Zoom

Zoom es una de las aplicaciones de moda en este confinamiento. La verdad es que el distanciamiento social está haciendo que las videollamadas se hayan convertido en algo fundamental en nuestro día a día. En algunos casos muchos usamos WhatsApp, pero tiene una limitación de cuatro personas por videollamada, así que acabamos tirando de otras aplicaciones. Algunas son más tradicionales, como Skype o Hangouts. Pero en este tiempo han salido más opciones. Una de las más usadas es Zoom, una aplicación sencilla, rápida y que no funciona mal.

Además pensada para un uso profesional, permite que se conecte mucha gente con un simple código numérico. Pero a todo esto hay que sumarle una serie de acontecimientos negativos. Primero, se comentaba algo evidente es un código numérico corto, cualquiera puede entrar. De hecho ese fue uno de los primeros problemas. No necesitas nada para entrar, un número. Lo sencillo, también se hace vulnerable. Después de eso, salieron datos del posible envío de información a terceros –Facebook entre ellos–.

Pero no todo acabó ahi, según hemos podido leer en The Verge, aunque desde Zoom afirman que tienen encriptado end-to-end en su página web, parece que podrían estar haciendo un uso regular del concepto. El concepto end-to-end se entiende cifrado de extremo a extremo, de usuario a usuario. Vamos que es cada aplicación de cada usuario la que hace el encriptado y desencriptado del contenido. Pero según ha explicado la empresa, es un encriptado diferente. Se encripta desde el usuario a la nube de Zoom, y después se vuelve a encriptar en otro sentido.

Sin duda algo que cambia mucho la percepción que teníamos de Zoom y que hace que una aplicación que ha crecido muy rápido se transforme en algo de lo que desconfiar.