iPad mini 3

Si no me conocéis mucho partiré diciendo que soy usuario habitual de Android, pero como buen editor de The Groyne, me gusta valorar la tecnología según lo que aporta al usuario más allá de mis gustos personales o preferencias. En este caso, me apetece contar una serie de detalles que pienso sobre el iPad mini 3. Antes de nada decir que me parece una buena opción dentro del mercado de tablets, pocas cosas mejores se pueden encontrar, ¿pero es realmente innovación?

Como suele suceder con casi todo lo que presenta Apple, este iPad mini 3 será un éxito en ventas, sus cifras se contarán en millones y será uno de los modelos de tablets más usados del mundo, las cifras que manejaba Apple ayer durante su evento así lo decían, pero no me comeré estas palabras intentando decir que la empresa de Cupertino intenta vender como innovación algo que no lo es.

Si echamos un vistazo a las especificaciones de este nuevo producto de Apple, tenemos un iPad mini 2 –también conocido como iPad mini Retina– con Touch ID, no va más allá de eso aunque a veces Apple intente parecer que sí.

iPad 3 mini

Hablando del hardware tenemos un producto clavado al iPad mini Retina –a excepción del Touch ID– y eso lleva asociada una cosa, este iPad mini 3 no es igual en su interior al iPad Air 2. Esto lo convierte en un producto de segunda línea dentro del catálogo de Apple, justo por detrás del ya mencionado iPad Air 2 y de los nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus. Pese a este cambio de situación y contar con un hardware ya usado por Apple en el 2013, y puede que algunos componentes antes por algún otro fabricante, tenemos un precio de gama alta dentro de las tabletas de pequeño tamaño.

Es cierto que por rendimiento tendremos un producto que funcionará como el mejor, una pantalla con una calidad excelente y un diseño que está en el top de todas las tablets del mercado. Como veis el producto me gusta en general y me parece una tableta interesante, pero venderlo como innovación me parece una gran mentira que se debería controlar. Los otros cambios que podemos enumerar son, la posibilidad de escoger un color más, ahora existe el modelo “Gold y la inclusión de iOS 8.1 como sistema nativo, sin la necesidad de actualizar nada.

El mejor punto que tiene este nuevo iPad mini 3, es que el iPad mini 2 sufre una bajada de precio, en concreto hasta los 289 euros, exactamente 100 euros menos que el iPad mini 3, pagamos 100 euros por un Touch ID. El usuario que no esté enterado se creerá que estamos ante un producto diferente y mejor, pero no es así, cada usuario debería ser consciente de qué producto está comprando pero la filosofía del iPad mini 3 de intentar aparentar una cosa que no es, lo último de lo último de Apple, llama la atención y no para bien. En definitiva, este cambio de producto hace que el iPad mini 2 pase a ser la mejor opción del mercado en las tablets pequeñas.

Comprar un iPad mini 3 de 16 GB por unos 389 euros o comprar un iPad mini 2 de 32 GB por 339 euros… yo lo tengo claro, me ahorro 50 euros, tengo mejor hardware –más memoria es mejor hardware y para mí más importante que el Touch ID– y me llevo el iPad mini 2. ¡Adiós iPad mini 3!