Samsung Galaxy Alpha o cómo intentar hacer algo que no te sale natural

Después de meses creando un hype tremendo sobre el Samsung con acabados metálicos, hace unos días con una gran sorpresa y una presentación inexistente, la firma coreana nos presentó su Samsung Galaxy Alpha. Ese tan deseado terminal con acabados metálicos nos ha dejado algo fríos por sus prestaciones, inferiores a la gama premium actual de Android y por un diseño que es algo «extraño». Diferentes factores hacen de este Samsung Galaxy Alpha una incógnita respecto a cómo se va a posicionar en un mercado tan completo o qué verán los consumidores en él, por eso intentamos hablar de algunos rasgos característicos que tiene este nuevo smartphone premium de la firma coreana.

El metal pasa a ser importante, pero no se sabe usar

Samsung Galaxy Alpha

Sin duda una de las críticas que más recibe Samsung terminal tras terminal vienen encaminadas por el uso de materiales «de baja calidad» –ojo el plástico del Samsung Galaxy S5 tiene un nivel de elasticidad espectacular–. En este caso estaban buscando hacer frente a esas críticas ofreciendo un chasis metálico. El terminal cuenta con una estructura metálica interna que se muestra al exterior en los laterales, pero que tiene un pequeño defecto en la tapa trasera y es que sigue siendo plástico.

[pullquote]La línea de diseño es la misma y el plástico sigue estando ahí[/pullquote]

La revolución necesaria era mayor, ya puestos a buscar algo tan diferente, prueba. Como se suele decir, boceto con papel en blanco. Aquí Samsung ha tenido miedo al problema conocido por muchos profesionales del mundo del diseño, «el miedo al papel en blanco» y han diseñado este Samsung Galaxy Alpha desde una base previa. Las líneas de diseño son idénticas a las del Samsung Galaxy S5 pero parte de un punto muy diferente, algo que sin duda es un problema de diseño serio, paso al frente en materiales, pero no todo lo acertado que nos hubiera gustado.

Luchar contra el iPhone en vez de hacer un dispositivo con personalidad

Este es sin duda el gran punto negativo y la base de la que ha partido todo el dispositivo. No es tanto el uso del metal o poder ofrecer una experiencia de diseño con mejores materiales, sino que se quería pelear con Apple y su iPhone con un terminal similar, algo que nunca han necesitado para ser los reyes de Android, ¿nervios?. En este Samsung Galaxy Alpha han buscado un dispositivo más compacto –hasta aquí no hay ningún problema– y además con una delgadez extrema –algo que repercute de una manera enorme contra la capacidad de la batería–, estas eran la únicas obsesiónes sin tener en cuenta la realidad. Viendo las especificaciones de este dispositivo y su diseño, lo primero que llama la atención es su tamaño compacto y una batería de solo 1860 mAh. Además parece que el empleo del plástico en la tapa trasera –idéntica a la del Samsung Galaxy S5– parece derivado de la necesidad de mantener esa delgadez, y no aumentar el grosor, pero a ver… ¿esto era un dispositivo de metal o no? Parece que lo que ofrece y lo que se necesita en un smartphone no era importante, sino «buscar un mata iPhone» ofreciendo lo más parecido posible.

Samsung Galaxy Alpha Grosor

Apple se puede permitir el lujo de utilizar capacidades de batería inferiores a Android, ya que iOS tiene una mejor optimización del consumo energético, pero viendo los terminales actuales, la autonomía que se presupone a este Galaxy Alpha va a ser demasiado justa. Para mejorar eso, uno de los primeros cambios en el hardware ha sido modificar una pantalla de calidad Full HD que suele ser lo habitual en la gama alta, a una en HD.

Otro de los puntos que han tocado para mejorar esa autonomía –y también derivado porque quieren seguir potenciando sus procesadores Exynos– es el procesador. Este Samsung Galaxy Alpha monta un octa-core que con dos grupos de cuatro procesadores, un grupo con un quad-core a 1,8 GHz y la tecnología Cortex-A15 –el músculo del dispositivo– y el otro grupo otro quad-core a 1,5 GHz y tecnología Cortex-A7 con un bajo consumo energético. Veremos si al final es suficiente esta innovación para ofrecer una autonomía suficiente.

Y ahora… ¿realmente es tan malo el Samsung Galaxy Alpha?

Samsung Galaxy Alpha

Pues claro que no, las cosas son fáciles de decir, pero al final mientras no sepamos la experiencia de usuario real que nos puede ofrecer no podemos juzgar. Como ya hemos comentado el procesador va a reducir el consumo energético, la pantalla AmoLED con unas dimensiones inferiores a las actuales y con menos resolución nos dará una autonomía superior a la esperada. Si intentamos ver este dispositivo como un gama media/alta y su precio se sitúa en los 500/600 euros –todos sabemos que es mucho, pero son 100 euros menos que los flagship en su lanzamiento, y ya bajará– podemos valorar que se trata de algo mejorable, pero lo suficientemente interesante.

En definitiva, quizás el Samsung Galaxy Alpha es un buen dispositivo y no dudo que los compradores quedarán contentos con lo que les va a ofrecer, pero su manera de llegar al punto final de diseño y sus movimientos, así como la base de diseño de la que parte tan parecida al Samsung Galaxy S5 y peleando por ser un «mata iPhone», hacen de este nuevo smartphone premium de Samsung un terminal que necesita buscar su sitio.
Samsung | GALAXY Alpha

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.