CAT S61, análisis de la bestia con cámara térmica

CAT S61

Ya estamos aquí otra vez con otro análisis de un producto diferente, después de lo que iniciamos con el CAT S60, nos toca seguir las reviews de teléfonos especiales con su hermano “mayor” –no sé si mayor, pero al menos más moderno y mejor–. Es un producto que no es del todo actual, pero la verdad es que sigue estando en el mercado como algo casi único, por lo que se merece que le hagamos este análisis.

Y ahora, antes de empezar, explicar de qué os estamos hablando. Se trata del teléfono móvil CAT S61, un dispositivo pensado para el sector de la construcción, orientado a profesionales muy concretos, y con unas características casi únicas, fabricación, diseño, funciones… Se trata de un modelo mucho más avanzado que el CAT S41, del cual os hablamos hace unos años, y que es la evolución natural del CAT S60, algunas funciones más, mejor pantalla, cámara, procesador, y actualizaciones en diferentes elementos, que lo hace mejor. Pese a todo esto en esencia se trata del mismo tipo de dispositivo, pero para usuarios muy concreto. Esta es nuestra review del CAT S61, ¿vamos a por ella?

Diseño

CAT S61

El CAT S61 es sin duda un teléfono grande y pesado –pesa sobre 250 gramos–, robusto, que no ganará un concurso de belleza, pero que tampoco lo quiere ganar, no busca ser un teléfono bonito encima de la mesa, sino que busca ser resistente debajo de un tablón de madera. Se trata de un producto pensado para un nicho muy específico, y para cumplir unas condiciones de uso más allá de unos estándares, ni ser cómodo ni ser bonito, sino ser usable en casi cualquier situación, en un nicho profesional exigente con la durabilidad de los productos. Respecto a los materiales, tenemos plástico en la mayor parte del dispositivo, mejor que el de su hermano pequeño, algo que se agradece, con elementos con un acabado que tira más a la goma, y con grandes marcos y detalles metálicos.

El smartphone en sí busca ser robusto y duradero, tanto que tenemos unas condiciones de fabricación casi únicas en el mundo de los _smartphones. Por un lado tenemos una resistencia a las caídas desde casi 2 metros, y tenemos resistencia al agua, hasta 5 metros durante media hora –en definitiva unas condiciones que no son para un uso estándar, y que cumple exigencias del ejército estadounidense–. Con todo esto ya explicado, hay que reconocer una cosa realmente importante, el CAT S60 no es un teléfono bonito, se verá diferente, y quizás pueda llegar a llamar la atención por esa fabricación, ese tamaño, esos materiales, los colores de los botones y esos acabados “rugosos”, pero el teléfono no es bonito mire como se mire. Tampoco tiene porque serlo, porque eso es lo último que prima en un modelo así.

Pantalla y sonido

CAT S61

Quizás aquí en la comparación directa con su hermano es donde vemos un gran salto, mientras que el panel del CAT S60 parecía un IPS flojo por especificaciones y visionado real, sin ser malo, pero con una resolución justa y un brillo máximo aceptable, en el CAT S61 tenemos un paso más. Disponemos de una pantalla más grande, sube hasta 5,2 pulgadas y una resolución Full HD, aquí no hay nada de pantalla panorámica, y tiene Gorilla Glass 5 como elemento de resistencia. En general una pantalla solvente, sin maravillas, pero más que correcta.

Además de esto, el brillo sigue siendo bueno, y tenemos la posibilidad de usar la pantalla con guantes o con los dedos húmedos, no es algo único en el mercado, pero sí que no es tan habitual en muchos terminales, y además aquí la activación de esta característica es automática, no necesitamos activarla. Todo bien pensado para el uso extremo. Respecto al sonido, pues tampoco hay grandes alardes, suena bastante alto, pero desde la zona inferior y con su diseño es más o menos fácil de tapar y distorsionar el sonido, correcto, pero con el tamaño que tiene el dispositivo, quizás un doble altavoz, hubiera estado de maravilla.

Cámara

CAT S61

Lo pedí, y se dio. Durante mi análisis del CAT S60 pasé la cámara casi por encima, sin mucho que decir y sin nada que me gustara la verdad, correcta, aquí, la evolución de la cámara ha sido realmente importante, ojo sigue siendo mala para un teléfono de su precio, pero al menos no es horrible –y el teléfono en este caso es algo más caro, con lo cual aunque es mala, se deja ver–. El cambio en el sensor es evidente, tenemos un sensor de 16 megapíxlees con tecnología de enfoque PDAF, un enfoque por fase más rápido y preciso, lo que se nota, sin ser el teléfono más rápido del mundo está acorde a muchos teléfonos de gama media del mercado. Disponemos de doble flash LED.

La calidad de la cámara es correcta en condiciones de buena luz, el rango dinámico es mejorable, y a veces da la impresión de que busca un exceso de nitidez, algo común en cámaras que saben que son flojas y quieren aportar un extra que no son capaces por hardware y software de manera correcta, y que ensucia la experiencia con un “sobreprocesado”. La cámara delantera cuenta con 8 megapíxeles, correcta para una vídeo llamada y poco más. La aplicación es un punto a mejorar, al igual que el resto del apartado de la cámara en futuras versiones, no es una aplicación mala, pero debería ser algo más rápido y debería quizás, ofrecer más opciones en algunos casos. La grabación de vídeo con una resolución 4K es correcta –una pequeña evolución sobre su antecesor–.

Extras y software

CAT S61

Es el tercer teléfono de la compañía que analizo y lo voy a empezar igual, no tenemos un sistema de desbloque específico, pensando en guantes, manos sucias, rapidez, seguridad, y otras cosas, resulta muy extraño que no tengamos ni lector de huellas, ni desbloqueo facial o lector de iris, o lo que quieras. Tenemos que ir a los arcaicos y lentos sistemas de PIN o patrón, algo que parece muy raro en 2019 –aunque sea un terminal de 2018– y que será inadmisible en el 2020, si se quieren poner las pilas. Por lo demás, el teléfono está muy bien, botón de acción específico, que puedes configurar, todos los elementos sellados, y unos extras, de lo que os hablaré en su debido momento.

En lo tocante al software, Android casi limpio con algunas cosas extra, algunas válidas y otras no tanto. Salió al mercado con Android 8.0 , pero se ha actualizado a Android 9.0. Hace tiempo que hemos probado el producto y no sabemos si ha recibido una actualización más, y ha mejarado, así que hablamos de memoria. La verdad es que se trata de una capa de personalización ligera, lo cual nos gusta y aporta una buena fluidez a la experiencia global, facilita las actualizaciones del fabricante –siempre y cuando las quiera hacer–, y nos acerca un poco a una experiencia común en Android que hace fácil la transición de un teléfono a otro. Además de esto, incorpora algunas aplicaciones propias, orientadas al uso profesional, no son grandes aplicaciones, y la mayoría las encontramos en el Google Play, pero al menos las tenemos aglutinadas todas en una especie de mercado propio.

Rendimiento y autonomía

CAT S61

Este CAT S61 cuenta con un procesador de gama media de Qualcomm, algo antiguo ahora mismo, pero no hay que olvidar que es un teléfono con bastante tiempo en el mercado. La gama media de Qualcomm con un buen software es realmente interesante, poca potencia y un consumo contenido, para una gran fluidez, el tema es optimizar, y aquí lo han conseguido, aunque les falta un paso para ser espectacular. El rendimiento no es una maravilla, pero la verdad es que para el día a día, hay que reconocer que es suficiente, aplicaciones de mensajería, correo, navegar, todo muy bien. No es un alarde, el dispositivo tiene tiempo, y el procesador ya no era de lo mejor, pero no tenemos problemas para un uso fluido. Un software poco cargado y optimizado ayuda a esto.

La autonomía es seguramente uno de sus puntos positivos –o el mejor al igual que en todos los modelos de la marca–, un procesador que consume poco, una pantalla no muy grande y una resolución que se queda en Full HD en el 2019, ayudan a que sus 4.500 mAh de batería ofrezcan 1 día de uso con la intensidad que sea. En el caso de no usar mucho el smartphone, nos podemos llegar a disparar e incluso llegar a los dos días de uso sin mucho problema. Durante el tiempo de prueba lo usé como segundo teléfono, con un uso esporádico, y tengo que reconocer que lo cargaba cada 3 días, pero era un uso corto, ver algún correo, revisar alguna red social puntualmente y usar el GPS alguna vez.

Cámara térmica FLIR

CAT S61

El elemento diferencial de este CAT S61, al igual que lo era en su hermano pequeño el CAT S60, sin duda una única razón para comprar el teléfono. Es, junto con su hermano, el único dispositivo del mercado que cuenta con una cámara térmica real y 100% funcional, como si un dispositivo independiente se tratara. Vuelve a ser un modelo firmado por FLIR, y mejora las prestaciones del modelo anterior –aunque sobre el papel no se aprecien grandes diferencias a la hora de hacer los estudiso–. Parecerá raro que alguien se pueda plantear este teléfono solamente por esta cuestión, pero la realidad es que es un elemento diferencial dentro del sector de la construcción para aquellas personas que puedan necesitarlo a nivel profesional.

Ya comentado anteriormente, mejora a su predecesor, pero sigue estando por detrás de las grandes alternativas específicas, servirá para pequeños trabajos puntuales, pero no tendrá una gran definición para valorar algunos posibles problemas. Vista la calidad de cámaras térmicas económicas estamos en unos resultados y datos parecidos, mejorados gracias a una pantalla más grande y mejor que muchos de estos dispositivos, así que podría ser perfectamente un sustituto de esas cámaras térmicas de primer precio. La medición de temperatura es correcta según lo que hemos podido ver, y para algunos pequeños elementos conflictivos en los que necesitemos una cámara térmica, pequeñas fugas de calor en algunos elementos, posibles diferencias en algunos materiales y alguna cosa más, funciona bien.

Otros extras propios para la construcción

CAT S61

Lo normal sería que estos dos últimos apartados no estuvieran aquí, y de hecho, seguramente muchos no esperábais esto, y más si conocéis el CAT S60, pero es que el CAT S61, tiene un par de sorpresas no esperaradas para muchos. Ya hemos comentado que se trata de un dispositivo pensado por y para el sector de la construcción, y sí es así, entonces además de ya lo dicho a nivel de fabricación, software y cámara térmica, tenemos otras dos sorpresas más, que hacen que se trate de un dispositivo aún más interesante para el sector. Por un lado tenemos un medidor de calidad de aire, con lectura de temperatura, y un histórico, para controlar temperatura, humedad y partículas suspendidas.

Por otro lado, y seguramente más intersante, tenemos un medidos de distancias lánser. Con un alcance máximo de 8 metros, puede aportar un extra, aunque un medidor láser hoy en día cuesta unos 20 euros y es mucho mejor que este, pero este, al ser tu teléfono lo llevas siempre encima seguro. En este caso el medidor es bastante justo, no es que sea malo, pero hay que tener en cuenta una serie de factores, primero que solo tiene 8 metros, poco en comparación con los medidores que nos encontramos en el mercado, y además hay que configurarlo, sí, habéis oído bien, configurarlo, con lo que eso supone. Marcar tu altura, tener una distancia controlada, y después medir para que tenga una serie de referencias, porque sino se puede equivocar, haciendo bien todos estos pasos, la precisión es correcta. Se trata de una solución de urgencia.

Conclusiones S61

Sí, sé que os hemos puesto el vídeo del CAT S60, pero la realidad es que el teléfono se parece mucho, y así veis un poco en funcionamiento el terminal, por tamaño y ergonomía, aunque la realidad es que el CAT S61, es un poco mejor –y más grande– en todo, y se nota, pero así tenéis una referencia del tipo de producto que se trata. Y ahora vamos a las conclusiones reales de este CAT S61, pues se trata de un producto interesante, siempre y cuando vayas a usar esas cosas que lo hacen diferente, sino, no vale la pena.

Es muy evidente que vive por y para su cámara térmica, si eso no interesa, despídete de él. Puede ser que algunos de los otros detalles te gusten si estásn en ese sector de la construcción, calidad de fabricación, medidor láser, etc… pero no llegan a marca una diferencia tan grande en muchos casos.

Por todo lo demás, es un dispositivo caro para lo que ofrece. Cuesta muchos euros para su pantalla, su procesador, su cámara, su rendimiento. Cuesta poco para tener todo eso y una cámara térmica, pero, ¿necesitas la cámara térmica? Está claro que es un buen producto, pero es difícil de justificar la compra desde el punto de vista puramente tecnológico.

CAT S61

7.1

Diseño

7.0/10

Pantalla

7.0/10

Rendimiento y autonomía

8.0/10

Cámara

6.2/10

Sistema operativo y software

7.2/10

Pros

  • La razón de ser, y lo que lo hace único (o casi junto con su hermano el CAT S60), la cámara térmica
  • Las condiciones de fabricación lo hacen único, resistencia a caídas y al agua sin igual
  • La autonomía es muy buena, dos días de uso para un usuario medio

Contras

  • La cámara está un poco por detrás de lo que debería
  • El CAT S61 es absurdamente grande, está claro que es por una razón necesaria, pero es excesivo para el 99% de los mortales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.