un modelo bastante contenido en tamaño para este sector, con una resolución nativa 4K, de 3840×2160 píxeles con una tasa de refresco de 60 Hz. A nivel de nitidez, lo cierto es que hemos quedado muy contentos, como monitor de trabajo es el modelo que he probado con una mayor densidad de píxeles, ya que los otros monitores 4K que he probado son bastante más grandes, y en ese sentido, ese extra en algunos momentos es bastante de agradecer. La pantalla permite muchas opciones de configuración a nivel de color, contraste, matiz, con varios modos de imagen precargados, con diferentes ajustes de energía, en definitiva, muchas opciones para que puedas adaptar las condiciones del panel a tu gusto.

Philips P-line 4K

Hablando de la parte más técnica, además de la resolución ya comentada, tenemos un brillo de 300 cd/m², un tiempo de respuesta de 5 ms, un contraste 1000:1, una gama de colores 99% en sRGB y 1,07 G de colores de pantalla, ¿qué es todo esto? Pues traduciendo, un panel IPS que funciona bien, buenos colores, buen ángulo de visión, pero con el que tenemos que tener mucho cuidado a la hora de configurarlo y usarlos siempre en resolución de salida 4K, porque sino no funcionará muy bien –algo que es muy habitual–. Disponemos de modo “MultiView” para dos dispositivos, con opciones PiP y PbP, algo que no hemos podido probar, en este sentido tenemos que ser sinceros.

Como siempre en estos momitores importa a dónde los podemos concetar y aquí disponemos de las diferesntes conexiones para entrada de vídeo, VGA, DVI, DisplayPort, HDMI 2.0 y MHL 2.0. También tenemos 3 USB 3.0, con 1 W y carga rápida. Contamos además con dos extras, por eso hablaba de un uso de oficina muy específico, y es que tenemos cámara web con 2 megapíxeles y altavoces integrados, en concreto 2 altavoces de 2 W cada uno. Una de las cosas que más me ha gustado es que disponemos de sensor de luz, que adapta las condiciones del panel a la luminosidad del ambiente.

Conclusiones Philips P-line 4K

Philips P-line 4K

En resumen puedo decir que la experiencia que nos ha ofrecido el Philips P-line 4K ha sido buena. Tampoco es algo que sea complicado, porque al final se trata de un monitor de 24 pulgadas con resolución 4K, que mejora bastante mi monitor habitual, y que me ha hecho sentir bastante cómodo, tanto en el trabajo con el solo, suficiente para muchas acciones aunque sus 24 pulgadas ahora mismo parezcan pequeñas, y cómodo de combinar con otro si lo usamos para trabajos más concretos.

Como siempre, las partes positivas de este tipo de monitores las relacionadas con las opciones móviles, muy fácil subir y bajar, girar e inclinar, y por lo demás, quizás muchas cosas para muchos usuarios a nivel de configuración del panel. El diseño del mismo tampoco nos ha encatado y la realidad es que los extras como el sensor de luz, la cámara web o los altavoces, están muy orientados a un tipo de usuario, puedo ver bien la cámara, pero unos altavoces de 2 W, en la mayor parte de los casos son insuficientes.

Philips P-line 4K

Philips P-line 4K

Philips P-line 4K
7.8

Diseño

7.0/10

Colores y contraste

8.5/10

Velocidad de respuesta y tasa

6.5/10

Movimientos

9.5/10

Extras

7.5/10

Pros

  • Buen comportamiento a nivel de panel, una gran resolución para un panel que podemos decir de tamaño medio, muy recomendable para usos de oficina o profesionales donde esos píxeles extra vengan bien pero no tengamos mucho espacio
  • Los colores del panel, muy bien, hay que tener cuidado con lo que se toca porque hay muchas opciones de personalización, pero si sabes dónde y cómo tocar, muy buena opción este panel IPS
  • Los movimientos y giros son básicos y fundamentales en esta gama, lo digo yo que tengo un monitor que es fijo al 100%, si lo quieres girar, giras la base, si lo quieres levantar o bajar, ya pondrás algo debajo del pie, aquí hacemos casi lo que queremos

Cons

  • Como siempre detalles que suben el precio y que yo creo que en muchos casos no se van a usar, yo prefería un monitor algo más económico, ya que no es precisamente barato, y que no tuviera los extras como altavoces, cámara, sensor de luz, etc... están bien, pero para algunos

Un comentario

  1. Pingback: Acer H277HU, review y opiniones en español de un monitor QHD

*

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies