Netflix es una de las empresas más prolíficas de entre todas las relacionadas con el entretenimiento. Una de las razones radica en que no para de añadir contenido, bien sea de producción propia o comprado a terceros. Y a pesar de las enormes ganancias que genera la compañía, cada vez son más los usuarios que disfrutan de sus servicios sin pagar ni un centavo. ¿Cómo lo hacen? A través de las cuentas compartidas de Netflix.

Según las últimas estimaciones, aproximadamente 24 millones de personas se benefician de las cuentas compartidas de Netflix. Esto supone para la empresa unas pérdidas anuales que rondan los 2 300 millones de dólares, eso sí, suponiendo que cada uno de esos usuarios fuesen obligados a pagar una suscripción, lo cual es poco probable.

Las cuentas compartidas no preocupan a Netflix

Esta costumbre de compartir cuentas con extraños para abaratar los costos cada vez se hace más frecuente, a pesar de que se encuentra explícitamente prohibida en los términos de uso de Netflix. Sin embargo, la empresa parecer no darle mucha importancia, ya que hasta ahora no han cancelado tan siquiera ni una sola cuenta por esta razón.

El mismo director de Netflix ha declarado que la empresa debe madurar y aprender a convivir con este tipo de prácticas, y considera que hacen bien en no comenzar una cacería de brujas en contra de estos usuarios.

Pero este cierto desdén podría explicarse parcialmente por el hecho de que la empresa no cuenta con una herramienta capaz de sancionar a estos piratas. El propio CEO comentaba que, si desarrollasen un algoritmo capaz de cerrar las cuentas compartidas de Netflix, muchas otras cuentas se verían afectadas erróneamente, por lo que mejor dejan las cosas tal cual están.

El poder compartir cuentas es uno de los grandes atractivos que Netflix tiene con respecto a otros competidores directos, como por ejemplo el venidero y temido Disney Plus. Todo parece indicar que las cuentas compartidas seguirán existiendo en Netflix, por lo menos hasta que tengan un algoritmo infalible.