Aunque no seas un fanático de los RPG, si estás en el mundo de los videojuegos habrás escuchado, y mucho, de Chrono Trigger. Este título fue desarrollado y publicado por Square Enix para la SNES en el año 1995. Desde el mismo momento de su salida los fanáticos del rol se volvieron absolutamente locos, y, tras probarlo 28 años después de su lanzamiento, entiendo el por qué.

Chrono Trigger, un título que parece de la presente generación

Una cosa es lo que yo te cuente o lo que puedas leer por ahí y otra lo que de verdad se siente jugarlo. Si tuviera que resumir mi experiencia con Chrono Trigger lo haría mediante la siguiente pregunta ¿¡Madre mía, de verdad lo sacaron hace 28 años!?

¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que, a pesar de que ya va a cumplir 3 décadas, el juego es absurdamente entretenido. Cuenta con una trama que envidian muchos de los grandes desarrollos actuales. Chrono Trigger aborda temas eternos e infalibles tales como: la esperanza, la avaricia, la amistad, el miedo, el valor y el honor.

Todo bajo un extremo y meticuloso cuidado de los detalles, con aventuras secundarias tan profundas y divertidas que te hacen olvidar por completo la línea principal de la historia. Los personajes están cargados de carisma y responden de formas muy graciosas ante las situaciones que se les presentan, te encariñas con ellos rápidamente.

El mapa no es gigante pero sí es lo suficientemente grande como para que logres olvidar las ubicaciones de algunos NPC. Pero uno de los sellos de Chrono Trigger y, por lo cual sigue manteniéndose vigente, es la capacidad que tienes de hacer viajes en el tiempo. En cualquier momento puedes dirigirte al cuarto de los portales e irte a la prehistoria, al presente o a un futuro postapocalíptico. Siempre buscando cambiar el curso de los acontecimientos para que la Tierra no sea destruida por un súper villano. Es uno de los primeros juegos en los que tus decisiones pueden cambiar el final (tiene más de 10 finales distintos).

¿Las gráficas? Jamás imaginé que la SNES diera para tanto. Y el complemento perfecto del apartado visual lo aporta el trabajo artístico de Akira Toriyama (sí, el mismo dibujante de Dragon Ball). Descubrir a un nuevo personaje y que de pronto salga un corto video ilustrado por Akira Toriyama en el que nos lo presentan, no tiene precio.

El sonido también ha sido muy cuidado, con decirte que al momento del lanzamiento oficial del juego, la cantidad de canciones y efectos sonoros que éste incluía no tenía precedentes.

En fin, Chrono Trigger es uno de esos pocos juegos en los que toda la crítica está de acuerdo en darle de los más altos puntajes. Se hace divertido de principio a fin, sin importar que haya llovido mucho desde su lanzamiento. Si no lo has probado, regálale unas cuantas horas de tu vida, te aseguro que valdrá la pena.