Razer Wildcat, análisis

¿Estáis buscando un gamepad para vuestras Xbox One o para el PC? Si es así quizás pueda ayudaros este pequeño repaso que le vamos a dar al Razer Wildcat. Un mando con una ergonomía mejorada, un mayor número de botones configurables y alguna que otra característica que lo sitúan a un alto nivel, equiparable al Élite de Microsoft.

¿Cuál de estos dos es mejor? Bueno, seguramente, y si vemos que hay interés, haremos un artículo comparando frente a frente estas dos grandes propuestas que nos ofrecen Razer y Microsoft, pero por ahora vamos a ver en detalle que es lo que nos ofrece este Razer Wildcat. ¡Empezamos!

Diseño

En líneas generales podemos decir que estamos ante un diseño muy parecido al del mando común de la Xbox One, y eso es bueno, ya que si algo está bien, es mejor no tocarlo mucho.

Si es cierto que, en relación al precio, esperaba unos materiales de acabado más “premium” y es que, si no le ponemos los grips que incluye, el plástico exterior es muy similar a un mando estándar de la One, e incluso los sticks tienen un acabado más pobre que estos.

Con los grip puestos sí que mejoran las sensaciones, tanto de agarre como de calidez al tacto. Incluso incluye un par de “cubre sticks” que, a pesar de que no me parezca la mejor opción, sí que dan un plus a la hora de manejarlos.

Donde sí encontramos materiales más destacados es en el refuerzo de los sticks, en los que se ha utilizado acero carbono, y en los gatillos desmontables traseros, fabricados en aluminio.

El peso del Wildcat sin cable se queda en unos 260 gramos, resultándo cómodo para largas sesiones de uso, y sus dimensiones, como decíamos, son muy similares a otros mandos de la One, con 106 x 156 x 66 milímetros.

Para conectarlo tanto al PC como a la Xbox One utilizaremos un cable Micro-USB (ojo, no tiene conexión wireless). El propio Wildcat viene con un cable de fibra trenzada de 3 metros que nos va perfecto.

Ergonomía, el punto más destacado del Wildcat

Sin duda la ergonomía de los gamepads de Xbox es de las mejores del mercado. Esto mismo lo afirman incluso muchos usuarios de PlayStation. En Razer lo saben, y por ello no han tocado demasiado un diseño que ya funcionaba para incorporarlo al Wildcat.

La modificación más importante la encontramos en la parte trasera, en la que encontramos un pequeño quiebro que nos quedaría entre el dedo anular y el corazón. Esto nos proporciona un agarre mucho más firme incluso con una sola mano, un buen cambio.

También cambia la disposición de los botones “extras”. En el mando Élite de Microsoft estos botones se encuentran todos en la parte trasera, en forma de palancas extraibles. Al estar todos demasiado juntos, la mayor parte de los usuarios optan por utilizar solo una o dos palancas.

En el Razer Wildcat tenemos dos gatillos a mayores situados en esta parte trasera, que podemos extraer con una herramienta que viene incluida. Nos quedarán en una posición muy cómoda para accionarlos con el dedo corazón.

Los otros dos botones los encontramos en los “hombros” del mando, entre los botones (LB,RB) y los gatillos (LT,RT). Los podremos accionar fácilmente (siempre y cuando no tengamos las manos muy pequeñas), con la punta del dedo índice.

Con esta nueva disposición tendremos al alcance de 2 dedos todos los botones de nuestro mando, sin tener que separar los pulgares de los sticks. Uno de mis puntos preferidos del Wilcat.

También será diferente la cruceta, utilizando botones independientes para cada dirección y tendremos incluído el panel de control rápido del chat con 4 botones que nos permiten alternar perfiles, silenciar el micro o cambiar el volumen desde el propio mando.

Rendimiento y uso

Hablando un poco de las especificaciones lo primero que tenemos que decir es que, el Wildcat, no tiene conexión wireless. Parece un poco raro a día de hoy que un gamepad no disponga esta característica. Imagino que será una cierta orientación hacia un público menos “casual”. Es decir, no es tanto un mando para la tele del salón, como para tenerlo en nuestro escritorio o zona de juegos.

Otra diferencia sustancial la encontramos en el tacto, y es que el Razer Wildcat cambia la pulsación gomosa típica de los botones de los gamepad por la tecnología Hyperesponse. Esto genera una pulsación más parecida a un click de ratón, dando sensaciones de mejor respuesta y mayor velocidad.

Los botones que disponen de esta característica serán los 4 principales (A, B, X e Y) los 2 botones frontales (M1 y M2) y los dos gatillos posteriores (M3 y M4). Recordemos que estos botones los podemos reasignar a cualquier otro del mando.

Los gatillos clásicos se mantienen similares en diseño y pulsación, pero añaden un tope que reduce el recorrido para un uso más rápido. Ojo que esto no nos valdrá para todos los juegos, algunos requieren el recorrido completo del gatillo.

Conclusiones ¿Qué nos ha parecido el Razer Wildcat?

Estamos sin duda ante un dispositivo de gama alta con muchas luces, pero también con alguna sombra. Entre estas sombras destacamos la falta de conexión wireless, algo que le puede penalizar mucho para un sector del público, y el precio, ya que suele rondar los 130-140 euros, algo más caro que el élite de Microsoft.

Entre las luces nos fijamos en una ergonomía que roza la perfección, un tacto de los botones que nos da una mayor sensación de precisión y velocidad (hyperesponse de Razer), y una disposición de esos botones extra que nos encanta y echaremos de menos cuando utilicemos otro mando.

Este tipo de “gamepads premium” está claro que no son para todos los bolsillos. Cuestan prácticamente el doble que uno estándar. Quizás si el precio se situase en un escalón intermedio, entre los 80-90 euros, atraerían muchas más miradas.

¿Qué os ha parecido este Razer Wildcat?¿Cuál es vuestro mando o periférico favorito para PC o videoconsola? ¡Esperamos vuestras opiniones!

Razer Wildcat

Razer Wildcat
8.5

Diseño acabados

8/10

    Diseño ergonomía

    10/10

      Manejo - Rendimiento

      9/10

        Calidad/Precio

        8/10

          Puntos positivos

          • La ergonomía. Pocos mandos de juego más cómodos te vas a encontrar
          • Disposición de los botones. Los botones extras en el frente nunca pensé que serían tan útiles.
          • Control de sonido integrado. Solo tienes que enchufar tus cascos y listo.

          Puntos negativos

          • No dispone de conectividad wireless.
          • El precio. En acabados y extras está por debajo del Élite de Microsoft. Una pequeña bajada de precio podría decantar la balanza.

          Un comentario

          1. Pingback: Razer Kraken Xbox One, análisis

          *

          Top

          Uso de cookies

          Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

          ACEPTAR