Tengo una vieja Wii conectada al televisor en mi habitación, y no es porque me la pase jugando Super Smash Bros Brawl, u otro similar, no, la razón es que la utilizo única y exclusivamente para ver Netflix. Mejor dicho: la utilizaba. Parece ser que Nintendo nos envió un correo electrónico a todos sus usuarios “avisándonos” que iban a suspender los servicios de vídeo en streaming de Wii, entre ellos obviamente el de Netflix, a partir del pasado 31 de enero.

La noticia me ha caído de sorpresa, aunque confieso que todo apunta a que fue enteramente mi culpa por mantenerme desinformado. Revisando algunas páginas webs he conseguido que hasta el mismo Netflix anunció la incompatibilidad: “Desafortunadamente, Nintendo suspenderá todos los servicios de streaming de video en la Wii — incluyendo el canal de Netflix — a partir del 30 de enero del 2019”.

Recordemos que el Nintendo Wii salió al mercado en el año 2006, y en su momento fue todo un éxito. Es más, me atrevo a decir que marcó un antes y un después en la industria de los videojuegos. Su innovador sistema de controles primaba a la diversión por encima de otros aspectos como el apartado gráfico, o la duración de los títulos. Una apuesta que no paró de darle magníficos resultados a la compañía nipona.

Pero desde entonces ha llovido mucho, 12 años exactamente, y no es de extrañarle a nadie que Nintendo haya tomado la decisión de suspender los servicios de vídeo en streaming para la Wii. Sobre todo cuando hay una consola más reciente como lo es la Wii U. ¿Pensaste que iba a decir la Nintendo Switch? Pues no, por increíble que parezca los servicios de streaming aún no están disponibles para ella, sin embargo, se espera que vayan apareciendo en los próximos meses.

Nintendo le pone así uno de los últimos clavos al **ataúd– de la Wii.