Te sientes de maravillas, estás en la mejor época de tu vida, tu rendimiento físico nunca antes había sido tan bueno, vas al médico a hacerte unos cuantos exámenes de rutina y súbitamente te diagnostican con cáncer de pulmón. Tanto a ti como al profesional de salud los invade la sorpresa, y no es para menos. Afortunadamente se trata nada más de un virus que ha infectado la red del hospital y cuyo objetivo son los equipos de imágenes médicas. Vaya susto.

Yisroel Mirsky y Yuval Elovici son dos de los investigadores del Centro de Investigación de Seguridad Cibernética de la Universidad Ben-Gurion, en Israel, responsables de crear el «malware». El fin del proyecto ha sido el de llamar la atención sobre las serias y preocupantes fallas de seguridad en los equipos de imágenes médicas.

¿Cómo funciona el virus?

El virus, que ha sido diseñado exclusivamente para confundir al personal de salud con el cáncer de pulmón, les permite a los cibercriminales “agregar tumores de apariencia maligna en los escáneres o resonancias antes de que los radiólogos y los médicos examinen los resultados”. Aunque también puede funcionar de forma inversa, es decir, eliminando «nódulos cancerosos reales y lesiones» de pacientes enfermos, derivando de igual forma en diagnósticos errados.

Pero ¿qué tan eficiente puede llegar a ser? Para responder esta interrogante los creadores realizaron un estudio a ciegas en el que alteraron hasta 70 tomografías. «y pudieron engañar a tres radiólogos expertos para que realizaran diagnósticos erróneos», recoge The Washington Post. «En el caso de las exploraciones con nódulos cancerosos fabricados, los radiólogos diagnosticaron el cáncer el 99 por ciento de las veces. En los casos en que el ‘malware’ eliminó nódulos cancerosos reales de las exploraciones, los radiólogos dijeron que esos pacientes estaban sanos el 94 por ciento de las veces» según informa el mismo periódico.

Una de las cosas que hacen que los falsos tumores creados por el malware pasen por verdaderos es que el programa los fabrica de acuerdo a la anatomía y dimensiones únicas del paciente, gracias al uso de la Inteligencia artificial.

¿Es posible defenderse?

Claro que sí. Según Yisroel Mirsky, para prevenir que un ciberdelincuente haga de las suyas los hospitales deberían habilitar el cifrado de extremo a extremo en su red y firmar digitalmente todas las imágenes, el problema es que esta protección requiere de una elevada inversión económica que muchos hospitales no pueden hacer.

Si bien es cierto que el virus es aterrador, no deberías tener ningún tipo de temor la próxima vez que vayas al médico ya que ha sido creado únicamente con fines benévolos.