Estar de vacaciones y tener que hacer una agotadora fila de espera para conocer un lugar emblemático, es algo que nos ha pasado a casi todos. En esos momentos nos invade una profunda sensación de frustración y se hace presente el pensamiento de estar desaprovechando nuestro precioso tiempo libre.

Ante esta problemática la Galería de los Uffizi, o lo que es lo mismo, el museo más visitado de toda Italia, ha comenzado a probar una ingeniosa solución: un algoritmo que promete poner fin a las filas de espera.

El algoritmo es, cuando menos, prometedor

Un equipo de investigadores de la Universidad de L’Aquila desarrolló un modelo estadístico refinado gracias a dos años de recolección de datos. Variables como las horas y días de más afluencia, cambios meteorológicos, salas más visitadas y duración estimada de la visita, fueron tan solo algunas de las tomadas en cuenta.

Gracias al nuevo modelo de visitas, a partir de ahora la galería emite boletos que tienen una hora exacta para el inicio del recorrido, redistribuyendo de forma eficiente la carga de visitantes.

Además de mejorar la experiencia (a nadie le gusta que lo estén apurando cuando contempla una obra de arte), el presidente de la galería Eike Schmidt ha señalado que el algoritmo también contribuirá a acabar con algunas amenazas ya que “una cola es, lamentablemente, un objetivo terrorista clarísimo.”

El pasado 7 de octubre se probó por primera vez el algoritmo con resultados alentadores. El número de visitantes al museo aumentó en un dramático 22% en comparación con el mismo día del año anterior, de acuerdo con los datos aportados por la misma institución.

Si bien es cierto que todavía el algoritmo está en una fase beta, lo cierto es que aporta una solución más que interesante para un problema recurrente en cualquier latitud.