Quantum Dots Display

Por todos es sabido que la industria de la electrónica y audiovisuales avanza a un ritmo vertiginoso. Son muchas las novedades que se anuncian cada año, algunas de las cuales cuajan y se convierten en realidad y otras se guardan en el baúl de los recuerdos ya sea para retomar en un futuro o simplemente porque no tienen su hueco en la historia. Uno de estos avances que desde The Groyne creemos que formarán parte del primer grupo y marcará una época es la tecnología quantum dots, literalmente puntos cuánticos, que como hemos podido comprobar en el pasado CES 2015, ya son el presente sobre el que trabajan las grandes empresas como LG o Sony.

¿Qué son los Quantum Dots y que nos ofrecen?

Los quantum dots no son más que nanocristales – aproximadamente miden diez nanómetros de diámetro -, construídos a partir de materiales semiconductores y que gracias a este tamaño tan reducido, poseen ciertas propiedades cuánticas – brillan y emiten una amplia gama de colores -. En el ámbito que nos concierne a nosotros, los quantum dots nos ofrecen la capacidad de absorver luz de frecuencias cortas para después emitirlas como frecuencias largas, como si de un simple filtro se tratase.

Realmente el mecanismo de funcionamiento es similar al de las pantallas OLED aportando mayor precisión que estas y un ahorro considerable en los costes de fabricación – los semiconductores que forman los puntos cuánticos son inorgánicos, es decir, requieren una menor inversión – lo que convertirá dicho ahorro en un aspecto diferenciador; conseguiremos pantallas de muy alta calidad con consumos menores – decisivo a la hora de implantarlo en la telefonía móvil – y a un precio mucho más asequible de cara al público que hará que el usuario se decante casi con total seguridad por estos paneles frente a otros que, a pesar de su diseño más maleable y en muchas ocasiones mayor espectro de color, se encuentran a precios fuera de mercado.

Quantum Dots Display Comp

Está claro que hablamos de una tecnología todavía en desarrollo, con muchos aspectos por pulir como la escalabilidad, indispensable a la hora de adaptar los quantum dots a pantallas de gran tamaño, pero que tiene un futuro a corto plazo más que prometedor ya que algunas empresas como la coreana Samsung han abandonado sus proyectos con tecnología OLED para apostar por los nanocristales, lo que llevará esta tecnología a muchos hogares del mundo.