¡EL FUTURO EN MIS MANOS! Samsung Galaxy Z Flip, análisis con vídeo

Samsung Galaxy Z Flip

Cuando hablamos del Samsung Galaxy Z Flip estamos delante de un dispositivo que podemos pensar que es casi más una declaración de intenciones que un dispositivo de consumo en sí, pero en realidad Samsung lo tiene a la venta para todo aquel que quiera. Es un producto caro. No es para todos los públicos, sus 1500 euros lo confirman. Pero es un poco la mezcla de dos cosas, ofrecer un dispositivo funcional a aquel early adopter que esté dispuesto a pagarlo. Pero también es un dispositivo con el que Samsung es capaz de mostrar a consumidores y prensa, lo que es capaz de hacer, y cómo ve el futuro a medio plazo.

Es un dispositivo que a nivel de diseño tiene algunos peajes que pagar. Está claro que las primeras versiones tan diferentes con factores de forma que se escapan tanto de lo habitual suelen ser mejorables. Aquí tenemos un producto bastante bien acabado, pero que tiene algunos detalles que evidentemente son mejorables. Entre ellos hay que destacar unos cuantos. Primero la pantalla exterior, es muy pequeña, y necesitamos que sea algo más grande para no tener que abrir el Samsung Galaxy Z Flip cada vez que queramos hacer algo. Cuando es contestar un sí, o un no a un mensaje, borrar un mail o cancelar una llamada, una pantalla algo más grande sería perfecta.

Por otro lado también hay que destacar un par de cosas en la pantalla. Los márgenes son algo grandes, entendible pero grandes. Después la bisagra tiene varios problemas. Por un lado tenemos el problema de que ocupa mucho, y desplaza el botón de desbloqueo y el control de volumen muy arriba. Además, lo que es más visible, y más críticas ha levantado, el pliegue de la pantalla. Evidente a la vista con algunos ángulos, hay que reconocer que en el uso del día a día, muchas veces no lo acabamos notando.

Samsung Galaxy Z Flip

Pese a esto, el diseño tiene algo diferente, acostumbrados a teléfonos gigantes, tener un teléfono pequeño en el bolsillo, y grande en el uso, es realmente importante. Porque tenemos lo bueno de dos mundo en un mismo dispositivo. Personalmente me he sentido muy cómodo usándolo y es quizás lo más importante que podemos decir de un dispositivo, más allá de esos problemas, es cómodo de usar y eso es lo más importante.

A nivel de uso y rendimiento, estamos bastante contentos. Sin lo mejor de lo mejor, el procesador es suficiente para la mayor parte de acciones. En general tenemos un buen rendimiento. Lo que podía parecer más crítico es la batería, con 3.000 mAh y esa pantalla tan grande, la realidad es que tenemos una autonomía suficiente para el día a día, justa pero suficiente. Lo que sí, si eres un usuario exigente en este sentido, es mejor que lleves un cargador o una batería portátil encima. No me puedo olvidar de que tenemos carga inalámbrica.

Si hablamos de las cámaras, tenemos una combinación de dos sensores detrás. Dos buenas cámaras de 12 megapíxeles, con un procesado 100% Samsung. La cámara delantera de 10 megapíxeles está bien. Lo bueno que tiene el dispositivo es que podemos utilizar la minipantalla exterior con las cámaras principales para hacer el selfie con más calidad.