Todo lo que tenga que ver con la Segunda Guerra Mundial y, en especial, con los símbolos nazis, resulta muy controversial en Alemania. Hasta hace poco, las esvásticas estaban totalmente prohibidas por la ley al tratarse de elementos que identificaban a “organizaciones inconstitucionales”, sin importar el uso que se le dieran.

Recientemente el gobierno alemán ha anunciado que serán más permisivos con esta ley, y que permitirán utilizar este tipo de símbolos siempre y cuando sea con fines “socialmente adecuados”. Eso implica que videojuegos podrán volver a exhibir todos los símbolos nazis, ya que se considera que tienen un propósito artístico.

La medida es anunciada luego de un acalorado debate que se dio en Alemania por el videojuego “Wolfenstein II: The New Colossus”, el cual se desarrolla en un universo alterno en el que Hitler y amigos salieron victoriosos de la Segunda Guerra Mundial.

En la versión del juego comercializada en Alemania, las esvásticas se reemplazaron con símbolos triangulares y el bigote de Hitler inexplicablemente se removió digitalmente. Como si eso cambiara la historia.

Otros videojuegos afectados por la ley contra los símbolos nazis

Wolfenstein II: The New Colossus no es el único caso de este tipo. Otros videojuegos como “Call of Duty: Black Ops”, “South Park: The Stick of Truth” e “Indiana Jones and the Last Crusade” ni siquiera pudieron ser comercializados en el país.

El Cuerpo de Autorregulación de Software de Entretenimiento (USK) dijo que, a pesar de que la ley no será modificada, será interpretada a partir de ahora de una nueva forma. Esto quiere decir que los videojuegos, de la misma manera que como lo han sido las películas, serán tratados ahora como trabajos de arte.

Este tipo de medidas carecen un poco de sentido. Que en los videojuegos no se puedan mostrar símbolos ofensivos del pasado no va a alterar para nada el curso de los acontecimientos, así que bravo por el gobierno alemán.