Energy Phone Colors, ¿podría usar un smartphone de 60 euros como mi dispositivo habitual?

Antes de nada me gustaría poneros en situación, soy un usuario de smartphone de gama alta, pero pruebo dispositivos de diferentes gamas por razones laborales, aunque nunca había probado un smartphone de 60 euros como este Energy Phone Colors, y menos ahora que estoy acostumbrado a la gama premium de Android, mis dos últimos terminales han sido el LG G2 y el actual Samsung Galaxy Note 4. Esto quiere decir que estoy acostumbrado a tener muchas experiencias de usuario diferentes, y que tengo unas necesidades con el móvil que uso como dispositivo principal relacionadas con mi actividad profesional como blogger, que no siempre son fáciles de cubrir con la gama media, y quería saber si con la gama de entrada podía, y así contaros a vosotros mi experiencia.

En este caso el Energy Phone Colors es un dispositivo de gama muy baja, puede ser uno de los smartphones actuales de precio más contenido, en concreto hablamos de un dispositivo que tiene de precio de venta al público de 60 euros, con todos los recortes que eso conlleva. El primero es el tamaño, abandonar un phablet o un dispositivo de más de 5 pulgadas –llevo dos años por encima de ellas– y volver a un terminal de 4 pulgadas como el Energy Phone Colors es muy difícil. El uso se hace sencillo, de eso no cabe duda, podemos usar el terminal de una manera muy cómoda con una mano, pero perdemos muchas otras cosas.

Energy Phone Colors

El apartado multimedia, ver vídeos, leer artículos en los lectores de feeds o contestar a correos, se hace muy complicado, no es imposible, pero la pérdida de tamaño es un pequeño inconveniente. Algunas otras cosas, como revisar contenido desde WordPress, se ha vuelto imposible, tienes que tener mucha paciencia y necesidad de hacerlo para que realmente lo hagas, además de la pantalla pequeña, viene el siguiente apartado, un rendimiento mejorable.

Si bien es cierto que el Energy Phone Colors me sorprendió gratamente porque es capaz de mover Android 4.4 KitKat de una manera más que correcta, está muy lejos de la experiencia de usuario que ofrecen el LG G2, el Samsung Galaxy Note 4 o un gama media como el Motorola Moto G. Podemos realizar la mayor parte de acciones del día, si usas el smartphone para WhatsApp y poco más, te llegará, si necesitas ir un paso más allá, lo tendrás difícil.

Energy Phone Colors

Dejando atrás sensaciones en la mano, está claro que hay un paso enorme de calidad de un dispositivo a otro, lo que más me ha sorprendido para mal, ha sido la pantalla. Con una resolución suficiente, un brillo que parece aceptable, pero en el exterior es imposible de usar, y unos colores bastante bonitos, lo cierto es que los ángulos de visión son inexistentes, una de las sensaciones más raras que he tenido con una pantalla, vale que es probable que haya probado los mejores ejemplos de pantallas de las últimas generaciones, pero una pantalla que solo se puede ver «desde arriba» porque cuando la ves desde un ángulo un poco orientado hacia la parte de abajo de la pantalla pierde todo el contraste y el color, es muy raro.

En la cámara no esperaba nada, como aficionado a la fotografía cuando creo que va a ser un día para inmortalizar llevo mi cámara DSLR, así que en este sentido, para alguna cosa puntual, la cámara me ha servido, eso sí, tampoco he tenido la necesidad ese día concreto de exprimirla mucho, lo cual seguramente cambiaría mucho mi apreciación sobre el apartado fotográfico de este Energy Phone Colors.

Energy Phone Colors

En definitiva un terminal muy justito para el día a día de un usuario habitual de gama alta, pero que es capaz de realizar las tareas más básicas y con el cual he sido capaz de convivir unos días sin grandes problemas.

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.