Samsung Galaxy A51, análisis con vídeo

Samsung Galaxy A51

Tenemos uno de los teléfonos más vendidos en lo que va de año 2020, y seguramente sea uno de los terminales más vendidos de todo el año. Además de esto, el Samsung Galaxy A51 puede ser el Samsung más vendido del año. No es una locura, y lo cierto es que es mi apuesta. Tiene una gran mezcla de condiciones. Una marca reconocida, tiene un buen precio y es un dispositivo bonito a la vista –diseño y pantalla–. Lo cierto es que son unas claves que nada más verlo hace que te guste, antes de empezar a analizar nada más. Samsung es la marca más reconocida de Android, y eso ayuda a entender este terminal. Es cierto que hace tiempo que no analizamos un gama media de Samsung, y las cosas han cambiado mucho desde entonces, pero seguimos en esencia encontrando muchas cosas parecidas.

Es un dispositivo que desde el primer momento entra por los ojos. Es bonito, en especial este color azul, los otros dos no están mal, pero creo que no llegan al nivel. La trasera tiene un patrón que le queda bien. La parte delantera está muy bien también, aunque los marcos no son todos iguales, la realidad es que son todos bastante pequeños. Y también el agujero de la cámara en pantalla. Todo muy limpio en ese frontal. Quizás lo único que llama la atención, es un pequeño reborde brillante en la cámara. Distrae un poco, y “ensucia” un frontal completamente limpio. En la mano es un terminal muy fino y ligero para su tamaño –solamente pesa 172 gramos–. En general la experiencia que nos ha dado el Samsung Galaxy A51 ha sido muy buena.

Samsung Galaxy A51
Foto de Ruben Ulloa | The Groyne

En estos precios no nos preocupa que esté fabricando en plástico, y menos si el plástico es de esta calidad. A la mano la sensación es buena, y podría pasar por un cristal sin dudarlo. El peso lo delata, pero todo lo demás lo cierto es que está muy bien fabricado. Es un dispositivo que se siente sólido. Quizás lo que menos me gusta, es que es muy grande, está bien optimizado su tamaño respecto a su pantalla, con una buena ocupación del frontal, pero es un dispositivo grande. Para mí por encima de 6 pulgadas se me empieza a hacer poco “cómodo”, aunque tengo claro que lo han exprimido al máximo.

Quizás hay un detalle en el uso que sí que me ha gustado menos que todo lo demás, y que además creo que es bastante habitual. Tenemos el control de volumen y el botón de desbloqueo en el mismo lateral. No suele ser la opción más cómoda, pero aquí Samsung ha optado por eso. Otro detalle positivo a tener en cuenta es el módulo trasero de la cámara, sobresale poco, está bien integrado y fabricado, y tiene un pequeño marco que lo protege si lo ponemos en una superficie, todo bien pensado y bien fabricado.

Pantalla

Samsung Galaxy A51
Foto de Ruben Ulloa | The Groyne

Para mí creo que es el mejor punto del todo el dispositivo. El panel del Samsung Galaxy A51 es muy bueno, y poco más se puede decir la verdad. Estamos delante de una pantalla de calidad, y además no necesitamos tasas de refresco altas, ni nada por el estilo, solo necesitamos un buen panel. Y aquí me entra una duda, no sé qué es mejor, si un panel bueno Super AMOLED a 60 Hz con estos colores, esta saturación, este brillo –máximo y mínimo– y estos ángulos de visión, o un panel con 90 Hz, y que sea “regular” en todo lo demás. Bueno, la verdad es que sí que sé la respuesta, dame un panel como el de este dispositivo y déjate de 90 Hz.

La verdad es que el rendimiento del panel ha sido muy bueno, es una gran opción, y Samsung ha elegido muy bien. Tenemos una pantalla de 6,5 pulgadas, con cámara en pantalla, una resolución Full HD+. La densidad de píxeles por pulgada que ofrece es más que suficiente, y como ya hemos comentado anteriormente, todo lo que tiene que ver con la calidad del panel es sobresaliente. Además Samsung ha decidido incorporar un modo de color natural, que hará que nos acerquemos más a los colores reales y nos alejemos de esos tonos saturados que tanto usa el fabricante –y tanto gustan–.

Cámaras

Samsung Galaxy A51
Foto de Ruben Ulloa | The Groyne

Aquí Samsung ha decidido montar un total de cinco sensores para hacer fotografías, aunque no los podremos usar todos. Por un lado tenemos una cámara delantera de 32 megapíxeles. En condiciones normales hace fotografías de 8 megapíxeles mediante pixel binning, pero también tenemos un modo “modo de grupo”, más angular que hace fotografías de 12 megapíxeles. En cualquiera de estos modos las fotografías no son malas, aunque sí que es cierto que tienen poca definición, y sorprende al ser un sensor con tantos megapíxeles de manera nativa. Las condiciones en poca luz son justas y en general tenemos una calidad aceptable para su rango de precios. Aunque para nada es espectacular, y creo que Samsung debería haber dado quizás algo más. El modo recorte es sorprendentemente acertado en algunas situaciones.

Además de esto tenemos cuatro sensores traseros. Uno principal de 48 megapíxeles, con el que haremos fotografías a 12 megapíxeles mediante pixel binning. Un gran angular de 13 megapíxeles. Nos encontramos un sensor macro de 5 megapíxeles y por último un sensor para retrato de 5 megapíxeles. Todo esto lo haremos con la aplicación de cámara de Samsung, una de las mejores para mí, por no decir la segunda mejor después de la de LG. Una aplicación intuitiva, con un par de gestos muy interesantes, y que tiene muchas opciones –y las expone de una manera muy clara–.

Rendimiento fotográfico

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La verdad es que el rendimiento en general me ha dejado frío. Las fotografías con buena luz y en buenas condiciones son correctas –incluso buenas– en cualquiera de los sensores. Tenemos buenos colores, buena lectura de la temperatura de color y el tono y un buen rango dinámico. Cuando la luz baja, aquí empiezan algunos problemas, no es nada grave, pero sí que notamos que le faltan algunas cosas. Primero, tiende a sobreexponer las fotografías, provocando imágenes con más ruido del necesario por capturar más luz. Después, ahí a veces, las fotografías tienen un tono algo raro, no es malo pero sí extraño, tienden al magenta en algunos casos. Aunque yo creo que lo peor es el empastado en las zonas de sombra, bajando mucho la calidad. El modo noche ayudará a mejorar un poco estos problemas, pero no siempre es suficiente.

Por otro lado, la cámara macro es un añadido interesante –aunque a mí personalmente me sobren las cámaras macro en los smartphones porque no les encuentro uso–. Tenemos una cámara de 5 megapíxeles que hace fotografías correctas con muy buena luz, y que da un buen rendimiento, aunque en rango de enfoque es muy pequeño. El recorte del modo retrato es correcto, aunque no será maravilloso en ninguna situación. El gran angular por otro lado, ha sido una sorpresa, en general tenemos una buena experiencia. Estas cámaras no suelen ser las mejores, y aquí nos ha gustado bastante. El smartphone cuenta con un modo de 48 megapíxeles, donde tendremos algunos problemas más que en el modo automático de 12 megapíxeles, menos rango dinámico y los colores son un poco menos reales.

Software y seguridad

Samsung Galaxy A51
Foto de Ruben Ulloa | The Groyne

La verdad es que no hace tanto tiempo pocos nos hubiéramos imaginado escribir un análisis hablando del software de un Samsung, y más de un Samsung de gama media como es este Samsung Galaxy A51 con valoraciones positivas. La realidad es que la capa de personalización del fabricante me gusta mucho, y tengo que reconocer que One UI en su segunda versión –aquí tenemos One UI 2.1– es una gran opción. Sigo prefiriendo la experiencia de Android stock, eso está claro, pero sí que tengo que reconocer que pocas veces podemos hablar tan bien de una capa de personalización. Samsung ha dejado atrás tiempos oscuros, y tenemos un gran software. Aunque está muy mal optimizado.

Tenemos bastantes añadidos, siempre donde van bien, y además, el terminal tiene detalles adaptados. El primero, y que me ha encantado, es que el teclado cuenta con un espacio blanco debajo, para “separarnos” del borde inferior. Parece una tontería, pero hace mucho más fácil usar el teclado. Son pequeños cosas, Samsung Edge, por ejemplo es otro detalle, los gestos de Android 10 personalizados para entender que nos es más cómodos. También tenemos unos ajustes muy bien estructurados, en general tengo que decir que me ha gustado todo. Solo hay un pequeño pero, algunas transiciones son “eternas” y después, algunos gestos laterales con menos desde la izquierda se hacen difíciles de distinguir.

Samsung Galaxy A51
Foto de Ruben Ulloa | The Groyne

A nivel de seguridad, ya no estamos tan contentos, de hecho, todo lo contrario. Tenemos desbloqueo facial con la cámara delantera, una cámara simple, con lo que eso supone a nivel de seguridad, siempre es menos segura una opción así que una con más datos biométricos –aunque para mí es suficiente–. El desbloqueo no es muy lento, pero tampoco tendremos una gran velocidad. Además la pantalla viene por defecto activada para subir el brillo en la pantalla de desbloqueo y así “iluminar” nuestra cara para que el smartphone nos veo, y está muy bien pensado a nivel de que la lectura sea más rápida, pero es incómodo para nuestros ojos la verdad.

Por otro lado, el sensor de huellas en pantalla es muy lento. Es cierto que es óptico, se enciende la luz verde, sale la animación, lee y después tiene otra animación y nos puede parecer que todo es más lento por esto, pero aún así, si todo esto estuviera optimizado el lector no sería bueno igualmente. A veces no consigues que lea la huella a la primera y hay que repetir. Esto supone que a veces te acabas cansando y optas por otras cosas. Quizás es el punto que menos me gusta de todo el hardware del dispositivo.

Rendimiento y autonomía

Samsung Galaxy A51
Foto de Ruben Ulloa | The Groyne

Especificaciones

  • Pantalla de 6,5 pulgadas Super AMOLED Full HD+ (1080 x 2400)
  • Cámaras traseras: cámara principal de 48 megapíxeles f/2.0, lente gran angular de 12 megapíxeles f/2.2, lente macro de 5 megapíxeles y lente de retrato de 5 megapíxeles
  • Cámara delantera: 32 megapíxeles
  • Dimensiones: 158,5 x 73,6 x 7,9 mm, 172 gramos
  • Procesador: Exynos Octa-Core 2,3 GHz + 1,7 GHz
  • Memoria: 4 GB de RAM
  • Almacenamiento: 128 GB de ROM + microSD
  • Batería: 5.000 mAh con carga revesrible
  • Sistema operativo: Android 10 con One UI 2 (actualizable a 2.1)
  • Conectividades: Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac 2,4G+5GHz, Bluetooth 5.0, ANT+, NFC y Jack de 3,5 mm

Sobre el papel el dispositivo no debería tener problemas de potencia, y en la realidad tampoco los tiene, lo que tiene son problemas serios de optimización. A veces el dispositivo simplemente se queda parado. Podríamos decirlo así. El terminal tiene la suficiente potencia como para no tener problemas en el día a día para hacer ninguna acción, pero en algunos momentos cuantos quieres abrir alguna aplicación concreta el terminal se ralentiza bastante. Es cierto que la última actualización de One UI, con la versión 2.1 ha mejorado algunos pequeños problemas, pero solo ha sido un “poco pulido”, sigue teniendo pequeños momentos de ralentización.

El Samsung Galaxy A51 después se muestra un dispositivo muy capaz. Podremos jugar a juegos bastante exigentes, podremos navegar sin problemas en Google Maps. Lo que evidencia aún más que es un problema de optimización. Quizás abres una aplicación y tienes que esperar unos segundos, pero a los 5 minutos puedes estar jugando al Asphalt 9 y tira sin problemas. Veremos si en las próximas actualizaciones Samsung consigue arreglar estos problemas.

Para finalizar hablar de la batería, con 4.000 mAh esperaba algo más, y si bien es buena, no destaca. El problema que tiene el terminal es que tiene rivales con 4.000 mAh que lo hacen mejor, y tiene rivales con más de esa cifra que lo hacen mucho mejor –garantizando dos días de uso–. Este nos podrá dar como mucho un día y media, para usuarios medios, lo que nos obligará a cargarlo con más frecuencia según los usos de cada uno. Veo muy difícil que casi cualquier usuario pueda llegar a los dos días, ya que el consumo en reposo es superior a lo que debería. Aún así, también digo, que pasar del día de uso es difícil, porque las 5 horas de pantalla las tenemos garantizados casi sea cual sea nuestro uso.

Conclusiones Samsung Galaxy A51

Por este precio actual –menos de 300 euros–, con esta pantalla y este diseño, tener un terminal Samsung que se parece tanto a todo lo Samsung y que resulta tan conocido en el software y tan cómodo en la mano, es una garantía de venta. El dispositivo me ha gustado mucho, tanto es así, que he comprado uno para un regalo a un familiar. Es un buen producto, y más a este precio. Está claro que no puede competir en algunas cosas con rivales del segmento, pero en otras no tiene nada que envidiar.

Las fotografías con buena luz, son muy buenas, la batería es correcta, la pantalla es una delicia, el diseño mola, One UI está mucho mejor. En general, todo nos gusta y por 289 euros que está en estos momentos en Amazon es una compra segura.

Samsung Galaxy A51
Foto de Ruben Ulloa | The Groyne

Está claro que no es un terminal perfecto. Sus problemas de optmización, su poca autonomía en relación a la capacidad de la batería o las fotografías en poca luz, harán que muchos no se animen a comprarlo. Lo entiendo perfectamente, pero tengo que añadir que este Samsung Galaxy A51 en la mano transmite algo que otros no, y eso solo se sabe cuando lo pruebas.

Samsung Galaxy A51

7.2

Diseño

8.0/10

Pantalla y sonido

8.0/10

Rendimiento y autonomía

6.0/10

Fotografía

6.5/10

Software y seguridad

7.5/10

Pros

  • La pantalla es realmente muy buena, por menos de 300 euros que ya lo podemos comprar, es difícil encontrar un panel mejor
  • La fabricación me ha encantado, cómodo dentro de lo que supone ese tamaño
  • One UI es un punto positivo, pese a que antes la capa de Samsung era un lastre

Contras

  • El dispositivo es bastante lento en general, se muestra perezoso
  • La batería está bien, pero podría ser mucho mejor con 4000 mAh la verdad
  • Detrás tenemos cuatro sensores, pero el macro y el de profundidad tienen poco uso en realidad

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.