ASUS ZenBook 3

Siempre es una de las preguntas que yo tengo muy claras cómo responder, y que parece que aún hay gente que me sigue discutiendo. Tengo que ser sincero y decir que yo no tengo la verdad absoluta en todo lo que digo, pero me sorprende que estas cosas sigan resultando controvertidas a la hora de decidirse. Por eso, he intentando pensar un poco cuales son los puntos fuertes de cada uno de los tipos de paneles, y cuáles son los usos para los que unos funcionan mejor que otros. La verdad es que a veces, aunque parecen claros, no lo son tanto, pero veremos qué pasa después de escribirlos y decirlos todos en alto.

Así que allá vamos con algunas de las claves que podemos encontrar entre estos dos tipos de paneles a la hora de elegir un portátil –e incluso un monitor, aunque aquí ya es más raro–.

Pantalla mate

HP Zbook 14

  • Puntos positivos: cansan menos la vista que los paneles brillo, por esta razón suelen ser más cómodos para usar durante largas jornadas de trabajo. No reflejan, los paneles vienen con un acabado antirreflejante lo que provoca que en condiciones de mucha luz, no tengamos tantos problemas para usarlos, haciendo posible su uso incluso bajo la luz directa del sol. Mayor flexibilidad de uso con este tipo de pantallas.

  • Usos recomendados: trabajo de larga duración, en especial relacionados con la ofimática y si no tienen especial interés el aspecto final del color. Aún así, hay paneles que tienen grandes calidades a nivel de color, y que se pueden usar sin ningún tipo de problema para trabajos de diseño de la máxima exigencia.

  • Situaciones de uso: en cualquier lugar, su visión es más que correcta en cualquier situación, con luces directas e indirectas, no vamos a tener ningún problema para poder usar este tipo de paneles. Es perfecto justo por eso, para poder llevar el portátil y usarlo incluso con luz solar directa.

Pantallas brillo

ASUS ZenBook 3

  • Puntos positivos: colores mucho más vivos e intensos. En muchos casos a nivel profesionales esto provoca que sea más sencillo conseguir unos colores más acordes a lo que se verá en algunos trabajos de impresión o multimedia.

  • Usos recomendados: en especial los orientados al aspecto multimedia, pero más de consumo, no tanto quizás para trabajar durante horas en una edición de vídeo, si bien, aquí para ver un resultado final quizás sea más interesante contar con un panel brillo que con un panel mate.

  • Situaciones de uso: en especial para entornos controlados, interiores con luces indirectas, casi nunca traseras a la persona que trabaja. Evitar siempre luces directas o espacios muy luminosos.