Además de presentar el nuevo Galaxy Note 4, Samsung también ha presentado hoy su nuevo accesorio, el Samsung Gear VR.

A simple vista, nos recuerda al rey de la realidad virtual, el Oculus rift, y no vamos muy desencaminados, y es que Oculus –recientemente comprada por Facebook– también está detrás de la fabricación de este dispositivo.

Imagen de The Verge
Imagen de The Verge

El Samsung Gear VR consiste en unas gafas de realidad virtual a las que acoplaremos nuestro Note 4, y aquí viene una de las mayores pegas, solo será compatible con el Galaxy Note 4. No podremos utilizarlo, por ahora al menos, con ningún otro smartphone ni siquiera de la propia compañía surcoreana.

Los que han asistido al evento de presentación, tanto en la IFA de Berlín, como en el evento de Nueva York, han podido disfrutar de un par de vídeos de demostración –un concierto de Coldplay y un vuelo sobre NY– y de lo que parece haber tenido más éxito, un juego de naves. El modo de control a priori parece sencillo. Nos moveremos por los menús y utilizaremos las aplicaciones con movimientos de nuestra cabeza y mediante una pantalla táctil situada en el lateral de las gafas, donde también estará el botón de retroceso, pero no nos parece demasiado cómodo el tener que llevarnos la mano a la cabeza cada vez que queremos realizar una selección.

A pesar de la que las valoraciones que nos llegan por ahora son bastante positivas, ya que hablan de una gran calidad de imagen y de que se logra una buena inmersión en la realidad virtual, también se han descubierto algunos aspectos a corregir en la Samsung Gear VR. Se habla de un peso algo excesivo, que puede llegar a ser molesto en ojos y nariz, también de que en ocasiones se empañan las lentes, y lo más preocupante, que solo posee un único ajuste de enfoque para ambos ojos, por lo que al ser difícil utilizarlo con gafas, a la gente con problemas de visión le costará mucho conseguir una imagen nítida.

Samsung tiene previsto que este nuevo dispositivo esté disponible para finales de otoño, todavía no conocemos a qué precio, pero la verdad es que la idea de una realidad virtual portátil, no nos parece muy útil –ni segura–, y es que estando ahí Oculus Rift, creemos que el Samsung Gear VR va a tener complicado hacerse un hueco en el mundo de la realidad virtual. ¿Vosotros qué opináis?