Las estrategias de marketing son muchas y diversas. Microsoft parece que hace tiempo tomó la decisión de usar a sus rivales, sobre todo centrándose en Apple, para sacar pecho de las capacidades de su sistema operativo, de sus productos o de los productos de terceros que se encuentran bajo su paragüas.

Esta vez la compañía de Redmon ha apostado por lo alto, una comparativa de equipos portátiles o “convertibles” top en su gama. El Macbook Air se enfrenta al Lenovo Yoga 3 Pro, dos productos que sin duda compiten por ser nuestros equipos en los entornos laborales y personales, aunque cada uno cuenta con sus ventajas e inconvenientes.

Qué podíamos esperar, Microsoft ha planteado sólo aquellos escenarios donde el modelo de Lenovo sale victorioso. No se trata en absoluto de una comparativa objetiva, no engaño a nadie con ello, pero si es interesante cómo Microsoft ha sabido abrir el mercado hacia nuevos formatos de productos.

Los llamados “convertibles” no son sino una posible solución a la búsqueda de un uso para consumo de contenido mezclado con un uso laboral o profesional. Dicho consumo de contenido como vídeos, revistas o libros siempre es más cómodo de realizar cuando estamos cerca de la pantalla, cuando sólo la pantalla y nuestros ojos son los únicos protagonistas. Leer un libro o una revista en un portátil no es algo descabellado, pero dista de ser el mejor formato para hacerlo, algo que con el formato tablet queda solventado.

Por otro lado, parece que no hay mejor entorno profesional que el que podemos realizar con un teclado y un ratón, y aquí tanto el modelo de Apple como el de Lenovo funcionan a la perfección con sistemas operativos adaptados y con una vasta cantidad de aplicaciones disponibles.

Sin embargo, y pese a ser un buen usuario de Windows 8.1, debo señalar que este sistema aún no está preparado para productos convertibles, en tanto en cuanto la experiencia de usuario es diferente para el tipo de posición que adopte el producto, y a la espera de Windows 10 y su funcionalidad Continuum, a dia de hoy puede ser algo enreversado lidiar con un producto convertible.

En mi opinión, se trata de decidir dos modelos de producto diferentes, ya que ambos sistemas operativos contarán casi con total probabilidad con aquellas apps que necesitéis. ¿Queremos contar con un producto perfecto para nuestro entorno laboral única y exclusivamente? Ambas opciones serán válidas. ¿Queremos además que pueda ser un producto con el que las personas de nuestro hogar se puedan entretener? Sólo el producto de Lenovo podría cubrir esa experiencia de una forma sencilla y fácil para todos los públicos.

Windows 10 puede ser un antes y un después en la plataforma, el paso necesario para que ahora sí todos los formatos de productos, desde wearables, moviles, tablets, portátiles convertibles o televisores, cuenten con una interfaz adaptada a cada tipo de uso, y en aquellos casos donde se dan diferentes usos, el cambio de una experiencia a otra sea totalmente fluida y entendible para cualquier usuario. Entonces sí Microsoft podría hacer anuncios donde se evidencia la limitación de otro tipo de productos como los portátiles actuales, ejemplo de este Macbook Air.