Instagram aplicación

Los fundadores de Instagram, Mike Krieger y Kevin Systrom, han renunciado a seguir dirigiendo la red social que fue adquirida por Facebook en el 2012, cuando apenas tenía 30 millones de usuarios a nivel mundial.

“Vamos a tomarnos un tiempo de descanso para explorar de nuevo nuestra curiosidad y creatividad. Construir cosas nuevas requiere que demos un paso atrás, entender lo que nos inspira y combinarlo con lo que el mundo necesita. Eso es lo que planeamos hacer”, escribió Systrom en el blog de la aplicación.

¿Qué hay realmente detrás de la renuncia de los fundadores de Instagram?

Esta pregunta es bastante difícil de contestar, básicamente porque se ha filtrado poca información. Lo que se sabe es que la decisión se la han hecho saber este mismo lunes a Mark Zuckerberg, por lo que se puede inferir que mucha comunicación no hay entre las partes.

Está sonando también que en las últimas semanas la tensión entre los fundadores de Instagram y el CEO de Facebook alcanzó niveles sin precedentes. Las constantes críticas que recibe Zuckerberg por la falta de protección de los datos de sus usuarios parecen haber operado un cambio en su manera de manejar los negocios. Antes, según comenta la prensa especializada, le otorgaba total libertad a los cofundadores de Instagram para que manejaran la aplicación. Ahora, luego de este año para el olvido, Zuckerberg y sus ejecutivos comenzaron a ejercer mayor control sobre Instagram.

Todo parece indicar que Instagram vivirá en los próximos meses sus momentos más difíciles. Hasta el momento eran sus creadores los responsables de evitar que los escándalos a los cuales estaba sometido Facebook, salpicasen a la red social. Sus renuncias pueden acarrear cambios drásticos que alejen al público joven; justamente el que necesita Facebook para garantizarse su continuidad.

¿Quién será el nuevo encargado de Instagram? Todavía no se sabe y se están barajando muchos nombres. Pero una cosa resulta clara: nadie quiere ni cuida tanto a un niño como la propia madre.