Conectar dos o más cerebros ha sido el sueño de muchos autores de ciencia ficción. Aunque hasta ahora había sido una fantasía literaria, la verdad es que una interfaz cerebro cerebro podría estar más cerca de lo que creemos.

Científicos de la Universidad de Washington han anunciado la creación de BrainNet, una plataforma que permite conectar de manera remota los cerebros de dos o más sujetos, gracias a Internet.

¿Cómo funciona una interfaz cerebro cerebro?

Lo primero que hay que tener claro es que nuestro cerebro trabaja con electricidad. A través de un gorro (el mismo que utilizan los neurólogos para realizar electroencefalogramas) los científicos recogen la información emitida por el cerebro, en forma de potenciales eléctricos. Esta información es decodificada por un software y enviada por medio de Internet, al gorro de un receptor. El gorro de este receptor analizaría la información nuevamente y la convertiría otra vez en potenciales eléctricos, para que la pueda entender este segundo cerebro.

Con este mecanismo han logrado con bastante éxito realizar una tarea básica como lo es rotar un bloque en un juego muy parecido al conocido Tetris. El sujeto que veía el bloque tenía que pensar si quería indicarle al segundo sujeto (que no lo veía) que lo girara o que lo dejara en la misma posición.

Esta interfaz cerebro cerebro tuvo una satisfactoria precisión de más del 80%. Los investigadores opinan que si se logra disponer de un servidor en la nube para esta interfaz, se podría realizar una transmisión de información a escala global.

Como ya lo ves, una interfaz cerebro cerebro no es un proyecto tan alocado como suena, y puede que incluso sea algo cotidiano en unas cuantas décadas. Sus aplicaciones prácticas son casi ilimitadas. Imagínate llegar al salón de clases, colocarte un gorro y que en segundos te entre todo lo que el profesor quiera comunicarte. Pura ciencia ficción.. o no.