bq Aquaris M4.5

Llevamos dos semanas probando el bq Aquaris M4.5, un terminal que nos está dejando un buen sabor de boca aunque cómo es habitual en dispositivos de precio contenido tiene algunos peros. Durante este tiempo siempre intentamos sacar los aspectos más destacados que podemos encontrar en los terminales, o los peores aspectos que encontramos, para que los usuarios –y posibles compradores– sepáis cuales son las virtudes y defectos de los terminales que probamos en The Groyne.

En este caso nos toca hablar de la autonomía del bq Aquaris M4.5, la realidad es que sus datos de 2.400 mAh, Android de manera nativa y una pantalla tan reducida, nos hacían pensar que este nuevo dispositivo de la firma española podía ser un terminal con una gran autonomía, y la realidad es que no es así, es una autonomía casi perfecta. Estamos en un punto en que siempre nos quejamos por la autonomía, siempre tenemos problemas, pero en este bq Aquaris M4.5, un usuario poco exigente, llega a los dos días sin problema.

bq Aquaris M4.5

Los datos de tiempo de uso de pantalla son increíbles, la captura que veis arriba es con el brillo máximo, sin automático, más o menos la mitad del tiempo, con brillo automático o niveles más bajos las 8 horas de batería para algunos usuarios no serán tan descabelladas. La realidad es que Android 5.1 Lollipop funciona bien en este sentido, el consumo en condiciones de reposo es bastante comedido, muy bajo la verdad, y al final el único elemento que genera un consumo alto es la pantalla.

El panel de tipo IPS con la tecnología Quantum Color+ consigue reducir los consumos, es un tipo de tecnología que reduce costes, tanto de fabricación como de uso, y la realidad es que una pantalla tan pequeña –4,5 pulgadas parecen de otra década–, con una resolución tan justa, quizás el único problema de esta pantalla, hacen que el terminal, si nos ceñimos únicamente a pruebas de pantalla con reproducción de vídeo, pueda pasar de las 10 horas de pantalla sin ningún problema. Si lo usamos en condiciones normales, con Wi-Fi, redes 3G/4G, Bluetooth y los servicios habituales, las 6 horas de pantalla nos las suele dar, y eso con más de 40 horas de uso continuas. ¿Ya tenemos dos días asegurados? Muchos de vosotros sí.