Sondors

Las propuestas de coches eléctricos se apoderan cada vez más del mercado, no solo es una alternativa amigable al medio ambiente, sino que es una opción atractiva y moderna, sin embargo, los coches eléctricos tienen un problema y es que son muy caros, es allí donde aparece la compañía Sondors la cual trae un auto eléctrico que se estima cueste alrededor de 10.000 dólares estadounidenses.

Esta compañía no es nada nueva, ya que actualmente se encuentra varios países, en donde se encarga de fabricar y distribuir bicicletas eléctricas. Sus ventas se realizan totalmente en línea y la mejor parte es que las hacen llegar al domicilio del comprador, ofreciendo total comodidad al mismo.

¿Cómo la compañía Sondors planea llegar a todo el mundo con su coche eléctrico?

El vehículo se considera triciclo, ya que solo tiene tres ruedas, lo que hace que los costos de producción sean considerablemente bajos. Aunque aún no se han conocido los detalles técnicos del modelo Sondors EV (el cual será el más económico de todos), se ha asegurado que habrá dos versiones de motor, los cuales podrán recargarse luego de los 120 o 320 kilómetros recorridos. Por otro lado, cabe mencionar que podrá alcanzar una velocidad de 96 km/h.

Sondors

Este vehículo combina el estilo futurista con el minimalismo. La parte de atrás de la carrocería obtiene un diseño que forma una gota de agua, haciéndolo más aerodinámico y futurista. Sondors EV mantiene el interior mucho más convencional, cuenta con dos plazas delanteras y una trasera muy amplia a la que se accede como en los coches de tres puertas, simplemente plegando los asientos delanteros.

Los coches eléctricos de Sondors empezarán distribuyéndose solamente a través de internet. La compañía Sondors asegura que cada propietario tendrá un manual, un video explicativo y soporte técnico disponible las 24 horas de los 7 días de la semana.

Hasta el momentos es solo un prototipo funcional que pronto estará a la venta, sin embargo, hay que destacar que un grupo calificado de ingenieros de todo el mundo está trabajando desde Malibú en Estados Unidos para terminar con este proyecto y al menor costo posible; con la finalidad de garantizar un equipo moderno y seguro para viajar, todo esto manteniéndose fiel a los 10.000 dólares estadounidenses.