Lily_dron_destacada

Los drones vienen pisando fuerte, ya es cada vez más común ver a estas pequeñas máquinas haciendo tareas que anteriormente eran hechas por nosotros mismos o con la ayuda de vehículos, por ejemplo actualmente un dron fácilmente podría hacer tomas aéreas para la cuales hace unos años era necesario un helicóptero, o por ejemplo monitorizar activamente una determinada zona, la cual, no hace mucho era patrullada por personas.

El uso que se le puede dar a los drones (siempre y cuando la tecnología lo permita) es tan amplio como imaginación tengamos, por un lado vemos como se usan como apoyo a las personas en determinadas tareas, como una fuente de entretenimiento o incluso para servir comida en restaurantes.

Aparte de estos usos que de alguna forma se están volviendo cotidianos, por otro lado tenemos Lily, un dron capaz de seguirnos por su propia cuenta a todas partes y grabar todo lo que hagamos. Al más puro estilo de los reality shows de la televisión.

Este pequeño quadcopter fabricado por Lily Robotics, nos hará la vida más fácil cuando queramos grabar nuestros paseos por el parque, el dron por si sólo podrá seguirnos a una velocidad aproximada de 40 km/h y a una altura máxima de 9 metros. Pudiese seguirnos desde una altura mayor, pero concuerdo con los fabricantes acerca de que mientras más altura menos detalle se tendría en la grabaciones, esto debido a que estaríamos más lejos de la cámara y esta perdería la oportunidad de grabar por ejemplo nuestras expresiones faciales.

Hablando de la cámara, en Lily Robotics han pensando muy seriamente en su importancia para un proyecto de este tipo, y han equipado al dron con una buena cámara de alta definición capaz de grabar a 1080 p y a 60 fps, por unos 20 minutos que es el rendimiento que ofrece su batería.

Lily quizás tenga un hardware sorprendente para el tipo de dron que es, pero lo que realmente llama la atención es su funcionamiento.

¿Cómo hace Lily para seguirnos a todas partes y no perderse en el camino?.

Lily usa una tecnología que combina posicionamiento por GPS y procesamiento de imágenes para rastrear a la persona, de igual forma cuenta con todo lo necesario para no perder el rumbo: acelerómetro, giroscopio, barómetro y tres cámaras. Una de estas cámaras es para grabarnos, de las dos restantes, una se encarga de rastrear a la persona que está grabando, y la otra apuntando hacia el suelo de forma tal que sirve de estabilizador.

Sin embargo el verdadero secreto de Lily es un pequeño rastreador que tendremos que poner en nuestro bolsillo o en la muñeca. Este componente está dotado de GPS y WiFi, atributos que utiliza para comunicarse con el dron y decirle nuestra posición.

Aunque Lily en parte tiene un funcionamiento autónomo, hay ciertas cosas que no puede hacer, y en estos casos deberemos hacer uso de su aplicación para smartphones para darle ciertas ordenes o jugar con alguna de las opciones que trae.Lily_dispositivo_rastreo

Un ejemplo de esto es que Lily no puede despegar o aterrizar por si sólo, para llevar a cabo estas acciones deberemos darle la orden a través de la aplicación. Una de las características más interesantes de las que podemos hacer uso, es de la opción de decirle que active la cámara lenta cuando nos estemos moviendo más rápido de lo normal o demos un salto.

otras de las cosas que no puede hacer Lily es esquivar objetos, su tecnología aún no le permite esto, por lo que olvidemos pedirle que nos siga a través de un parque con muchos arboles o por medio de muchos edificios.

En cuanto al aspecto económico, el precio en pre-orden (por tiempo limitado) es de que 500$ y se empezarían a enviar a partir de febrero de 2016, pero hay que tener en cuenta que si de verdad estamos interesados en el dron, valdría la pena aprovechar la oferta de pre-orden, puesto que luego de su lanzamiento oficial su precio pasará a ser de 1000$.

Lily viene a irrumpir en dos mercados que han estado teniendo mucho movimiento en el último par de años, los drones y las cámaras de acción deportivas son productos que están muy de moda actualmente y parecía inevitable que alguien decidiera unirlo en un único producto. Lily en este sentido es el primer dron que busca hacer eso, y de esta forma crear un nuevo mercado que bien podríamos llamar “drones de acción deportivos”.

A menos de un año para empezar su comercialización, todo indica que el proyecto está bastante avanzado, pero más le vale a Lily Robitcs no dormirse en los laureles porque, ya han salido rumores de que el gigante GoPro estaría pensando en algo de este estilo.

¿Qué te parece esta forma de fusionar los drones con las cámaras deportivas?, ¿lo ves interesante? ¡yo si!.