El mercado de los wearables se mueve entre varios factores, uno de ellos, quizás el que más determine su éxito o fracaso, es el precio. Pero además de ello, la calidad de construcción, y sobre todo, la cantidad de funciones que nos permiten para un tipo de uso determinado, son parte importante a la hora de que uno de estos pequeños y manejables productos puedan acabar en nuestra muñeca.

Una de esas empresas que está haciendo las cosas muy bien en el sector de wearables deportivos es sin duda algunas Garmin, fabricante conocido por su conocimiento de este mundo deportivo y que lo ha trasladado durante años a sus productos. Esta semana, con tres nuevas adquisiciones a su gama Forerunner.

Garmin Forerunner 230, 235 y 640, todas las características

Lo primero que destaca en lo que se refiere a funciones es la capacidad GPS de los tres dispositivos, que permite calcular distancias y valorar el ritmo del deportista, pero ahora además gracias al acelerómetro, contaremos con la funcionalidad de captar datoss relativos a estas mismas distancias pero incluso en interiores o en cintas de correr, algo sumamente útil ya que somos muchos los que hacemos ejercicio también dentro de nuestros hogares.

Como monitor de actividad, los datos de calorías y pasos serán recogidos cada día sin problema alguno, para posteriormente ser sincronizados con la aplicación de turno, Garmin Connect Mobile. El aviso de que hemos estado sin movernos más de una hora también es interesante para mantener nuestro cuerpo en movimiento, por ejemplo, si trabajamos en una oficina sentados o en casa.

LiveTrack es otra de esas aplicaciones que puede aportar un plus de valor, sobre todo de valor social, ya que permitirá que nuestros amigos o familiares vean las rutas que estamos haciendo o que ya hemos hecho.

Garmin Forerunner 230, 235 y 630, las principales diferencias

Las características anteriores, además del diseño de los tres dispositivos, serán factores comunes en todos ellos, pero hay otra serie de elementos que sólo encontraremos en algunos de ellos.

garmin forerunner

Así por ejemplo, el Garmin Forerunner 230 sería el más básico de los tres, aunque no por ello menos interesante, y no contaría en su versión más básica con un pulsómetro, un sensor de frecuencoa cardíaca que nos permitirá medir aún mejor nuestro rendimiento y valorar si hemos reducido el número de pulsaciones tras meses de carreras o debemos seguir haciendo algunos ajustes en nuestros entrenamientos. Algo que sí tendremos en el modelo 235.

Por último, el equipo más completo, el 630, cuenta con todo lo mencionado anteriormente, pero además cuenta con pantalla tactil para hacer más cómodo el uso de los datos y de los diferentes menús que tendremos a nuestra disposición, así como medición de la cadencia, oscilación vertical y el tiempo de contacto con el suelo. El nivel de estrés será uno de los puntos más interesantes que podremos medir con este Garmin Forerunner 630.

Precio y fechas de lanzamiento

Los tres dispositivos están disponibles desde este mismo momento. El primero de ellos, Forerunner 230, por 249 y 299 euros (pulsómetro); Garmin Forerunner 235 por 349 euros y, por último, el Garmin Forerunner 630, por 399 euros o 449 euros (con pulsómetro).

Precios más que interesantes si somos deportistas medios o avanzados, que requerimos de una herramienta perfectamente diseñada para seguir mejorando nuestros resultados, una inversión en salud, siempre que no lo llevemos al extremo, claro está.