Samsung Galaxy S5, ¿qué has hecho con la optimización en Android 5.0 Lollipop?

Hace unos días que Android 5.0 Lollipop está rondando por los Samsung Galaxy S5 del mundo, por sorpresa para muchos la verdad, ya que ha recibido la ansiada actualización a la piruleta antes que el nuevo tope de gama de Samsung, el Samsung Galaxy Note 4. Una actualización en la que podemos ver las intenciones que tiene Samsung a la hora de realizar su siempre discutida adaptación de Android, con la capa TouchWiz por el medio.

Hablando del diseño podemos decir que estamos delante de una capa que tiene un aspecto bonito, poco a poco Samsung ha ido limpiando de «cosas» su personalización y eso sin duda ayuda a tener una mejor experiencia de usuario, tiende poco a poco a la idea de Android nativo que tiene Google y que tanto gusta a los amantes del sistema operativo del gran buscador, eso sí, aún queda mucho camino por recorrer.

Samsung Galaxy S5 Android 5.0 Lollipop

Las primeras impresiones son buenas, el sistema tiene un aspecto muy bonito, la mezcla de algunas cosas de TouchWiz y los nuevos detalles de Android 5.0 Lollipop, quedan muy bien, bonitos y por primera vez empieza a parecer que la personalización de Samsung tiene cierto sentido y coherencia consigo misma y con el propio sistema operativo, las incoherencias de menús hechos por Samsung y otros con Android nativo se va dejando poco a poco atrás y tenemos una experiencia de usuario conjunta.

Después de este pequeño momento de euforia viene la realidad, lo mal que funciona el Samsung Galaxy S5 con Android 5.0 Lollipop. Cuando las cosas funcionan bien, funcionan bien, y soy el primero que lo valora, pero un smartphone que aún no tiene un año de vida y era un gama alta, no puede ir así de mal por mucha actualización que haya sufrido. Antes de restaurar de fábrica el terminal, no todo el mundo tiene porque saber hacerlo o tener las ganas de hacerlo, la experiencia de usuario era nefasta.

samsung-galaxy-s5-lollipop-2

El terminal según está después de la actualización, sin restaurar ni hacer nada, tiene un lag horrible, y no solo eso, además de un rendimiento que está –muy– por debajo de terminales como el LG G2 con Android 4.4 KitKat o del Motorola Moto G del 2013 con Android 4.4 KitKat, la batería es un auténtico desastre, en una noche y una mañana de uso, todo eso con menos de hora de pantalla y conexión a una red Wi-Fi, el terminal no tiene batería.

Una vez restaurado de fábrica tampoco os penséis que la cosa va mucho mejor, es cierto que el rendimiento de la batería ha mejorado, pero en lo que a la velocidad del sistema se refiere no estamos delante de nada maravilloso, el LG G2 sigue siendo más rápido en gran parte de las acciones, con algunas pruebas como abrir aplicaciones, entrar en los ajustes o simplemente navegar por el sistema, vemos que el Samsung Galaxy S5 con Android 5.0 Lollipop sigue estando un poco por detrás del LG G2, no es aquel desastre previo a restaurar de fábrica, pero sí que encontramos un teléfono que no funciona como debería.

Samsung Galaxy S5 Android 5.0 Lollipop

Esperemos que en las próximas actualizaciones del sistema el fabricante coreano se ponga las pilas y consiga una optimización a la altura del terminal, porque ofrecer un rendimiento tan pobre no tiene nombre en un gama alta, y casi obligan a restaurar datos de fábrica, algo que no todos los usuarios pueden estar dispuestos a hacer.

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.