Puede que los más nuevos del lugar, en esto del mundillo de los videojuegos, estén pensando: ¿Qué pretende decir este carca con ese título?, yo también presiono el botón start para comenzar a jugar. Pobres ilusos, os digo yo, con todo mi respeto por supuesto, pues no me libro del mal que asola a nuestro mundillo y sobre el que ahora os hablaré, haciendo un poco de abuelo batallitas.

Empecemos pues por dirimir el motivo de mi pregunta en el título de este artículo. Hubo un tiempo en el que la expresión press start tenía absoluto sentido, pulsábamos el botón y ya nos encontrábamos en plena acción, dando saltos, aplastando champiñones, disparando a hordas de agresivos atacantes aliens, y ese infinito etc. de situaciones y experiencias que los videojuegos nos pueden otorgar con pasmosa facilidad. A lo sumo, debíamos elegir el nivel de dificultad, o si queríamos jugar nosotros solos o con un amigo, ese era todo el trámite que nos separaba de la inmediata diversión.

En la actualidad esta famosa expresión videojueguil puede que ni aparezca, o solo sirva para desechar una pantalla de título absolutamente inútil y dar paso a un extenso menú lleno de opciones, que además seguramente desemboque en otra ristra de preferencias que seleccionar, y así ad infinitum, logrando que esa “partidita rápida” que íbamos a echar antes de cenar se torne en diez minutazos o quince, entre cargas, menús de dificultad y de selecciones, eso ya sin meter el tema de los tediosos tutoriales que sustituyen a los hermosos manuales de juego que antes nos agraciaban al abrir cada caja de un videojuego, llenos de ilusión.

comparación menús inicio antiguos y nuevos
comparación menús inicio antiguos y nuevos

Como decía al principio, los más nuevos del lugar ni siquiera se den cuenta de lo que suponía comenzar a disfrutar con tan solo pulsar un botón, a los pocos segundos de haber pulsado el botón de encendido en la consola, pero eso no quita que sea un gran mal, que parece acrecentarse cada día, ya no solo son menús dentro de los juegos, si no, que además el tema de los perfiles y subopciones con las que las nuevas consolas van llenando la “experiencia de juego” hace que comenzar una partida sea más tedioso aun. Si nos ofrecen muchas más opciones, pero ¿a qué precio posibilidades/diversión?, a mi especialmente no me compensa cuando quiero jugar offline con unos amigos y sólo pretendemos divertirnos rápidamente.

Habría que hacer un inciso aquí para contemplar un hecho que corrobora todo lo dicho de forma absolutamente incontestable. El botón Start ha muerto, si, así es amigos, las consolas de nueva generación, PlayStation 4 y Xbox One ya ni siquiera incluyen algo tan clásico y obsoleto. En su lugar un botón que reza opciones o un símbolo que indica “menú” acompañan los controladores de sendas consolas, dando a entender, como bien decía lineas atrás, que al pulsarlos, nos daremos de bruces con los abruptos arboles de posibles opciones en los que perder nuestro tiempo. En la pantalla de comienzo simplemente nos dirán que pulsemos el botón A o X según el sistema.

Sí que existen juegos que mantienen la esencia de la vieja guardia y nos llevan apresuradamente a una vorágine de diversión desenfrenada. Curiosamente esos juegos suelen llenar los circuitos de los ordenadores compatibles, y en menor cantidad de las consolas en forma digital. Hablo de los cada vez más populares juegos independientes o indies –a la espera de que se le encuentre un mejor nombre–, los cuales muchas veces respetan esa inmediatez buscando que solo tengamos que tomar el control y despreocuparnos de extensos tutoriales, pesadas ramificaciones de menús, etc. y llevándonos al grano, ya sean juegos creados con píxeles cuales puños como “Super Meat Boy” o grandes obras de última generación como “The vanishing of Ethan Carter”, demostrando que no es excusa un gran apartado técnico o tener un tremendo juego detrás para negar al jugador el poder disfrutar con inmediatez de la experiencia de juego.

presiona start y diviértete
presiona start y diviértete

Así que respondiendo a la pregunta inicial, el Press Start se ha convertido en un mero tramite para poder mantener la pantalla del título en pantalla hasta que el jugador decida comenzar el proceso de logueo de cuenta, selección de modos, dificultades y toda la ulterior parafernalia de nuevas opciones modernas que ya hemos comentado. Una frase con un significado en peligro de extinción, pero que cada vez que se cumple en la forma en que fue concebida, a mí me ilumina los ojos, me genera una sonrisa y me hace saber que voy a disfrutar con casi total seguridad de lo que prosigue a pulsar tan olvidado botón. ¿Creéis que está bien la evolución que han tomado los juegos en ese aspecto? ¿Desearíais que aun cualquier juego no requiriera de cinco minutazos para comenzar a disfrutarlo?