El Samsung Galaxy S6 Edge también se dobla «bajo presión», ¿un nuevo #bendgate?

Hace unos meses, con la salida del iPhone 6 Plus, una serie de vídeos y noticias corrieron por internet como la pólvora, el nuevo dispositivo móvil de Cupertino, el mejor que habían sacado hasta la fecha se doblaba. La respuesta fue bastante sencilla por parte de muchos amantes de Apple, es normal que se doble si la gente no lo sabe usar.

Aunque muchas veces no te puedes fiar de los problemas que dice la gente por internet porque no siempre se usan los gadgets de manera correcta, vimos algunos vídeos donde el teléfono se doblaba con la presión de dos manos, en un pantalón de un bolsillo y en más situaciones poco habituales para nuestro día a día. En aquel momento se vieron más vídeos sobre otros smartphones de gama alta, y si bien casi todos se doblaban, muchos de ellos, recuperaban su posición, a diferencia del iPhone 6 Plus, el metal es un material al que le suele suceder eso, si lo doblas, queda en esa posición, el plástico tiende a recuperar su forma.

Hoy vemos un vídeo en el que el Samsung Galaxy S6 Edge y el HTC One M9 se enfrentan al iPhone 6 Plus, como siempre, todo depende de la persona que da la información, y mi pregunta antes de empezar es, ¿por qué no se usó el Samsung Galaxy S6? Está claro que en el Samsung Galaxy S6 Edge, ese cristal curvo que trabaja en perpendicular al efecto de doblado iba a romper antes que nada.

En el vídeo podemos ver varias cosas, el iPhone 6 Plus y el Samsung Galaxy S6 Edge se doblan a unos 100/110 libras, más o menos unos 45/50 kg, la principal diferencia es que el Samsung Galaxy S6 Edge rompe su pantalla por el lado curvo. También se ve en el vídeo que el iPhone 6 Plus antes de eso ya se dobla levemente, y es probable que en ese punto siga doblado aunque dejemos de aplicar fuerza –el famoso #bendgate–. En estos dos casos los dos dispositivos siguen funcionando.

El primero de los tres dispositivos que deja de funcionar es el HTC One M9, que con 120 libras, unos 55 kg, rompe por el botón de encendido y apagado, dejándolo inservible. El Samsung Galaxy S6 Edge rompe a 150 libras, unos 68 kg y el iPhone 6 Plus llega al punto de rotura a las 180 libras, algo más de 80 kg. Como podemos ver, el iPhone 6 Plus parece ser el más duro de todos, él que más tarda en ser inservible, aunque es cierto que al ser el más delgado es el primero que muestra esas primeras dobleces. Parece que tendremos #bendgate para rato.

PD: sigo queriendo ver el Samsung Galaxy S6 en esta comparativa, sería de esperar que funcione mejor que el Samsung Galaxy S6 Edge, aunque en estas cosas, nunca se sabe.

The Verge | Samsung Galaxy S6 Edge bends under same weight as Apple’s iPhone 6 Plus

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.