Bamboo Spark, análisis

Ya hace unos cuantos (muchos) años que la era digital ha copado una parte importante del mundillo del diseño, pero también es cierto que una gran parte del público se resiste a dar el paso al entorno digital, bien por preferir el diseño a mano o bien por falta de soltura en el manejo de estas no tan nuevas tecnologías. Es aquí donde entra Wacom con la Bamboo Spark.

Esta Bamboo Spark se sitúa a medio camino entre una carpeta tradicional y una tableta digitalizadora de la gama de entrada de la firma Nipona, aunando la portabilidad y el trazo a mano de la primera, con la facilidad de crear contenido digital de la segunda.

¿Qué funciones nos ofrece este nuevo dispositivo de Wacom? ¿Podría ser el primer paso en nuestro camino al diseño digital? No te pierdas nuestro completo análisis con el que te mostraremos en profundidad todo lo que puede dar de si esta Bamboo Spark.

Diseño

Bamboo Spark

Desde el momento que abrimos el paquete ya hay algo que nos huele bien. El cuidadoso embalado, con todo perfectamente encuadrado y empaquetado, dice mucho del mimo con el que Wacom trata a sus productos, idea que se confirma cuando retiramos el protector y sentimos el tacto de la Bamboo Spark.

Fabricado en material textil con dos diferentes texturas en tonos grises que dan un acabado elegante y sobrio al conjunto. De echo podría pasar perfectamente por cualquier carpeta común, ya que, los componentes digitales apenas son visibles al exterior, quedando relegados al cargador micro USB de la parte superior y al discreto botón de encendido de la parte inferior.

Bamboo Spark

Con unas dimensiones de 253 x 206 x 30 mm y un peso de 535 gramos estamos ante un dispositivo cómodo de transportar en prácticamente cualquier bolsa o mochila, e incluso en la mano donde, repetimos, nos supondrá el mismo esfuerzo que llevar cualquier libro, carpeta o tablet, pudiendo además servir de funda para esta.

En el interior nos encontraremos con las 3 variantes disponibles del modelo: El modelo con bolsillo, pensado para guardar tu smartphone o cualquier cosa que necesites; el modelo con funda para tablet, en el que podemos meter tabletas de hasta 10 pulgadas, siempre y cuando tengan unos márgenes algo contenidos; y por último el modelo específico que sirve de funda al iPad Air 2.

Aquí también nos encontramos con el botón de sicronización, el testigo led, nuestro bolígrafo diseñado especialmente para esta Bamboo Spark y la libreta que completa el conjunto encajada en su ranura.

Bamboo-Spark-sincro

El bolígrafo presenta un elegante acabado de aluminio y, a pesar de tener un grosor quizás algo excesivo, no resulta incómodo de utilizar. Un gran punto a favor es que no utiliza pila o batería (como alguno de sus competidores) sino que se comunica con la Spark mediante sensores electromagnéticos, de la misma forma que podemos ver en muchos otros dispositivos de la marca japonesa.

Interfaz

Bamboo Spark

Todo esto cobra sentido cuando lo sincronizamos con nuestro smartphone o tablet a través de la aplicación Bamboo Spark – si no estaríamos hablando solo de una libreta un tanto cara -, la cual podremos encontrar tanto en la Play Store como en la App Store, e instalar en nuestros terminales siempre y cuando tengamos iOS 8 / Android 4.3 o un sistema posterior instalado.

Este proceso de sincronización es muy sencillo, ya que solo deberemos seguir los pasos que nos marca la propia app, pudiendo aprovechar para registrarnos incluso en la Wacom Cloud para tener de mano todas nuestras creaciones en cualquier dispositivo. Es más, ni siquiera es necesario que tengamos la sincronización activa todo el tiempo, ya que la propia «tableta» podrá almacenar hasta 100 dibujos para luego exportarlos de un tirón a nuestro dispositivo.

La verdad es que esta app es sencilla tanto para lo bueno como para lo malo. Es cierto que todavía está en una fase inicial, y se espera que se le sigan puliendo funciones (como el reconocimiento de texto que falla muy a menudo) y añadiendo otras que puedan enriquecer nuestra experiencia de usuario, pero se nos queda un poco corta.

A día de hoy podremos exportar nuestras creaciones a nuestros terminales y editarlas con una sencilla herramienta de dibujo (solo lápiz y goma); podremos hacerlo como texto, en formato PDF, Imagen o WILL (El formato de Wacom) y compartirlas o almacenarlas en cualquier medio convencional; o podremos, mediante la opción dividir, seguir la evolución que ha marcado nuestro dibujo y dividirlo en varios archivos. Sin duda una de las opciones más interesantes.

El tamaño de imagen resultante será de 2480×1748 píxels, y el trazo tendrá un grosor aproximado de 4-5 píxels, pudiendo reducirse a 2 píxels en un trazo rápido, pero difícil de manejar.

Bamboo Spark

Echamos en falta algún método de personalización de nuestras creaciones desde la propia app, ya sea pudiendo añadir toques de color (Típica herramienta de bote de pintura o degradado) o permitiendo editar las imágenes desde nuestra libreta en lugar de hacerlo solo desde el terminal. También, aunque esto sea más complicado al escribir sobre papel, que el reconocimiento de presión estuviese algo más pulido, ya que en alguna ocasión hemos perdido trazos al realizar una presión demasiado tenue.

Habrá que esperar al lanzamiento de actualizaciones para ver si desde Wacom nos sorprenden con alguna nueva función y si acaban por pulir los detalles que le faltan a esta versión. Estamos seguros de que así será.

Recambios y compatibilidades

Bamboo Spark

Esta siempre es una cuestión importante cuando tratamos un producto de estas características, que depende de consumibles. Es obvio que la carpeta será necesaria, igual que el bolígrafo especial de Bamboo, pero ¿qué pasa con las cargas de tinta? ¿y con la libreta? Realmente la tinta solo la necesitamos para guiarnos por el papel, y posiblemente si encontrásemos una carga de la misma longitud podría servirnos perfectamente, aun así tenemos recambios disponibles en la tienda de Wacom a un precio razonable.

Lo mismo ocurre con la libreta. Nuestro área de trabajo será de 148 x 210 mm (tamaño A5) por lo que cualquier libreta de este tamaño, siempre y cuando no supere las 50 páginas y respete un gramaje convencional, podría servirnos, incluso podremos dibujar sobre una hoja suelta, pero tenemos que tener en cuenta que cualquier movimiento dará lugar a un error en el resultado final de nuestro trabajo, por lo que deberíamos optar por algo que se ajuste mejor a nuestra Bamboo Spark.

El último elemento del que tenemos recambio es la goma de cierre, quizás el único elemento de aspecto endeble de todo el diseño, aunque durante nuestro periodo de prueba no hemos tenido ningún problema con el, y el conjunto queda correctamente sellado. Aún así el hecho de que desde la tienda de Wacom nos ofrezcan recambios da una idea de que por ahí puede venir un problema.

Conclusiones

Bamboo Spark

Wacom es sin duda el rey del mundo del diseño digital, y con esta Bamboo Spark continúa ampliando su oferta en el campo. Aun siendo un producto novedoso (salvando algún experimento anterior de poco éxito) la verdad es que ya le ha salido competencia (hace unas semanas veíamos un producto similar de la mano de la italiana Moleskine, entre otros), por lo que van a tener que ponerse las pilas, sobre todo en la actualización de la app, si quieren conservar el puesto de privilegio que ocupan.

La verdad es que me cuesta encontrar un perfil de usuario definido para la Bamboo Spark. Seguramente no sea la herramienta definitiva de diseño, ya que con un escaner o cámara podriamos hacer algo similar, pero sin duda es una herramienta ágil para presentar y compartir ideas, bocetos o esquemas en un formato más cómodo de editar y modificar que una foto común.

Bamboo Spark

El añadido de poder dividir este dibujo siguiendo el timeline, lo que nos facilitaría mucho un posterior trabajo por capas o una presentación por pasos; una autonomía que nos aguantará sin problemas la jornada de trabajo (el fabricante promete unas 8 horas de uso continuo); y la esperanza de ver pronto mejoras en la aplicación, hacen que esta Bamboo Spark pueda ser un dispositivo a tener en cuenta, o al menos un buen primer paso, para todos aquellos que les cueste arrancar en el mundo de las tabletas digitales, necesiten una mayor movilidad para utilizarla en cualquier lugar y no puedan permitirse alguno de los hermanos mayores de Wacom como las Cintiq. Otro nivel.

Sin más esperamos que os haya gustado este repaso a la Bamboo Spark. Un dispositivo con una relación calidad precio, en mi opinión, correcta. Con algunas carencias que esperamos encuentren solución a través del software, pero con muchas virtudes que nos permiten llevar nuestra creatividad a cualquier rincón.

Wacom Bamboo Spark

155€
7.6

Diseño y dimensiones

9.0/10

Experiencia de uso

7.5/10

Software

6.0/10

Autonomía

7.5/10

Compatibilidad

8.0/10

Pros

  • El diseño general. Buenos materiales y dimensiones correctas que lo convierten en un producto atractivo.
  • Autonomía. Ocho horas de uso continuo y la capacidad de almacenar hasta 100 dibujos hasta una nueva sincronización es más de lo que mi muñeca puede soportar dibujando. Cumple con creces.
  • Posibilidad de utilizar otros consumibles externos. Importante para garantizar una mayor versatilidad a nuestra Spark.

Contras

  • Aplicación demasiado sencilla. Echamos de menos algunas funciones extra.
  • Un control más preciso de la presión. Sabemos que es complicado en este formato, pero desde la propia Wacom nos tienen acostumbrados a resultados más precisos.
Imagen por defecto
Tito Toscano

Eterno estudiante de arquitectura en la ETSAC.
Paisajista/diseñador en mis ratos libres.
Blogger de profesión.
Aficionado a todo tipo de deportes, videojuegos, cine, series,... y a todo lo relacionado con el modelismo.

2 comentarios

  1. En cuanto a la.compatibilidad de las tintas, yo he probado varios cartuchos de las mismas dimensiones y no funcionan. Es necesario que tengan el recubrimiento del mismo material que los originales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.