Las acciones de Apple están cayendo estrepitosamente (-9,17%) luego de que la empresa, en un comunicado sorpresa, anunciara que rebajaba su perspectiva de ingresos. Tim Cook, CEO de Apple, afirmó que la previsión de sus ventas para el trimestre que terminó el 29 de diciembre es de unos 84 000 millones de dólares, una cifra envidiable para cualquier otra compañía, pero que se queda lejos de las estimaciones anteriores que rondaban los 90 000 millones de dólares.

Es la primera vez en 20 años que Apple rebaja sus perspectivas de ingresos. Según parece, todo es debido a la inesperada baja demanda de los nuevos modelos de iPhone en China, como consecuencia de la guerra comercial entre el país asiático y EE.UU.

“Si bien preveíamos algunos desafíos en mercados emergentes clave, no anticipamos la magnitud de la desaceleración económica, en particular en la ‘Gran China… la mayor parte del déficit de ingresos respecto a las previsiones, y sobre el 100% del descenso de las ventas a nivel mundial, tuvieron lugar en China a través del iPhone, Mac e iPad.”, escribió Tim Cook en una carta remitida a los inversores.

Las navidades suelen ser la época del año más feliz y productiva para Apple. Sin embargo, los ingresos esperados de la compañía para este año son casi 5% menores que los correspondientes al mismo periodo del año pasado, y significan la primera caída trimestral de la empresa desde el 2016.

Luego de conocerse el anuncio de Cook, la bolsa no tardó nada en reaccionar: las acciones de la compañía cayeron 9.17% en apenas unas horas, acumulando un desplome del 30% desde el mes de noviembre.

Las razones tras el fracaso de Apple en China

Analistas y medios están mirando el problema desde todos los ángulos posibles para encontrarle una (o varias) explicación. Además de la Guerra comercial, conocedores del tema sostienen que en China el consumidor siente que celulares como el Pixel de Google, el Flagship-X de Oppo, o el P20 Pro de Huawei, son productos más interesantes que el iPhone.

Además, el comprador regular de iPhone parece haberse dado cuenta de que no es necesario actualizar su dispositivo móvil año tras año. Y menos aun cuando las innovaciones en los nuevos iPhone son cada vez más escasas.

Malas noticias para la compañía nada más arrancar el 2019.