Objetivos fijos, el lugar donde se esconde la calidad de la fotografía

Hay muchos aficionados a la fotografía que hablan de la calidad que aportan los objetivos fijos en su día a día. La realidad es que todos los que hemos probado un par de objetivos, sean cuales sean las gamas, hemos visto bastante claro que la realidad en la mayor parte de las ocasiones es esa. Para aquellos que se meten en un objetivo de «precio» alto, las diferencias de calidad son más que evidentes.

Si nos metemos en un precio de 300/400 euros, podemos hablar de focales de marcas como Canon o Nikon con grandes aperturas focales, f/1.4 y cosas por el estilo, sin embargo un objetivo zoom por ese precio, suele ser bastante malo, con poca calidad y con una luminosidad bastante mala. En el caso de subir un poco el precio, las cosas empiezan a cambiar, tenemos objetivos de gran calidad si hablamos de focales variables, lo normal es quedarse en una luminosidad continua f/2.8 con buenas lentes y calidades, pero si nos metemos en objetivos fijos de esos precios –cerca de 1000 euros–, la realidad es que tenemos f/1.4 con lentes increíbles a nivel de nitidez, velocidad de enfoque, fabricación o hasta sistemas de estabilización.

Objetivos fijos

Cuando empiezas en esto de la fotografía y empiezas a probar con los modos manuales ves una cosa, sea cual sea el objetivo que uses, ya sea uno caro de 1000 euros, o sea uno de 150 euros, la realidad es que en la mayor parte de los casos, las focales más abiertas muestran calidades justas, también tienen problemas de viñeteado y alguna vez muestran problemas de aberración cromática. En ese sentido, cerrar un par de pasos el diafragma ayuda a controlar esos problemas, si tenemos un objetivo luminoso, podemos hacer eso, manteniendo cierta luminosidad, ganando nitidez, eliminando el viñeteado y controlando una posible aberración cromática.

Está claro que para muchos una lente fija no será el punto diferencial, que al final tener un zoom te resuelve muchos problemas, estás aquí y estás un poco más cerca sin moverte, con un objetivo puede llevar todo lo que necesitas y en algunos casos, para un uso concreto, será más que suficiente, pero en términos globales al mismo precio –o algo más barato–, un objetivo fijo, va a ser mejor a nivel de nitidez, de luminosidad y hasta será más sencillo de corregir en post-producción. En otros casos, podemos tener mejores controles de aberración cromática y hasta sistemas de enfoque más rápidos.

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.