Wolder miSmart Xlim, análisis

La compañía Wolder lleva tiempo tratando de asentarse en ciertos mercados como el de tablets o eReader, y a la vez comenzar a introducirse poco a poco en el abarrotado mercado de los smartphone. Sus señas de identidad parecen claras: precios bajos y terminales muy asequibles, buscando el público joven pero sin dejar de lado a ningún tipo de usuario que pueda contar con un bosillo apretado.

En esta línea se encuentra el terminal que hoy analizamos, el Wolder miSmart Xlim, con unas cualidades físicas muy atractivas, sencillo y cuya experiencia pasamos a valorar a continuación.

Diseño, pantalla y dimensiones

Podría decirse que es la principal baza de Wolder para con este terminal. Su peso de tan solo 119 gramos y grosor de 7,2 mm se encuentran entre los más conseguidos del mercado, atendiendo a las dimensiones de pantalla con las que cuenta. Es ligero como pocos terminales que haya podido probar hasta el momento, y esto se nota especialmente en el día a día, cuando lo comparamos con cualquier otro producto de estas características.

A nivel de diseño, su parte delantera es prácticamente negra en su totalidad a excepción de un pequeño margen inferior. Su trasera no es es especialmente atractiva, al menos los colores y la combinación empleada, aunque cuando nos encontramos ante un nicho de terminales a caballo entre la gama baja-media, podemos pasar por alto este tipo de detalles.

mismart-xlimVisualmente no es el móvil con el que soñamos, pero cuando lo cogemos con una mano, nuestra percepción cambia considerablemente. No soy especialmente un usuario exigente en este terreno, pero puedo asegurarnos que teniendo terminales mucho más potentes que este Wolder, una parte de nosotros se siente muy agusto con la comodidad y el diseño del terminal de Wolder, y eso es todo un logro.

En lo que se refiere a su pantalla estamos delante de 5 pulgadas con resolución HD (1280 x 720) y un panel IPS OGS. Muy buenos ángulos de visión, un nivel de brillo más que aceptable. Su resolución permite una buena cantidad de píxeles por pulgada, tanto como para que los iconos y el contenido general de la pantalla nos de una experiencia buena, que no excelente como hemos podido ver con terminales como el bq Aquaris E5 4G para un mismo formato.

Rendimiento

Entrando de lleno a valorar la potencia del terminal, no podemos olvidar que estamos ante un producto de corte medio, sin aspiraciones a ser un referencia dentro de su gama. No obstante, la experiencia general ha sido muy satisfactoria con un procesador quad-core a 1,2 GHz y 1 GB de RAM.

Por un lado, la carga de aplicaciones es correcta, aunque echo en falta algo más de rapidez, no en tanto a la carga de animaciones, que es realmente buena, sino en mostrar el contenido de la aplicación en la mayor celeridad posible desde que pulsamos su icono. Algunos procesos como subir archivos o la edición a pequeña escala de imágenes puede suponer algunos segundos de más, pero nada que entorpezca el día a día con el terminal.

wolder-mismart-xlim-diseño

En lo que se refiere a videojuegos, será muy dificil poder emplear este miSmart Xlim para títulos de gran envergadura gráfica, aunque algunos de ellos importantes como Darkness Reborn no suponen un lastre en la experiencia jugable. Otros títulos clásicos como “Preguntados” o los clásicos Candy Crush correrán perfectamente en nuestro terminal.

En líneas generales no puedo sino señalar que el procesador de turno cumple perfectamente con su cometido. Tiempos de carga más rápidos son necesarios para entrar a competir con grandes rivales en este sector, pero su desempeño es suficiente para nuestro día a día.

Software

pantalla-mismart-xlimLlegamos a uno de los puntos más débiles del terminal. Pese a que la compañía nos indique que no se descarta una actualización del terminal a la próxima versión, actualmente el Xlim cuenta con Android 4.2 Jelly Bean en su interior, lo que a priori, es un paso atrás en pleno 2015.

Hablamos de una versión lanzada hace prácticamente dos años, y la gran cantidad de pérdidas en forma de características ausente se hace notar desde el primer momento. Desde la barra de notificaciones, pantalla de bloqueo o incluso modos como “immersive”, centrados en una experiencia más intensa con nuestro contenido, no tienen cabida en este terminal. Hay aplicaciones, claro está, que pueden suplir muchas de estas carencias hasta cierto punto, pero a día de hoy, tener que conformarnos con Jelly Bean parece algo dificil de hacer. No obstante, como he comentado en el anterior apartado, el rendimiento es bastante bueno y no siempre echamos en falta todas las novedades que Android 4.4 KitKat trae consigo, aunque a día de hoy sea algo obligado.

La personalización del fabricante se limita a incluir algunos fondos de pantalla así como una cantidad de aplicaciones un tanto excesiva, teniendo en cuenta que gran parte de ellas no utilizaremos por encontrar mejores opciones en Google Play. Sin duda uno de los apartados donde la empresa debería cuidar algo más los detalles en próximos productos.

Cámaras, bateria y memoria

Sobre el papel, la parte trasera de este terminal adquiere una importancia característica, ya que una cámara de 13 megapíxeles con lente de Sony se encuentra ubicada en ese mismo lugar. Las imágenes capturadas están por encima de la media de los terminales de esta gama, pero en cada curso tecnológico vemos avances desde los terminales más asequibles, y dificilmente los resultados de esta cámara hacen justicia al número de megapíxeles anunciados.

La aplicación cuenta con un diseño simple y accesible, entendible para que cualquier usuario pueda extraer el máximo con sus opciones. Sin embargo la rapidez en la toma de fotografías, el enfoque o incluso el momento de capturar objetos con el flash, están lejos de conseguir una calificación “notable”. Podremos conseguir fotografías de calidad en primeros planos con objetos, y es algo que muchos usuarios agradeceremos para el precio del que hablamos, pero no esperemos ninguna maravilla o una cámara “de calidad” en este sentido.

Su bateria, de 1.800 mAh ha cumplido con la experiencia que tenía pensada para ella. Es un menor amperaje que modelos como el Motorola Moto G y aún así los resultados son sumamente parecidos al final del día. Será muy dificil aguantar una jornada media sin tener que acudir al cargador, y el proceso de carga es algo más lento de lo que debería, aunque viendo el mercado en el que se mueve, quizás acaba frenando un poco el impacto frente al usuario.

bateria-mismart-xlim

Donde es imposible lidiar con el terminal es en el almacenamiento interno, y es que aunque podamos hacer uso de una tarjeta micro SD, la instalación de aplicaciones está restringida a la memoria interna del móvil, quedando algo menos de 1,5 GB totales para la instalación de aplicaciones. Si tenemos en cuenta que de vez en cuando instalaremos algún pequeño juego por corta que sea la duración, y las contínuas actualizaciones y datos que algunas de estas apps van acumulando, veremos muy pronto el mensaje de “La memoria disponible del teléfono no es suficiente”, y esto, lamentablemente, tiene poco arreglo.

Valoración final

Wolder sabe en qué liga se debe jugar para poder empezar a hacerse un hueco en el mercado. Otras firmas españolas han seguido el mismo camino y los resultados han sido muy notables. Sin embargo, la competencia se hace notar, y es necesario que las empresas lancen productos cuidados en detalles para poder valorarlos positivamente.

mi-smart-xlim-wolder

Este Wolder miSmart Xlim sería un buen terminal hace unos meses, dentro de la gama baja-media, pero a día de hoy es una compra únicamente recomendable para aquellos que quieran lanzarse a por un terminal ligero y compacto, con suficiente pantalla y rendimiento para cubrir una experiencia media, en la que no defraudará.

En el momento en que queramos algo más en cualquiera de los aspectos, o incluso algo por el mismo precio, será posible encontrar otros productos con una misma etiqueta y con componentes a nivel de hardware y software más actualizados. Android 4.4 KitKat, una mejora bateria o un precio bien por debajo de los 180 euros actuales que cuesta el terminal son algunas de las recomendaciones necesarias para conseguir un producto verdaderamente competitivo en un mercado lleno de oportunidades para el consumidor.

Wolder miSmart Xlim

179 euros
6.6

Diseño y dimensiones

7.5/10

Pantalla

7.3/10

Rendimiento

6.5/10

Batería

5.5/10

Cámaras

6.0/10

Pros

  • Un terminal sumamente ligero, de los más destacados del mercado
  • Buen rendimiento para la gama en la que se ubica

Contras

  • Android 4.2 es un atraso a día de hoy
  • La cámara deja que desear en rapidez y nitidez de los resultados
  • Bateria insuficiente para un uso moderado, imposible llegar a final del día
  • Visualmente no es especialmente atractivo, gama de colores

1 pensamiento en “Wolder miSmart Xlim, análisis”

  1. Pingback: Wolder y su nuevo smartphone, ¿metálico?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.