Samsung Galaxy S6, probamos la cámara del tope de gama coreano

Hace unas semanas Samsung Mobile España nos dejó para probar su mejor terminal, el Samsung Galaxy S6 Edge, y como terminal muy diferente que es respecto a otros de la marca y con algunos puntos tan interesantes como tiene vamos a empezar hablando de alguno de ellos, en esta ocasión queremos hablar de su cámara, para muchos la mejor del mercado, para mí entre las tres mejores, junto con los dos iPhone y el Samsung Galaxy Note 4, que curiosamente pese a ser inferior en fotografía, parece que según dicen los test más técnicos, tiene un poco mejor el sistema de estabilización en vídeo.

En esta ocasión, casi igual que os contábamos con la cámara del Samsung Galaxy Note 4, el Samsung Galaxy S6 cuenta con un modelo de sensor IMX240, de tipo CMOS de 16 megapíxeles, Flash LED, Autofocus y estabilizador de imagen óptico OIS. La lente cuenta con una distancia focal equivalente de 31 mm y una apertura f1.9, lo que aporta una gran luminosidad en condiciones complicadas, algo que poco a poco están empezando a utilizar todos los fabricantes y aquí Samsung ha querido llevar un paso más allá.

Rendimiento de la cámara del Samsung Galaxy S6

Samsung Galaxy S6 Edge

Durante los últimos meses hemos visto algunos dispositivos con este sensor, y en todos los casos los rendimientos que encontramos son excelentes. Las fotografías más habituales que nos podemos encontrar en nuestro día a día este Samsung Galaxy S6 las va a solventar sin muchos problemas, vamos a tener imágenes bastante grandes y con una resolución y definición más que aceptable, seguramente en este sentido es la mejor cámara de todo el segmento de smartphones, si no nos metemos a hablar de híbridos como la Panasonic Lumix CM1 que hemos analizado recientemente.

Cuando empezamos a hablar de los problemas más típicos que encontramos en las cámaras de los móviles, también nos llevamos una sorpresa y es que este Samsung Galaxy S6 es capaz de sacar pecho en situaciones de bastante contraste, y más si activamos el modo HDR, aunque como suele suceder, las zonas con luces más altas si el contraste es muy alto, salen un poco quemadas. El color, cómo sucede en Samsung, tiende un poco a la saturación, más de lo que nos gustaría, aunque tampoco es nada grave. La lectura de la temperatura de color es aceptable, muy bien controlada en el exterior y con problemas con luces concretas en el interior, lo que se traduce en fotos amarillentas y con colores algo raros en interior.

Samsung Galaxy S6 Edge

En los últimos tiempos más fabricantes se empeñan en mejorar el point-and-shoot, algo con lo que estoy bastante de acuerdo y aquí mejoramos eso desde el inicio, desde la pantalla apagada con dos toques en el botón de inicio podemos acceder a la cámara. Después de este primer paso, si lo hacemos así o no, el enfoque y disparo es rapidísimo, seguramente uno de los mejores del mercado junto con los iPhone 6.

Función de vídeo

Por primera vez en una gama S tenemos estabilización de imagen de tipo óptico, con lo que aquí vamos a notar una gran mejora respecto al Samsung Galaxy S5, la mejora es evidente pero tampoco es tan salvaje, ya que el vídeo en 4K no cuenta con estabilización extra, se nota un poco el estabilizador óptico, pero tampoco es una gran revolución –de hecho a veces parece que funciona un poco peor que el Samsung Galaxy Note 4–.

En este caso volvemos a tener opciones de cámara lenta, pero la realidad es que en este sentido Samsung aún se ha quedado un poco por detrás si pensamos en sus rivales directos –los iPhone como máximos exponentes– y es que no solo se queda por detrás en fotogramas por segundo, sino que la calidad de visionado está por detrás de los modelos de la firma de Cupertino.

Fotografías con poca luz del Samsung Galaxy S6

Samsung Galaxy S6 Edge

El salto más grande que hemos visto en los últimos modelos y los factores más críticos y que Samsung ha sido capaz de evolucionar sobre casi el mismo hardware por encima de lo que muchos podíamos esperar. Con el mismo sensor que el Samsung Galaxy Note 4 y un estabilizador parecido el punto diferencial lo encontramos en la lente, la entrada de luz es casi un 40% superior, con lo que al final se nota y mucho este extra para realizar fotografías comprometidas –y no tanto para tener una sensibilidad más controlada–.

Samsung también ha mejorado el software de la cámara y los problemas de fotografías movidas del Samsung Galaxy Note 4, los han controlado mucho y aquí tenemos una buena cámara, sin grandes problemas de trepidación, ojo que claro que existe si no tenemos mucho cuidado a la hora de hacer fotografías en poca luz.

Conclusiones de la cámara de este nuevo Galaxy de Samsung

Samsung Galaxy S6 Edge

En principio parece que llegados a este punto es complicado mejorar el rendimiento del Samsung Galaxy S6 con lo que hay en el mercado. Aunque tenemos pequeños detalles que se pueden mejorar, colores y temperatura de color hablando de fotografía –y puede que algo la fotografía nocturna, por pedir que no quede– la realidad es que por ahora pocos detalles podemos encontrar mejores en el mercado a nivel de definición, rango dinámico y profundidad de color –tenemos ganas de probar el LG G4 de una manera intensa, aunque apunta calidades parecidas–.

En el territorio del vídeo no tenemos tampoco grandes mejoras, en este sentido algunos incluso se atreven a decir que el iPhone 6 Plus o el Samsung Galaxy Note 4 con sus sistemas de estabilización nos van a dar vídeos en Full HD con mejor calidad, en 4K el que conseguimos con el otro terminal coreano es muy parecido.

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.