Hace meses la empresa española bq decidió apostar rotundamente por un sistema operativo que, si bien ya es conocido en sistema de escritorio, apenas había causado cierto revuelo en las versiones móviles. Ubuntu de la mano de su desarrolladora Canonical comenzaban un proyecto muy interesante de convergencia entre todos los dispositivos posibles, comenzando por dar el paso a los smartphone y tablet.

El sistema ha avanzado mucho desde entonces, pero a día de hoy sigue estando poco maduro, y su principal incoveniente será el de conseguir aplicaciones compatibles con las que los usuarios estemos acostumbrados a usar a día de hoy en Android, iOS o Windows Phone. El diseño así como la mecánica por gestos hacen de esta versión del sistema operativo Ubuntu algo curioso y, por qué no, atractivo, pero al igual que ha sucedido con Firefox OS, el impulso de los fabricantes, el interés de firmas importantes y la atención de los desarrolladores en crear versiones para esta plataforma han sido claves en el éxito y fracado de un nuevo OS.

bq decidió lanzar el órdago de que tendría un smartphone con Ubuntu este mismo año, y curiosamente, el próximo martes 25 de noviembre la empresa nacional matendrá un evento en la comunidad de Madrid para anunciar un nuevo smartphone y una nueva tablet. Y las apuestas, claro está, pasan por usar este sistema operativo en el terminal de menor tamaño.

¿Sería este un movimiento interesante? Personalmente he seguido a media distancia el desarrollo de Ubuntu para móviles, incluso habiendo probado versiones muy tempranas en mi propio terminal. Visualmente es un sistema muy llamativo, donde las aplicaciones nativas compartan papel con aplicaciones web integradas en nuestros dispositivos, al igual que en Firefox OS. Sin embargo, en mi humilde opinión, el desarrollo parecía mucho más favorable a principios de año que a día de hoy, y es que imaginando que un terminal pudiera salir antes de navidades con Ubuntu en nuestro país, creo que sus ventas pueden ser francamente excasas. No obstante puede ser interesante como base a los desarrolladores actuales o a los usuarios de Ubuntu en nuestro país que quieran continuar la misma “filosofía” del sistema de esccritorio

Además, bq habrá sabido usar sus cartas y posiblemente no haya apostado por un sistema operativo totalmente nuevo sin tener ciertas garantías por parte de sus desarrolladores. Otra opción, otra de las posibilidades que se baraja para este evento es que veamos el primer terminal con un procesador Snapdragon, algo que muchos usuarios verían con muy buenos ojos, sobre todo por lo que se refiere a la posibilidad de actualizar los terminales más rápidamente o, simplemente, de actualizarlos.

Veremos qué sorpresas nos tiene preparadas bq, seguir con nosotros esta misma semana y lo descubriremos.