Razer y Alexa

Parece que estamos en un momento raro, después de los últimos lanzamientos de las consolas de última generación, podríamos pensar que estamos en el tiempo perfecto para que ellas sean las opciones predilectas para muchos usuarios a los que les encanta jugar a videojuegos. Pero la realidad es que no es tanto así. Cada vez hay más consumidores que deciden que las consolas no son para ellos. Su hermetismo, su limitación de mejora y que cuando llevan unos años la generación no ofrece más que lo que hay en ese momento, son pequeñas limitaciones. Entonces se deciden por utilizar el ordenador como dispositivo para jugar. Sea como sea el mundo gaming no para de crecer.

La verdad es que hasta no hace mucho tiempo, era un poco complicado para muchos usuarios acceder a esa parte del mundo de los ordenadores para jugar. Es cierto que siempre había opciones. Pero te acababas perdiendo en blogs y páginas especializadas creadas para público especializado, y en especial te acababas volviendo loco cuando buscabas una solución para componentes que se salieran del procesador y la tarjeta gráfica. Placa base, fuente de alimentación o memoria RAM.

Eso complicaba mucho que el mundo gaming en PC explotara y se convirtió durante algún tiempo en un nicho. Pero eso ha ido cambiado en los últimos tiempos. Esto unido al auge de los videojuegos para consolas, con la nueva generación, con precios ridículos para algunas versiones sin lectores ópticos, con los servicios de suscripción de videojuegos –ya disponibles también para PC–, pues se ha conseguido que muchos que no solían jugar mucho a videojuegos, ahora lo hagan. Da igual sea PC o consola.

Facilidad de acceso al mundo gaming

Ahora tenemos muchas opciones para jugar. Videoconsolas de la generación anterior muy baratas –y suficientes–, consolas de nueva generación a precios competitivos, y ordenadores más fáciles de conseguir para todos. A precios también interesantes. Esto es porque cada vez existen más tiendas especializadas en el ordenador gaming que son accesibles y que permiten acercar ese hardware a veces tan específico a usuarios que no quieren –y no necesitan aprender sobre componentes_. Que solo quieren jugar con el ordenador y disfrutar. Sin problemas y siendo fácil. En muchos casos son tiendas físicas. Con esto buscan ofrecer un servicio mejor, en especial en grandes ciudad. Pero también venden on-line, para facilidad de todos –y para el triunfo de ellos mismos–. Y además hacen porque la compra por este medio sea sencilla.

Lo mejor no es solo esa parte de que están ahí y te pueden llegar a aconsejar sobre los componentes que mejor pueden funcionar por un precio asequible, o por el máximo precio que quieras pagar. Sino que en muchos casos tienen configuraciones hechas bastante interesantes. Eliminando problemas de compatibilidad y ayudando al consumidor final. Existen muchas alternativas, diferentes tiendas y opciones. Por poner un ejemplo, hacer un pc gaming en Info Computer, ya sea por piezas. O incluso comprarlo ya hecho, permite a un usuario no muy iniciado decir: quiero gastar 800 euros en un pc gaming que tenga este procesador o venga con Windows 10 ya instalado y listo.

Esto ha facilitado la vida de muchos. Entre los que me incluyo, que aún siendo una persona de perfil tecnológico a veces me pierdo. Entre placas base, sockets, memoria RAM y sus velocidades y frecuencias, discos duros y sus nuevas opciones. Una cantidad de cosas, que complica mucho, y que muchas veces me frenaba a lanzarnos a por un sobremesa.