Nikon Camara sin espejo

Me han sorprendido en las últimas semanas varias preguntas que he visto en diferentes medios y redes sociales sobre los nuevos lanzamientos de Canon, Nikon y las últimas Panasonic S, dentro del mercado de cámaras mirrorless Full Frame. La verdad es que llama mucho la atención que haya dudas y preguntas al respecto, pero vamos a intentar explicar un poco el porqué de algunas decisiones de las marcas. Empezando por Canon y Nikon, que tienen una montura nueva, no así Panasonic que usa la montura L de Leica, tenemos que decir que han sacado monturas nuevas para sus nuevas cámaras Full Frame sin espejo, y algunas personas no acababan de entender muy bien la razón.

Primero de todo, esto es a nivel personal, yo creo que ni Nikon, ni Canon tenían especial interés en hacer esto, en sacar unas cámaras fuera de su mercado, un lugar donde están tremendamente cómodas y que les cambie bastante la vida, ya no es trabajar por tener un 50 mm f/1.2 mejor que el de la competencia, es tener dos, y ver qué se vende y qué no en cada una de las monturas, algo que no siempre será tarea sencilla, y más en un mercado que estará en constante cambio. Por ellos hubiera seguido mucho tiempo con sus monturas actuales, sin tocar nada más, generando cada vez catálogos más extensos y “encerrando” a la gente en sus ecosistemas, los cuales en la actualidad tienen cientos de opciones cada uno.

Canon mirrorless

El tema es que el mercado demandaba cámaras mirrorless de tipo Full Frame para estos dos gigantes, Sony se estaba comiendo el mercado en ese segmento de precios y había que reaccionar, y por condiciones de fabricación, no se puede hacer una cámara mirrorless a la que se le puedan acoplar los objetivos directamente, bueno, en realidad sí, pero sería igual de grande que una cámara con espejo, lo cual sería bastante absurdo. Esto obliga a hacer ópticas diferentes, si queremos esas distancias, tenemos que reconfigurar las bayonetas, y las distancias entre ópticas, sino sería imposible cuadrar la distancia entre el objetivo y el sensor, ya que la colocación de las primeras lentes está unos cuantos milímetros más cerca del sensor.

Todo esto ha obligado a Nikon y Canon a romper con sus viejas monturas, más doloroso seguramente en el caso de Nikon, que llevaban 50 años con este sistema, pero también crítico para Canon, donde la serie L enamora a sus usuarios. Esto puede provocar que muchos se planteen cambiar a otros ecosistemas, si total no puedes usar las lentes de manera nativa, lo único que salva este “problema” es que tanto Canon como Nikon han incorporado a sus nuevas monturas –Z de Nikon y R de Canon–, un adaptador, o varios en el caso de Canon, que permite la perfecta comunicación entre los nuevos cuerpos mirrorless y los objetivos de las monturas antiguas. Permitiendo así aprovechar la máximo tu familia de lentes, aunque ya veremos qué tal se da esto.