bq

La compañía bq hace tiempo que se ha implantado en nuestras vidas, lo cierto es que la empresa española es una de las que más venden en nuestro país por una serie de razones bastante claras, cumplen con las expectativas y ofrece una experiencia de usuario que satisface a los compradores que buscan un dispositivo sencillo y no son muy exigentes, a un precio contenido. Algunos de los últimos modelos presentados de su familia Aquaris, aunque siguen usando MediaTeK como procesador, han decidido incorporar el modelo más potente de la compañía china, el octa-core a 2 GHZ –la bq Aquaris E10 es la última en usar este procesador–.

La pregunta es, ¿es malo usar MediaTeK como procesador? La respuesta inmediata es no, evidentemente los procesadores más potentes de la firma china consiguen un buen rendimiento, y como ya hemos visto en el análisis del bq Aquaris E4 o el de la bq Edison 3, los quad-core también consiguen un funcionamiento más que correcto, pese a que en algunos momentos tiene algunas pequeñas ralentizaciones.

Aunque ya habíamos visto una tableta de la firma española con un procesador de otra compañía que no fuera la china, en concreto un Intel, se trataba de una tableta con Windows la cual por temas de compatibilidad tuvo que usar un procesador diferentes.

¿Qué puede aportar usar otros procesadores? Aunque en números gordos parece que no aporta nada, está claro que los procesadores de Qualcomm o Intel tienen un mejor funcionamiento y, desde la experiencia que he tenido, en el uso intensivo una mejor optimización del consumo –aunque MediaTeK también ha mejorado eso bastante–.

Los drivers se pueden liberar más rápido para posibles actualizaciones

Los dos últimos dispositivos presentados por la firma española montan procesadores de diferentes marcas, la bq Edison 3 mini o el bq Aquaris E5 4G –el cual ya tenemos para realizar un análisis– usan respectivamente un Intel Atom Z3735F y un Qualcomm Snapdragon 410 de 64 bits. Dos saltos de calidad bastante importantes, sobretodo en el bq Aquaris E5 4G que se sitúa por encima de la gama media con un nuevo procesador que puede ser la mejor opción en terminales que rondan los 200 euros.

Además el salto a Qualcomm e Intel puede provocar que la compañía española disponga antes de drivers para actualizar a futuras versiones de Android, uno de los problemas asociados que tuvieron al utilizar un procesador MediaTeK en algunos dispositivos anteriores como la primera generación de los Aquaris. En definitiva, lo que para el usuario más básico y que no busca un dispositivo mucho más allá que un gama media, puede ser un cambio poco importante a corto plazo, pero para usuarios más exigentes –y puede que también a largo plazo– este cambio puede ser muy importante, sobretodo si marca el nuevo rumbo de la firma española.