Facebook Messenger, Instagram, Whatsapp, Snapchat, y pare usted de contar. En todas y cada una de las redes sociales los emojis tienen un papel protagónico. Y a pesar de que los usamos todos los días, ignoramos el origen de estos expresivos compañeros ictéricos. En este post te cuento brevemente la historia de los emojis.

La historia de los Emojis está íntimamente ligada a Japón

Como te habrás podido imaginar por el nombre, los emojis nacieron en Japón. En el año 1995, la operadora móvil japonesa NTT incorporó a algunos de sus móviles el símbolo de un corazón, tras la buena respuesta por parte del público, decidieron ampliar la oferta. Aquí aparece Shigetaka Kurita, a quien le fue encargada la misión de crear estos nuevos caracteres.

Shigetaka ideó 176 caracteres de 12×12 pixeles, inspirados en el manga, en el kanji (sinogramas utilizados en la escritura del idioma japonés), y en señales de tránsito chinas. ¿Y el nombre? Emoji es una combinación de dos palabras japonesas, por un lado tenemos la ‘e’ que significa ‘imagen’; y ‘moji’, que significa ‘letra’ o ‘carácter’.

Como consecuencia de que la historia de los emojis está ligada al país del sol naciente, muchos de estos caracteres representan aspectos propios de esa cultura. Por ejemplo, el diablito rojo que habrás utilizado en muchas oportunidades (quizá con fines pecaminosos), es conocido en Japón como Namahage, y no es más que un demonio que baja en año nuevo de las montañas a llevarse a los niños de los pueblos que no obedecen a sus padres.

Otros ejemplos claros son esos tres emojis de monos, de los cuales uno se tapa los ojos, otro la boca y el tercero las orejas. Derivan del proverbio japonés que dice «No ver el mal, no oír el mal, no hablar el mal». De hecho, en un santuario al norte de Tokio hay tres esculturas bastantes similares a estos simios.

Para conocer el resto del significado de los emojis, te invitamos a entrar a emojipedia, un sitio que tiene toda la información adicional que puedas requerir.

Si los emojis hubiesen sido creados en tu país ¿qué tendrían de especiales?