Zibal 60, análisis del teclado gaming de Mionix

Continuamos con nuestra ronda de análisis del fabricante sueco Mionix, y, tras haber analizado el ratón Naos 7000, es el turno del teclado, el Mionix Zibal 60.

El Zibal es el único modelo de teclado que tiene Mionix en su catálogo a día de hoy. Un teclado mecánico retroiluminado de diseño clásico y construcción sólida, que guarda bajo su sobria apariencia un gran potencial.

¿Merece la pena un teclado mecánico para mi uso diario del pc? ¿Qué ventajas nos ofrece respecto a otros teclados convencionales? Vamos a dar un repaso completo a este Zibal 60 para tratar de resolver estas dudas. ¡Empezamos!

Diseño

Zibal-60- diseño

Hoy en día conviven en el mercado muchos tipos diferentes de teclado. Desde los tipo gamer multimedia cargados de luces, ruedecitas y un montón de botones programables, hasta los que tratan de reducir el formato a la mínima expresión, eliminando incluso el teclado numérico e incrustando la cruceta rodeada de teclas.

El Zibal 60 no es ni una cosa ni la otra. Es más, si lo pintamos de blanco, podría pasar por un teclado común de los años 90. Su diseño es clásico, sobrio, con una disposición holgada de sus 104 teclas y cinco layouts, o distribuciones, diferentes a elegir: Americana, Alemana, Noruega, Española y Francesa. En cuanto a diseño podemos decir que no es un teclado que llame la atención, incluso la propia marca de Mionix aparece de manera muy discreta en la parte superior derecha del teclado, solo visible por un cambio en el acabado de brillo.

Zibal-60-16

Nos habría gustado un poco más de riesgo a la hora de elegir quizás una tipografía más novedosa, o que apareciese el logo de Mionix, que a mi parecer tiene un gran diseño, por alguna esquina haciendo que fuese más reconocible. Esto tampoco tiene que ser algo malo, a fin y al cabo el diseño es algo muy particular, y, con el exceso de teclados con un diseño algo más «macarra» que hay en el mercado, también se agradece tener opciones más sobrias y discretas para aquellos que así lo prefieran.

Hablábamos de que la distribución de las teclas es holgada, y es que el Zibal 60 es un teclado grande (444 x 206 x 44 milímetros). Grande y pesado para ser más específicos. Con algo más de 1,5 kilogramos de peso podemos decir que el Zibal se agarra literalmente a la mesa, y soportará perfectamente las palizas de los que somos menos delicados a la hora de jugar o trabajar.

Zibal-60-15

Al contrario a lo que podemos ver en otros teclados denominados como «gaming», en el Zibal 60 no tendremos esa serie extra de teclas programables. Solo dispondremos de las funciones extras que nos ofrece la «tecla activa Mionix», situada entre el Control y el Alt de la zona inferior izquierda (lugar normalmente reservado a la tecla de Windows), el cual combinado con las teclas de función nos dará acceso a las funciones multimedia y el control de la iluminación del Zibal. La elección del lugar nos parece correcta, ya que a la hora de jugar es común pulsar la tecla de Windows por error y puede ahorrarnos más de un disgusto.

Zibal-60-2

La misma solidez que le atribuimos a la construcción del teclado se la podemos conceder al cable de conexiones que parte del margen trasero. Este grueso cable protegido por una malla trenzada alcanza los 1,55 metros de largo (nos gustaría que fuese algo más largo, pero debería llegar) y tiene 4 terminaciones: dos USB (una para el teclado en sí, otra para el hub USB) y dos mini jack ( una para el micro y otra para salida de audio). Los puertos traseros USB serán 2.0, pero nos vendrán muy bien para aquellos dispositivos con cables algo cortos, como una tableta digitalizadora.

Zibal-60-1

Las protuberantes teclas del Zibal 60 poseen una curvatura cómoda al tacto que, sin ser incómoda al desplazarnos sobre el teclado, favorece el grip y la correcta pulsación de tecla. Estas, pintadas en negro mate, estarán iluminadas mediante un led individual para cada una, de color verde, y ajustable en tres niveles de brillo. Podremos iluminar el teclado completo o solo las teclas WASD, típicas de los juegos. El nivel de brillo no será excesivo, y en condiciones de mucha iluminación apenas notaremos si está encendido o no, pero es de suponer que en estos casos no será necesaria la retroiluminación.

Para acabar con el diseño nos falta hablar del reposamuñecas extraíble, que permitirá una posición más relajada de la muñeca para esas largas sesiones de juego o trabajo, y las dos patas plegables de la parte trasera del teclado para ajustar la inclinación. Nada fuera de lo común.

Zibal-60-9

Rendimiento, el punto fuerte del Zibal

El verdadero sentido de un teclado gaming no son las luces o los diseños agresivos, sino los tiempos de respuesta, la precisión o la firmeza de las pulsaciones, y es ahí donde el Zibal saca pecho.

Ya hablamos de la robustez del diseño, y esa se transmite a la hora de utilizar el teclado. La pulsación de los Cherry MX Black switches podria ser algo dura para algunos, pero evitará pulsaciones accidentales al dejar reposar la mano sobre el teclado (la fuerza de activación requerida será de unos 60g). Al contrario que los teclados habituales, los mecánicos, como el Zibal, no tendrán una pulsación gomosa, sino que marca un recorrido (4mm), y la tecla se activará sin necesidad de que este llegue a su fin (2mm), proporcionando una experiencia más fluida. Para garantizar una mejor conexión, las monturas de los switches estan bañados en oro de 18 kilates. Como vemos, el Zibal justifica su rango de precios.

Zibal-60-6

No debemos preocuparnos por el software, ya que será un dispositivo Plug’N’Play. Las opciones a mayores de las que dispone las controlaremos a través de la «tecla activa Mionix» que os mencionabamos antes, por lo que solo deberemos enchufarlo y comenzar a disfrutar. Para activar la iluminación por ejemplo, o cambiar el modo, deberemos pulsar la tecla de Mionix y F12; mientras que para cambiar los niveles de iluminación utilizaremos la combinación con F11.

Zibal-60-8

Conclusiones

Hay que decir que este análisis de Mionix nos llega algo tarde, ya que el modelo se ha lanzado al mercado en el año 2011, y viendo un poco como se ha movido el mercado de los teclados gaming desde entonces, si que echamos en falta un poco más de riesgo en el apartado visual de el Zibal 60, a pesar de que sus principales competidores siguen una linea similar.

Zibal-60-7

No se trata de un teclado de primeras impresiones, podríamos decir de amor a primera vista, su diseño clásico y sobrio lo hacen pasar bastante desapercibido, pero la fuerza del Zibal 60 está en su construcción, sus materiales, la pulsación firme de las teclas, la velocidad y precisión de respuesta.

Desde la propia Mionix lo describe como un teclado «rage-proof» (a prueba de furia) y no mienten. Este auténtico tanque de los periféricos tiene pinta de soportar largas sesiones de tecleo intenso y algunas «palmaditas cariñosas» cuando las cosas no nos salen bien. Su peso no lo hace cómodo de transportar, pero le dará esa estabilidad necesaria para que nuestro teclado no ande de un lado para otro en las sesiones de juego más bestias.

Zibal-60-4

Como puntos algo más flojos tenemos que mencionar la ausencia de teclas programables (no las usa todo el mundo, pero si tienes una orientación al gaming deberías añadirlas) o el que no nos guarde la configuración de iluminación al reiniciar el pc. También echamos en falta alguna opción más de iluminación, o variedad en los colores,… un toque estético que ayude a fijar la vista en el.

¿Debo hacerme con un teclado gaming? Es una pregunta complicada de responder, ya que depende mucho de las preferencias de cada usuario. La pulsación del Zibal 60, con los Cherry MX Black, puede ser algo dura para un uso diario de mecanografía, incluso incómoda, pero el control de las pulsaciones accidentales es algo muy importante para el mundo del gaming. Esto tampoco quiere decir que por comprarte un teclado de estas características te vas a convertir en un gamer de la noche a la mañana (no por comprarte las botas de Messi vas a aprender a jugar al fútbol de un día para otro), pero te será más fácil sacar provecho a las habilidades que tengas.

Mionix Zibal 60

8.4

Diseño

7.0/10

Construcción

9.0/10

Rendimiento

9.0/10

Experiencia de uso

8.5/10

Pros

  • Solidez de construcción, un auténtico tanque.
  • La elección de los switches Cherry MX Black, a pesar de que para algunos puedan ser algo duros, me parece un acierto
  • Cinco layouts disponibles, incluido el español

Contras

  • Diseño algo flojo, algún toque más diferencial no le vendría mal
  • Si la apuesta por el modelo gaming es firme, debería incluir alguna tecla programable a mayores
Imagen por defecto
Tito Toscano

Eterno estudiante de arquitectura en la ETSAC.
Paisajista/diseñador en mis ratos libres.
Blogger de profesión.
Aficionado a todo tipo de deportes, videojuegos, cine, series,... y a todo lo relacionado con el modelismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.