Amazon

Hace unos días os contamos que Amazon tenía algunos almacenes cerrados en Francia. Un total de 6 de los almacenes de la compañía en territorio galo se encontraban cerrados. La decisión había sido propia de la compañía, pero derivada directamente de un fallo del tribunal de justicia del país. Amazon no podía vender productos no esenciales en el territorio francés. La compañía lo intentó con una apelación, pero finalmente no llegó a buen puerto.

Ya hace unos días pudimos leer en The Verge que este requerimiento sigue en pie. Amazon perdió el juicio el pasado día 24 abril, y no podrá modificar las condiciones de la primera sentencia. En este caso, el tribunal de Versalles, uno de los más importantes del país, confirmó la setencia.

Según el fallo de la corte francesa, Amazon solo puede entregar artículos directamente relacionados con suministros médicos, productos de higiene y alimentos en Francia durante la pandemia de COVID-19.

Esto no queda ahí, y es que el gigante de las ventas por internet se enfrentaría a una gran multa por cada artículo que venda fuera de estos conceptos de “primera necesidad”. Aunque al principio se había hablado de hasta 1 millón de euros, la cifra se ha reducido, sigue pareciendo exagerada, pero es bastante inferior. En concreto se trata de 100.000 euros por cada artículo enviado por la compañía que esté fuera de estos requerimientos.