Oculus Rift VR, la nueva realidad de los vídeojuegos

Oculus Rift ha madurado, se podría decir que es la nueva realidad de los vídeojuegos. Este proyecto que prometía darle una nueva dimensión a los vídeojuegos de realidad virtual (VR), no se quedó sólo en una idea, siguió su desarrollo y ahora mismo ese futuro que nos prometía está a la vuelta de la esquina.

Si hay algo que llamó la atención en el CES 2016 en Las Vegas fue la evolución de la realidad virtual en los vídeojuegos, prácticamente todos los fabricantes de este sector presentaron su propia versión de cascos de realidad virtual, algunos más avanzados o más depurados que otros, pero siempre con Oculus Rift como abanderado, el ser el pionero en esta nueva intentona por llevar a los vídeojuegos al siguiente nivel ha hecho que sea merecedor indiscutible de este puesto.

Aún cuando todavía quedan por resolver algunos problemas de funcionamiento y de experiencia de usuario, el Oculus Rift se empezará a comercializar el próximo 28 de marzo, de hecho ya están abiertas la pre-ordenes del dispositivos para todos aquellos early adopters que no puedan esperar.

Tal es la expectativa que se tiene sobre la versión final del Oculus Rift y sobre la realidad virtual que incluso le auguran un futuro, al menos en ventas, más que prometedor. Por hablar de números, un reciente reporte de SUPERDATA habla de alrededor de 38 millones de personas jugando a juegos de RV para finales del 2016, por otro lado Business Insider estimó que las ventas de este tipo de dispositivos crecerían un 99% entre el 2015 y el 2020, representando esto movimientos por más de 30 billones de dólares americanos.

La nueva realidad de los vídeojuegos ya está aquí -o está bastante cerca-, no sólo por lo que pueda significar Oculus Rift para el futuro de los vídeojuegos, sino por todo el movimiento que se está viendo al rededor de la realidad virtual en la industria gaming.

Los fabricantes de consolas, los rivales del Oculus Rift

Los principales fabricantes de consolas, a excepción de Nintendo, no han querido jugar con el destino y se han puesto manos a la obra para desarrollar sus respectivos dispositivos de realidad virtual.

Esto es algo que sin duda nos va a beneficiar a todos los que nos gusten los vídeojuegos y de alguna manera estemos interesados en la realidad virtual, primero porque nos dará más opciones de donde escoger y en segundo lugar porque estimulará a la competencia entre fabricantes.

De hecho la competencia actualmente es bastante fuerte, tenemos por un lado a Sony y su PlayStation VR, un dispositivo que tuve la oportunidad de probar en el pasado Madrid Games Week y que me dejó francamente sorprendido, aunque no se podría esperar lo contrario, este proyecto tiene a su favor toda la experiencia y conocimiento de Sony no sólo en tecnología sino también de la industria de los vídeojuegos, donde es un auténtico gigante.Oculus rift Playstation vr

Oculus Rift también tiene que estar pendiente de lo que hagan en Microsoft con los HoloLens, que aunque empezó como forma de interpretar la realidad virtual mucho más orientada hacia la productividad, no han dudado ni un segundo en incorporarlo al ecosistema Xbox.

El que si me preocupa un poco es Nintendo, su estrategia de «esperar a ver que pasa» podría jugarle en contra si no son lo suficientemente rápidos para producir y comercializar un dispositivo de realidad virtual en el corto plazo. Si esto llegase a pasar, veríamos una historia repetida, una consola de nicho que no puede competir con los referentes del sector, una situación en la cual Nintendo parece estar más cómodo cada día.

Cómo último rival de Oculus Rift tenemos al HTC Vive VR, HTC aunque no es un fabricante tradicional de consolas -de hecho está bastante lejos de serlo- ha apostado por producir su propio dispositivo de realidad virtual, y todo indica que están haciendo un muy buen trabajo. Incluso hay quienes dicen que podría ofrecer mejores resultados en Oculus Rift en el apartado de rastreo de movimientos e interacciones físico-digitales.

El precio de esta nueva realidad

El Oculus Rift no va a ser un dispositivo precisamente barato, es la novedad y ahora mismo no hay nada igual en el mercado, algo que permite que el precio de salida del dispositivo se ubique en los 599 dólares americanos.

Esta cantidad de dinero podríamos pensar que es asumible, sin embargo, a esto hay que sumarle lo que nos cueste o bien comprar un PC que sea capaz de ejecutar los juegos de Oculus Rift o reportenciar la que ya tengamos, un desembolso que bien podría subir fácilmente hasta los mil dólares o euros adicionales al propio gasto por concepto del Oculus Rift en si.

El precio quizás sea al factor más relevante a tener en cuenta de cara al futuro del Oculus Rift, es verdad que en el mundo de la tecnología los fallos de un producto tienen que ser muy evidentes y graves para que el precio influya en su éxito, pero con el nivel de competencia que puede llegar a tener Oculus Rift, este apartado seguramente será un elemento que incline la balanza.

Como mencioné la competencia es fuerte, experimentada y consolidada en el industria de los videojuegos, además y por si fuese poco, tanto Sony como Microsoft podrían representar alternativas mucho más económicas a Oculus Rift si tienes algunas de sus consolas, ya que presumiblemente serían compatibles con las respectivas tecnologías de realidad virtual de cada fabricante y no habría necesidad de subir el nivel de nuestro hardware.

Oculus Rift fue el primero en decidirse y llevar la realidad virtual los vídeojuegos, lo que propone es muy interesante y sin duda dará mucho de que hablar, pero su precio y la competencia podrían hacer que esta realidad se quede en lo virtual.

Imagen por defecto
Jose Antonio Alvarado

Ing. de Sistemas, adicto a la tecnología y gamer que no ha dejado nunca de lado la música y los deportes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.